Desde la reciente revelación de su existencia el año pasado, el Nintendo Switch ha generado expectativas incontrolables entre todo tipo de público: desde los fans más comprometidos con la marca, hasta los padres de familia con hijos pequeños, e incluso entre algunos gamers de Xbox, PlayStation o PC. La espera finalmente ha terminado, hoy sale a la venta a nivel global la nueva consola de Nintendo, que ya he podido probar, incluyendo dos juegos: 1-2-Switch, y el esperadísimo The Legend of Zelda: Breath of the Wild.

 

La consola, una tableta

Lo primero que uno nota con el Switch es su simplicidad en cuanto diseño y portabilidad. Al ser una consola híbrida -tanto funciona como una portátil independiente, como consola casera para jugar en un televisor-, tiene distintas características para cubrir ambas áreas. Es increíble que todo el hardware necesario para correr los juegos está contenido dentro de una tablet de 6.2 pulgadas; ésta pesa apenas 297 gramos, por lo que se siente tan ligera como un iPad Mini. A diferencia del Wii U, que tenía unos muy cuestionables -y bastante toscos- acabados de plástico brillante, el Switch ahora viene en un grafito mate que permite un agarre decente en las manos.

La pantalla LCD del Switch tiene una resolución de 720p con una densidad de 237 pixeles por pulgada. Aunque la resolución está por debajo del estándar de las tabletas actuales, hay que tomar en cuenta que su uso es distinto, ya que ésta es una consola dedicada a juegos. Al bajar la resolución del estándar actual, 1080p, se logran optimizar recursos como batería y procesamiento. La pantalla entrega colores con un brillo y saturación adecuados, que en la mayoría de los casos deben hacer justicia a los juegos, aunque eso sólo se podrá saber con el paso del tiempo. Por el momento puedo decir que Breath of the Wild luce increíble, con tonos vivos y radiantes.

La sensibilidad y exactitud del touchcreen se siente bastante promedio; incluso la pantalla del PS Vita da una sensación más natural. La consola no está diseñada para jugarse usando los dedos sobre la pantalla como control, ya que cuenta con hardware dedicado; sin embargo, esto podría representar una limitante para desarrolladores que quieran dar soporte completo a sus títulos para ser jugados sin controles externos, y que requieran de alta precisión. Al menos, al navegar por los menús la sensación es la adecuada.

El sonido de sus bocinas es decente, lo que uno podría esperarse de alguna tablet o incluso smartphone. El sistema cuenta con dos bocinas para sonido estéreo en la parte baja de la tableta. Los juegos suenan con bastante claridad y con volumen suficiente al estar en interiores, sin embargo, para exteriores lo más recomendable será usar audífonos, que pueden ser conectados en su entrada estándar de 3.5mm. Aunque el Switch tiene conectividad Bluetooth, no se pueden usar audífonos inalámbricos, ya que esto se usa para sincronizar los controles a la consola. Cual sea la razón detrás de esto, es una verdadera lástima, ya que cada vez es más común el usar audífonos inalámbricos con todo tipo de dispositivos, y sería lo más lógico para una consola portátil.

En la parte de arriba de la tableta está la ranura de los juegos, que vienen en tarjetas similares a las del Nintendo 3DS. Esto es por mucho útil, ya que la consola no está diseñada para llevar muchos juegos en su disco duro, y el tener pequeñas tarjetas que ocupan muy poco espacio da la oportunidad de mover una colección completa de juegos con uno fácilmente. El gran inconveniente es la facilidad con la que éstas se pueden perder.

Por debajo hay una ranura para tarjetas de memoria microSD, que serán muy necesarias ya que el Switch viene con una inexplicable capacidad de 32 GB. No está muy clara la insistencia de Nintendo por ofrecer tan limitante capacidad de almacenaje, pero con una microSD ésta se podrá expandir hasta 2 TB.

Quizá la mayor sorpresa de esta consola es que se conecta mediante el estándar USB-C, lo cual facilitará la vida de muchos, ya que los conectores, accesorios y periféricos de este tipo están adquiriendo cada vez mayor popularidad.

