Beyruti-Forbes-Mexico Boton-Forbes-Mexico

Suscríbete a Forbes México

La imagen de Raúl Beyruti Sánchez se hace presente por las paredes y rincones del corporativo de GINgroup, en el Estado de México.

En fotografías y pinturas, se ve al empresario y los mensajes que dan cuenta de la empresa que él comenzó a construir a principios de los 80. El fundador de GINgroup nació el 9 de junio de 1955 en Atlixco, Puebla. Su padre era supervisor en las tiendas Sears, y su mamá (secretaria y enfermera) se hacía cargo de él y sus hermanos.

De adolescente encontró su vocación, revela en entrevista con Forbes México. “Me gustaban las matemáticas, los números; desde chico quería ser contador público. A los 14 o 15 años, ésa era mi ilusión. Pero, en Xalapa [donde vivió un tiempo] no podía [estudiar la carrera] porque tenía que estudiar un propedéutico por la la mañana, mientras que en la tarde tenía que trabajar. Así, opté por venir a la Ciudad de México para trabajar e ir a la universidad”, dice Beyruti.

Esto ocurrió en el verano de 1973. Su primer trabajo fue como obrero en Industrias Sola Basic, fabricante de reguladores de electricidad. “Llegué a México sin un centavo, con la gran benevolencia de la hermana de mi mamá, que me permitió quedarme en su casa mientras buscaba trabajo. Luego me concentré en el estudio”, recuerda el empresario.

Te puede interesar: Iniciativa contra outsourcing pone en riesgo a las Pymes, advierten especialistas

Fue mientras estudiaba Contaduría Pública en la Universidad Latina, cuando llegó un primer golpe de suerte: “A los 10 meses, alguien de mi Facultad me ofreció un trabajo en un despacho de contadores”.

Así llegó a 1980, cuando decidió independizarse y fundar su despacho de consultoría fiscal. Ahí nació la idea que luego se materializó en GINGroup, al detectar la necesidad que tenían las empresas por atender temas fiscales y, cada vez más, de recursos humanos. Él mismo, asegura, financió su negocio con sus ahorros.

“Las ganas de hacer tu propio patrimonio, tu propia organización, tu propia estructura, hicieron que generara un plan. Empecé a ahorrar durante un tiempo para tener un fondo suficiente y mantenerme mientras conseguía clientes”.

El año 1981 fue el parteaguas: el poblano diseñó el concepto de Administración Integral de Capital Humano, la base de lo que hoy es GINgroup. Era, en esencia, decir a los clientes: “Zapatero, a tus zapatos”.

Los empresarios, cuenta, querían atender exclusivamente su negocio, sin preocuparse por temas fiscales o la relación laboral con sus colaboradores. Una combinación que Beyruti ha sabido aprovechar y un tema que, hoy en día, tiene al modelo de negocios de la tercerización en el ojo del huracán laboral en el Congreso.

Siendo el área más fuerte de las líneas de negocios que conforman GINgroup, el empresario sabe que algo se va a mover debido a las iniciativas de reforma laboral que sacudieron al sector a fines de 2019, desde regular la figura de la tercerización, hasta, de plano, prohibir el outsourcing.

Ante ello, Beyruti afina la mira para diversificar su canasta de negocios. GINgroup prepara su llegada a China para 2021, con sus servicios de tercerización en el país más poblado del mundo, además de prepararse para ingresar a Panamá. Ahora tiene presencia en México, Estados Unidos, América Latina, Canadá y Europa, mientras que ha diversificado sus negocios para sumar conceptos de alimentos, ropa y hospitales, y ha invertido en la compra de medios de comunicación.

Sopa de letras: restaurantes, medios

Ampliando el horizonte que comenzó a trazar hace casi 40 años, Beyruti y GINgroup quieren reforzar sus nuevos negocios. En el área restaurantera, el grupo maneja cerca de 50 establecimientos, entre ellos: Garum, La Goleta, Corazón de Alcachofa, The Melting Pot, y algunas sucursales de Carl’s Jr., Texas Ribs, La Mansión y Ponte Almeja.

En agosto de 2009, GINgroup Business incursionó en los medios de comunicación, al adquirir, para México, la licencia de Playboy. Eso fue la cabeza de playa para crear GINmedia, que ya es un gigante editorial. El empresario también cuenta con GINtv (proyecto nacido en 2018) y participación en medios de negocios y entretenimiento, nacionales e internacionales.

El negocio de los medios apunta hacia las plataformas digitales y el empresario no niega la fascinación y gusto que tiene por las compañías de información, a pesar de la crisis en el modelo de negocio que viven éstas. Para compensarlo, quizá, la vena empresarial del poblano lo ha llevado a invertir también en el negocio de la salud, que, en México, pasa igualmente por una revolución, ante los cambios que ha emprendido el gobierno actual.

“Hemos ido construyendo y comprando hospitales, y tenemos unos 200 médicos. Ellos ofrecen un servicio de primer nivel a nuestros clientes”, dice Beyruti.

