Nintendo no es sólo una de las compañías más importantes del mundo de los videojuegos, también es una de las más peculiares. Las numeras restricciones de sus propias políticas los hicieron además altamente predecibles por muchos años, llevándolos a jugar a la segura, complaciendo a sus fans de siempre con que ellos esperaban, y tratando a sus propiedades intelectuales de forma en que no se desvirtuara su valor de marca. Sin embargo, todo cambia inevitablemente.

Hoy en día hemos visto cómo las políticas internas de Nintendo se han flexibilizado para adaptarse al mundo que les rodea. No sólo vemos juegos para smartphones con los personajes de Nintendo, sino también que la compañía ahora pone a sus personajes más queridos en manos externas para hacer un crossover AAA para su consola casera del momento.

Hace unos meses, cuando se filtró la existencia de Mario + Rabbids Kingdom Battle, el mero concepto del proyecto sonaba tan extravagante y ajeno a la historia de Nintendo, que parecía una broma. Éste es un juego táctico por turnos en el que los personajes del mundo de Mario se encuentran con los Rabbids de Ubisoft. Este título no fue hecho por Nintendo, sino por los estudios Ubisoft Paris y Ubisoft Milan, con la aprobación del mismísimo Sigueru Miyamoto, conocido mundialmente como el creador de Mario.

Este crossover, nos cuenta la historia de una niña genio que inventa un rayo capaz de combinar dos objetos distintos en uno mismo. Por motivos inesperados, el dispositivo cae en manos los Rabbids, que son una tribu de conejos histéricos y traviesos, que terminan creando un portal interdimensional que los lleva al Mushroom Kingdom de Mario, creando caos y destrucción, y poniendo su existencia en peligro. Ahora la tarea de Mario es detener a los Rabbids que están sueltos, para restaurar la paz del reino. Para esto comienzas con un equipo de tres héroes: Mario, un Rabbid vestido de la princesa Peach, y un Rabbid vestido de Luigi.

PUBLICIDAD

El objetivo del juego es vencer a los Rabbids en descontrol mediante batallas por turnos. En éstas te encontrarás en un escenario delimitado en el cual un equipo atacará al contrario, uno a la vez. La posición de cada personaje delimita el alcance de los ataques, que pueden tener mayor o menor efectividad dependiendo de si hay algún obstáculo o parte del escenario que sirva como escudo. Esto determina si hay probabilidad de causar de año del 100%, o de menos. De esta forma el jugador necesita usar sus turnos para posicionarse en el lugar correcto para atacar y sobrevivir a los ataques. Cada personaje puede ser equipado con distintas armas, pero la principal del juego son cañones de rayos, que se complementan con ataques de cuerpo a cuerpo y saltos en equipo sobre los enemigos.

Normalmente los títulos de este tipo están destinados a un público adulto, que juega regularmente en PC y que en número no se compara con géneros populares como los juegos de plataformas o de disparos. Sin embargo, Ubisoft ha dado un paso bastante arriesgado para llevar un juego de este tipo a las masas, haciéndolo mucho más amigable y sencillo, pero sin sacrificar las mecánicas en el corazón de los juegos tácticos. Aquí es donde Mario + Rabbids comienza a hacer un excelente trabajo: logra transformar un género tradicionalmente complicado y con una curva de aprendizaje severa, en un juego que todo el mundo puede entender y disfrutar, usando tutoriales adecuados, una interfaz de usuario limpia, y mecánicas sencillas que en conjunto pueden resultar en sistemas bastante complejos.

Conforme uno progresa, las batallas van subiendo de dificultar, al punto en que un jugador promedio necesitará repetirlas hasta diez o más veces para poder ganar. Sin embargo, el nivel de frustración es muy bajo en comparación con juegos de este tipo, ya que no deja de ser divertido. Además, Mario + Rabbids tiene la opción de enfrentar las batallas en modo fácil, para ir avanzando en la historia de forma más fluida. Otra razón que hace al juego más digerible es que los equipos son fáciles de administrar y relativamente pequeños: teniendo para escoger sólo a Mario, Peach, Luigi, y Yoshi, a los que se suman sus contrapartes Rabbids.

Aunque el corazón del juego son las batallas por turnos, Mario + Rabbids nos ponen a explorar el Mushroom Kingdom, donde se lleva a cabo la historia. Este aspecto del juego se siente sorprendentemente como del mundo de Mario. El equipo de Ubisoft supo capturar fielmente los elementos visuales y de estilo que hacen un juego de Mario auténtico, lo cual hará sentir a los fans de Nintendo extrañamente en casa.

Antes de jugar Mario + Rabbids, es complicado vencer el estigma de la impresión tan fuera de lugar que cause ver a los queridos personajes de Nintendo convivir con los Rabbids, y con un género en el que hasta el momento Mario no había sido puesto. Sin embargo, el resultado es sorprendentemente positivo. Incluso la historia en sí es tan disparatada que puede ser completamente ignorada, pero el sistema de batallas de Mario + Rabbids se sostiene como algo genuinamente divertido, a pesar de que tampoco aporte elementos novedosos a lo que ya han hecho los juegos más tradicionales del género, como XCOM: Enemy Unknown.

El mayor valor de Mario + Rabbids es que ofrece algo bastante digerible a un público mainstream y definitivamente más joven que el jugador promedio de los juegos tácticos por turnos, y además que los hace en un sistema como el Nintendo Switch. Éste es quizá su mayor punto a favor, ya que se siente como un título realmente diseñado para jugarse en esta consola, que además de ser casera es portátil. La pantalla del Switch es perfecta para jugarlo fuera de casa; la misma naturaleza del juego no hace que se sienta alguna pérdida por no tener una televisión gigante frente a uno. Además, las partidas duran unos cuantos minutos, por lo cual Mario + Rabbids funciona en sesiones esporádicas a lo largo del día. Aunque hay un modo cooperativo local, debo aceptar que el sostener cada persona un JoyCon no es tan cómodo como uno solo disfrutar este tipo de juego con la consola completa en las manos.

En definitiva, Mario + Rabbids Kingdom Battle es un juego muy extraño, pero inesperadamente divertido y bien logrado. No es para todo el mundo, sino para un público más casual, sobre todo que no se ha metido de lleno a los juegos tácticos por turnos. Sin embargo, quienes tengan un Nintendo Switch encontrarán en él una muy buena opción para pasar el rato de forma ligera y sin preocuparse por la historia o las consecuencias del juego.

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @IrvingPeres

Podcast: El Beastcast

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

TLCAN
¿Qué son las reglas de origen y por qué las defiende Trump?
Por

La renegociación del TLCAN pasará por este tema, ante la insistencia del presidente de EU de que sectores como el automo...