El Pleno de la Cámara de Diputados avaló modificaciones a las sanciones para quienes provoquen un accidente por utilizar un aparato telefónico mientras conduce, y ahora podrían alcanzar una pena de uno a tres años de prisión. No obstante, la medida resulta débil y puede evitarse con facilidad.

Esta adición al artículo 172 del Código Penal Federal, que pretende disminuir los números de accidentes viales provocados por textear (escribir mensajes) y conducir, plantea también que no será sancionado con prisión quien haya propiciado un accidente, pero utilizaba su “equipo de radiocomunicación” con “tecnología de manos libres”.

En ese sentido, Jorge Triana, presidente de la Comisión de Régimen, Reglamentos y Prácticas Parlamentarias de la Cámara de Diputados, señaló que los errores de redacción a esta reforma hacen posible que cualquier ciudadano puede evitarla con un amparo.

En entrevista para Radio Fórmula, el legislador dijo que hay “errores lamentables de redacción en esta iniciativa que se aprobó” que la harían “caer de un soplido con cualquier juicio de amparo, me parece que caímos en exceso de legislación”.

PUBLICIDAD

“Se habla de aparatos de radiocomunicación, excepto los que se utilicen con manos libres, los teléfonos celulares no son aparatos de radiocomunicación, utilizan microondas y además los aparatos de radiocomunicación, son de manos libres”, explicó Triana.

Por su parte, durante la discusión de la iniciativa, el diputado morenista Juan Romero Tenorio dijo que no se ha aprendido a legislar, ya que esta propuesta tiene problemas de técnica legislativa y de fondo.

“Solicito que este Pleno revise con puntualidad la redacción, es una pésima redacción y no abonamos a inhibir esa conducta de textear o hablar por teléfono celular”, dijo el legislador, de acuerdo con un comunicado de la cámara baja.

Triana subrayó que a diferencia del alcoholímetro, no hay un respaldo científico para determinar si una persona estaba utilizando su teléfono mientras conducía: “no hay un textímetro, no hay un telefonímetro, para poder determinar si realmente uno venía distraído”.

Precisó que ni por analogía ni por mayoría de razón se puede interpretar una ley de la manera como se hizo. El panista agregó que tiene que encajar el tipo penal perfectamente en una acción y “aquí es lo suficientemente vaga y escueta como para que existan varias interpretaciones”.

El legislador mencionó que faltan varias etapas antes de que esta reforma sea publicada, y que será turnada al Senado de la República, donde espera que haya un análisis profundo al respecto.

 

¿Buena o mala medida?

La reforma causó un debate entre legisladores, y que una parte consideró que esta medida inhibirá a los conductores de usar el teléfono mientras conducen y ayudará a crear conciencia para evitar accidentes.

El PRI y el PVEM fueron los principales promotores de la reforma, y una de sus promoventes, la legisladora del Partido Verde, Daniela de los Santos, expuso que aún no existe sanción para los conductores que usan el teléfono y que, de acuerdo con testimonios, han provocado accidentes e innumerables víctimas. Además de que con esto se evitará la pérdida de muchas vidas humanas.

Manuel Cavazos, del PRI, destacó que “en los últimos años, el uso de teléfonos celulares al conducir ha generado graves problemas en nuestro día a día. El famoso textear y manejar disminuyen el tiempo de reacción al volante y los conductores corren un riesgo inminente, un riesgo de accidentarse hasta cuatro veces superior al de los demás conductores”.

Otros consideraron que la pena es desproporcional, además de que resultará complejo comprobar que el accidente se originó por el uso de dicho aparato; además de que fomentará la corrupción hacia policías de tránsito y se crearán nuevos delincuentes.

“Estamos dándole las armas para que metan a la cárcel a muchas personas, estamos desviando el tema de orden meramente penal, estamos creando nuevos delincuentes en donde no existen”, dijo el perredista Daniel Ordóñez al presentar su postura.

 

Esto fue lo que se aprobó

La Cámara de Diputados aprobó las reformas al Código Penal Federal para imponer de uno a tres años de prisión, además de la sanción correspondiente al delito cometido, a quien cause algún daño por medio de cualquier vehículo, motor o maquinaria, al utilizar algún equipo de radiocomunicación, salvo que se emplee con tecnología de manos libres.

También se aplicará hasta de tres años y treinta días multa, a quien en estado de ebriedad o bajo el influjo de drogas enervantes cometa alguna infracción a los reglamentos de tránsito y circulación al manejar vehículos de motor, independientemente de la sanción que le corresponda si causa daño a las personas o las cosas, de acuerdo con un comunicado.

Los cambios a los artículos 171 y 172 de dicho código, aprobados en lo general con 313 votos a favor, 46 en contra y 33 abstenciones, establecen que “cuando se cause algún daño por medio de cualquier vehículo, motor o maquinaria, además de aplicar las sanciones por el delito que resulte, se inhabilitará al conductor para manejar aquellos aparatos por un tiempo que no podrá ser menor de un mes ni exceder un año”.

 

Siguientes artículos

¿Del desdén de Trump, a la “oportunidad china”?
Por

La narrativa de Trump ha generado que en México se hable de cambiar a Estados Unidos por China. Aquí analizamos la coyun...