Los objetivos del poblano se fincan en establecer las bases de lo que será Banco GIN, como un brazo que le permita ofrecer productos a los colaboradores que se encuentran laborando bajo el paraguas del corporativo. Arrancaría con casi 200,000 clientes cautivos, a quienes atendería entre los años 2022 y 2023.

La incursión en servicios financieros no es nueva. La empresa ya ha invertido en la compra de algunas sociedades financieras de objeto múltiple (Sofome) a fin de cerrar el círculo con sus clientes.

“Tenemos algunas Sofomes que hemos generado, como Pago Fácil, que es una aplicación que permite utilizar terminales bancarias con clientes nuestros, y sustituir terminales punto de venta. Es algo muy pequeño, comparado con una operación bancaria, pero para allá vamos”, dice Beyruti.

En el caso de la Oferta Pública Inicial (OPI) que planea hacer en la Bolsa Mexicana de Valores, considera que la emisora no contemplará el negocio del outsourcing, sino otros, como los restaurantes.

Ése es un tema a tratar dentro del emporio GINgroup, ya que, como dice Ernesto Bolio Barajas, profesor de Política de Empresa del IPADE, las compañías mexicanas están preparadas para incursionar en mercados internacionales, por la experiencia que han obtenido en el país. Sin embargo, el fortalecimiento de gobierno corporativo es un reto para firmas que buscan financiamiento a través de vehículos como los que ofrece la bolsa.

El debate del año

Mientras habla de sus proyectos a 2020 y 2023, es imposible no preguntar a Beyruti, el “rey del capital humano”, sobre la situación en la que se mueve su principal negocio: la tercerización, tema que llegó al Senado de la República y que podría afectar no sólo el modelo de negocios de GINgroup, sino a un sector que emplea a más de 2 millones de personas.

GINgroup cuenta con 195,000 trabajadores contratados por terceros, según lo afirma la empresa, lo que lo convierte en el cuarto empleador más grande de México. Da servicio a unos 4,500 clientes, como Walmart, Comex, Afirme y HSBC.

El ejecutivo, quien dice que GINgroup ya fortalece la transparencia de sus empresas a través de prácticas de gobierno corporativo a fin de solicitar licencias bancarias y lanzar su OPI, asegura que el siguiente paso es ser un líder global en esa área.

“Veo a GINgroup, en tres o cuatro años, como la mejor empresa a nivel mundial en el tema de tercerización. Ése es mi objetivo”.

Se estima que la subcontratación en México emplea a 2 millones de personas, casi 10% de los más de 20 millones de puestos registrados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) al 31 de julio de 2019.

La industria vale 6,000 millones de dólares (113,573 mdp al tipo de cambio actual), de acuerdo con GINgroup. Con otros datos, la Confederación Patronal Mexicana (Coparmex) calcula que cerca del 30% del empleo del país, tanto del sector público como del privado, estaría en un esquema de outsourcing que cumple con la ley (no considera las empresas que subcontratan desde la ilegalidad).

Grafico-outsourcing-Mexico

En América del Norte, México captura 1 de cada 10 dólares en el mercado de subcontratación, el mayor del mundo, que cerró 2018 con 61,300 mdd, de acuerdo con datos de Statista.

La iniciativa en disputa

Por ser un tema que toca el corazón laboral del país, su discusión en el Senado se tornó muy acalorada las últimas semanas de 2019. La propuesta para regular el outsourcing en México puso sobre la mesa dos posturas: otorgar igualdad de derechos laborales a todos los empleados, sin importar que sean subcontratados, y la supuesta pérdida de competitividad que esto traería para el país.

Por un lado, el senador Napoleón Gómez Urrutia (de Morena), asegura que la tercerización ha propiciado la “proliferación de grupos delincuenciales que invadieron el país con esquemas ilegales de subcontratación”.

El líder de trabajadores mineros presentó una propuesta para regular la tercerización, que fue puesta en la “congeladora” por el también senador morenista Ricardo Monreal.

Por otro lado, la Coparmex y el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) han mostrado su preocupación respecto a esta propuesta, por los retos que podrían enfrentar quienes contratan los servicios para tener 8 millones de trabajadores.

“Si a las empresas les eliminas el esquema del outsourcing, le restas atractivo a México y, muy seguramente, los inversionistas extranjeros encontrarán en otra parte la posibilidad de lograr lo que están haciendo [actualmente] en México a un costo menor”, dice Reginaldo Esquer Félix, presidente de la Comisión Nacional Fiscal de Coparmex.

Te puede interesar: Coparmex y CCE se unen contra iniciativa que regula outsourcing

El esquema de subcontratación está presente en la vida laboral del país desde hace más de dos décadas y es utilizado por el propio gobierno, asegura Esquer Félix, quien cree que la controversia se debe a un desconocimiento del tema y al impacto que ha tenido la ilegalidad en la recaudación de impuestos.

