Las obligaciones laborales que México aceptó como parte del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) representan un “foco amarillo” para el país y es el principal reto del acuerdo comercial.

Moisés Kalach, coordinador del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), consideró que la implementación de la pasada reforma laboral requiere de un plan de acción y reacción para minimizar riesgos de conflictos, en especial con Estados Unidos.

Como parte del T-MEC, México aceptó que en ciertos sectores, como el automotriz, se deban elevar los salarios; además, la negociación se entrelazó con una reforma laboral para hacer efectiva la democracia sindical en el país y la representación de los trabajadores ante los patrones.

Además, como parte del protocolo modificatorio acordado hace unas semanas, Estados Unidos podría objetar alguna irregularidad laboral en México, con lo cual las autoridades del país tendrán que solucionarla, de lo contrario, se formará un panel de expertos de ambas naciones para intervenir.

Lee: EU aclara: agregados laborales no inspeccionarán empresas mexicanas

Al respecto, Kalach, quien formó parte de la negociación del T-MEC como parte del Cuarto de Junto del CCE, advirtió que de no llevarse con cuidado, el tema laboral podría ser aprovechado en contra de México.

“Ahí hay un mensaje de riesgo que pudiéramos tener, ya sea de posibles problemas de implementación o bien un capítulo laboral que pudieran mal utilizarse por nuestros competidores comerciales o por algunos otros interesados como algunos sindicatos americanos que quieren dañar la competitividad de nuestro país”, afirmó.

El especialista indicó que el ecosistema laboral en México está cambiando y debe madurar más en los cuatro años en los cuales debe implementarse la reforma laboral, para lo cual será útil emprender un proceso educativo con todos los involucrados.

En ese sentido, debe haber una sintonía y un clima de apertura a los cambios en cuatro pilares: el gobierno, los patrones, los trabajadores y los sindicatos.

En específico, detalló, los patrones tendrán que educarse y con mayor sensibilidad permitir la actividad sindical con los nuevos estándares, en tanto que los trabajadores deberán conocer y aprovechar sus derechos en la materia.

“Lo más importante es que los cuatro pilares tienen que ser una perfecta sintonía para que este nuevo esquema pueda implementarse bien y realmente no le genere ningún desgaste a la competitividad del país, porque ahí es donde perdemos todos, si una empresa no es competitiva perdemos todos, pierde el patrón, pierde el gobierno mexicano y pierden los trabajadores. Es un cambio muy sustantivo el que va a pasar a nuestro país en los siguientes años“, dijo.

Kalach adelantó que el CCE prepara algunas propuestas para la implementación de los cambios laborales, los cuales serán presentados en enero.

No te pierdas: No estamos contentos con todo el T-MEC, pero lo respaldamos: Cuarto de Junto

 

Siguientes artículos

Moisés Kalach. Foto: Fernando Luna Arce/Forbes México.
No estamos contentos con todo el T-MEC, pero lo respaldamos: Cuarto de Junto
Por

Moisés Kalach, vocero del Cuarto de Junto, respaldó lo negociado en el T-MEC, pero consideró que el acompañamiento de la...