Los controles

El hardware del Switch es muy típico de Nintendo: absolutamente distinto a lo que los demás están haciendo. La característica principal de la consola es su versatilidad para cambiar entre contextos y necesidades, lo cual es resuelto con un sistema de controles variable. La consola viene un par de Joy-Cons, que son dos pequeños controles inalámbricos que incluyen un stick, y cuatro botones circulares, además de dos botones especiales y gatillos.

Éstos se pueden embonar a los costados de la tableta, para tener una consola independiente que se puede sostener en las manos; también se les puede poner un accesorio de correa que agrega dos botones laterales y permite que dos jugadores usen cada uno un Joy-Con. Además, existe otro accesorio llamado Joy-Con Grip, que es una base a la que se embonan los dos Joy-Cons para crear un control de tamaño completo, para jugar de forma más cómoda frente a una televisión. Si bien todas estas opciones ofrecen una versatilidad que ninguna otra consola tiene, la verdad es que su utilidad no depende tanto del diseño de la consola en sí, sino del uso que le vaya dar cada desarrollador al sistema de control de sus juegos. Esto representa una limitante real: es imposible que todos los juegos se puedan manejar cómodamente con todos los esquemas de controles del Switch.

Ya que la tableta cuenta con un pequeño pie en la parte trasera, ésta se puede parar sobre una superficie para jugar con mayor comodidad al estar en modo portátil.

 

Modo consola casera

Quizá el Switch sea una consola portátil, pero su autonomía -entre 2.5 y 6.5 horas- tiene bastantes limitantes, sobre todo cuando se trate de juegos demandantes. Para poder jugar en una televisión, sólo hay que colocar el Switch dentro de su base, o dock, que es básicamente una caja de plástico sobre la cual se conecta mediante el puerto USB-C, y que tiene una salida HDMI, entrada de alimentación, 2 puertos USB 2, y uno USB-3. La base es bastante simple y su funcionamiento no requieren mayor explicación. Sólo hay que deslizar la tableta dentro y automáticamente entra en modo TV, mandando la señal de audio y video por la salida HDMI, que va al televisor. Es sorprendente la sencillez y velocidad con la que esto funciona, ya que no es necesario tocar ningún botón ni menú para poder cambiar entre modos de juego.

 

¿Comprar o no comprar?

El Switch está claramente diseñado para el mismo público del Wii U, y del Wii. Las familias con niños y gente que no sea apegada a la tecnología lo tendrán como la opción de entretenimiento más fácil de entender y manejar. Aún quedan muchas dudas acerca de cómo lo tomará el sector más demandante que juega en PlayStation, Xbox One, o PC, pero eso sólo podrá determinarlo el catálogo de videojuegos disponible, sobre todo de terceros desarrolladores.

Los acabados son bastante robustos, incluso la consola parecer ser más resistente que una tableta promedio de aluminio o plástico, lo cual es bastante necesario si se planear llevar de un lugar a otro en una mochila.

Sin duda el mayor reto de la consola en México es su costo. El precio internacional es de $299 dólares, aproximadamente $5,875 pesos al tipo de cambio actual. Sin embargo, el precio con el que llegó a nuestro mercado es de $10,000 en distintas tiendas, lo cual representa un incremento bastante considerable. Además, hay que tomar en cuenta que la consola no viene con juegos, así que a eso hay que sumarle los 1,300 pesos estándar que cuesta cada título. Por el momento, hay dos juegos físicos disponibles: 1-2-Switch, un juego para fiestas que te pone en competencias usando sólo los Joy-Cons, y The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Durante hoy se debe activar la eShop de Nintendo para México, donde habrá más títulos disponibles para descarga directa.

En términos generales, el Switch tiene la versatilidad y facilidad de uso necesaria para volverse una consola popular en todo el mundo, a pesar de que sus capacidades computacionales dejen bastante que desear; además de esto, el hardware es sólo una parte, ya que Nintendo no puede cometer de nuevo el error de no facilitar a los desarrolladores externos una plataforma accesible para la creación, y publicación de juegos.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @IrvingPeres

Podcast: El Beastcast

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

Siguientes artículos

mike-pence-vp-usa
Como Hillary, Pence usó un correo privado para asuntos oficiales
Por

Durante la campaña presidencial, tanto Trump como su ahora vicepresidente atacaron constantemente a su entonces rival de...