En este sentido, y sin reforma de por medio, el Sistema de Administración Tributaria (SAT) ha incrementado sus controles sobre las empresas de outsourcing. A partir de 2020, las empresas que contraten esos servicios retendrán 6% del Impuesto al Valor Agregado (IVA) que trasladen a las firmas de subcontratación, como parte de una propuesta contenida en el Paquete Económico del próximo año.

Además, algunas empresas de outsourcing emitían facturas, pero no pagaban el impuesto a la autoridad. Por ello, el SAT estableció la digitalización de sus operaciones, a fin de tener un mayor control.

“Si bien el impacto positivo que tiene el uso del esquema de subcontratación de servicios de personal […] permite ahorros significativos y cargas administrativas menores en la reducción de costos y maximización de beneficios operativos, en la actualidad este esquema podría estar pasando factura si no se mitigan y controlan a tiempo los riesgos que se están generando, al no tener un control adecuado de todos los proveedores de servicios contratados, en ocasiones, por el uso desmedido de este esquema”, refiere KPMG en un reporte.

Trabajadores

Coparmex lamenta que a las empresas de ‘outsouricing’ se les diga que son malas Foto: Angélica Escobar / Forbes México

Esquer Félix reconoce que hay empresas que han operado en la ilegalidad en el mercado del outsourcing, pero “lo que nos preocupa es que se asuma que todas son malas”.

Las temidas utilidades

Uno de los principales factores que generan controversia es la Participación de los Trabajadores en las Utilidades (PTU), una prestación que sólo existe en México y que no está disponible para los trabajadores subcontratados.

“El Gobierno Federal no reconoce una deducción para las empresas por el pago de PTU. Si lo reconociera como un gasto deducible de las utilidades, este tema se resolvería”, dice el representante de Coparmex.

Otra propuesta es que las empresas de outsourcing sean reguladas y sólo puedan operar las que cuenten con las certificaciones necesarias. “Lo correcto es que existan las restricciones y las posibilidades para operar, y el gobierno tenga la certeza de que no son piratas”, asegura Esquer Félix.

Aquí, acusa Beyruti, “hay una persecución, desde hace tres o cuatro años, contra la tercerización, la subcontratación y el outsourcing, porque [algo] se ha confundido. Por desgracia, hay empresas que se han dedicado a vender facturas”.

En 2016, GINgroup propuso un proyecto de Norma Mexicana para servicios-empresas de subcontratación o tercerización de personal. En este sentido, la senadora Freyda Marybel Villegas (Morena) impulsó un punto de acuerdo para exhortar a las Secretaría de Economía a informar y finalizar los procesos de consulta para aprobar el proyecto de norma mexicana para el outsourcing, pero la iniciativa no ha prosperado.

El corazón manufacturero

Legisladores de varios partidos han propuesto que la discusión sobre el outsourcing pase al parlamento abierto, un espacio donde puedan ofrecerse argumentos desde diversas posiciones; una alternativa que tanto líderes empresariales como el propio Raúl Beyruti califican como favorable.

“Hay actividades importantes que son tercerizadas muy por arriba del 70%, como lo es, por ejemplo, la aeroespacial”, dice el presidente de GINgroup.

Por ello, empresas vinculadas con la exportación, como la maquila, se verían afectadas, si se cortara de tajo este esquema, dice Félix Esquer, de Coparmex.

Otro temor es perder competitividad frente a Estados Unidos y Canadá, que, con enorme polémica por el tema de la presencia de los inspectores de EU en plantas mexicanas, sigue discutiéndose en los tres países que conforman el acuerdo.

“Nos preocupa la iniciativa que el senador Napoleón Gómez Urrutia ha presentado: atenta contra la inversión extranjera”, dice Larry Rubin, presidente de la American Society of Mexico Beyruti Sánchez vigila de cerca este capítulo, que se inscribe en la historia del outsourcing en México. Es su principal negocio.

Te puede interesar: Tema laboral: la gran alarma del T-MEC para el sector privado

Este año, la compañía de recursos humanos espera facturar 35,000 mdp. En comparación, una empresa como Kimberly-Clark de México, con 8,000 empleados directos y 10,000 indirectos, facturó 41,000 mdp en 2018.

“Nos hemos convertido en la empresa más importante de México [y] la más importante de América Latina, porque nos hemos especializado en el capital humano”, afirma el empresario, entrevistado en su búnker de Naucalpan.

Así, mientras revisa con su equipo ejecutivo y jurídico las opciones de GINgroup en México y el extranjero, el ejecutivo (que soñaba con números de niño) hace cuentas y fija sus ojos en el tablero global de sus negocios.

 

Siguientes artículos

Farmacéutica-Bayer-empresa-perdida-
Bayer reportó pérdida de más de 8 mil millones de euros en primer semestre de 2020
Por

El negocio de Bayer se ha desarrollado bien en el segundo trimestre pese a la pandemia de Covid-19 y la incertidumbre re...