Nueve de cada 10 mexicanas que señalaron haber experimentado violencia física o sexual en el ámbito laboral no solicitaron apoyo ni presentaron queja o denuncia, reveló la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2016.

Entre las razones para no hacerlo estuvieron considerar la agresión como un acto sin importancia, miedo a las consecuencias o amenazas y vergüenza; incluso, no sabían cómo o dónde denunciar o consideraron que no les iban a creer, detalló la encuesta elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El estudio estimó que de los 46.5 millones de mujeres de 15 años y más que residen en el país, 37.7 millones de ellas, es decir 66.1%, han padecido al menos un accidente de violencia emocional, económica, física, sexual o discriminación en los espacios familiar, laboral, escolar, comunitario o en su relación de pareja.

Lee también: Novio o esposo, los agresores más comunes de las mexicanas

PUBLICIDAD

En ese sentido, advirtió que el laboral es el tercer ámbito dónde más mujeres advierten haber sido víctimas de algún tipo de violencia a lo largo de su vida, con 26.6%, y durante los últimos 12 meses, con 22.5%, precedido en primer lugar por las agresiones cometidas por su pareja y en segundo por la comunidad.

Del total de las trabajadoras violentadas, 93.4% no solicitó apoyo de alguna institución ni presentó queja o denuncia ante alguna autoridad; 1.5% sólo solicitó apoyo a alguna institución y 5% refirió haber presentado una queja o denuncia y solicitó apoyo.

La razón para no hacerlo fue que consideraron que se trató de algo sin importancia que no les afectó, en el 41.1% de los casos; el miedo a las conciencias o amenazas, en el 23.9%, y no sabían cómo o dónde denunciar, en el 20%.

Además, 17.1% de las mujeres que sufrió violencia laboral pensó que no le iban a creer o que le iban a decir que era su culpa y 14% no denunció por vergüenza.

Respecto a los tipos de violencia, 22.1% de las mujeres encuestadas refirió haber experimentado discriminación a lo largo de su vida laboral y en los últimos 12 meses con 21.9%.

Entre los actos considerados se señaló la discriminación laboral, menores oportunidades que un hombre para ascender, menor salario que un hombre que hace el mismo trabajo o tiene el mismo puesto, impedimentos o limitaciones para realizar determinadas tareas o funciones reservadas para los hombres.

El estudio destacó que entre 2011 y 2016 a 11.8% de las mujeres se les solicitó una prueba de embarazo en su trabajo, mientras que el 1.8% fue despedida, no contratada o tuvo una reducción de salario por estar embarazada.

Las agresiones sexuales están situadas en el segundo lugar de las más comunes, con 11.2% a lo largo de su vida y 6.6% en el último año. En tercer lugar quedó la violencia emocional, 10.6% la ha vivido a lo largo de su vida y 6.5% en los últimos 12 meses.

En cuanto a la violencia física, 1.6% de las mujeres encuestadas indicó haberla sufrido a lo largo de su vida y 0.8%, en los últimos 12 meses.

En promedio cada mujer tuvo tres agresores en el último año en el ámbito laboral.

Te puede interesar: La violencia contra las mujeres, tema pendiente para México

De acuerdo con la encuesta, los compañeros de trabajo son los agresores más comunes, señalados por 35.2% de las mujeres que dijeron haber sido víctimas de sus agresiones en los últimos 12 meses y 31.8% a lo largo de su vida.

Además, en el 19.35% de los casos de violencia en los últimos 12 meses, ésta fue cometido por el patrón o jefe y 23.8% señaló a este personaje a lo largo de la vida. El supervisor, capataz o coordinador aparece en 10.2% de los casos como el victimario en el último año y 10.5%, a lo largo de la vida.

Del total de las agresiones, 79.1% ocurre en las instalaciones del trabajo y 11.5%, en la calle, parque o en un lugar público cerca del trabajo.

 

Siguientes artículos

Cinco motocicletas perfectas para la ciudad
Por

Si te encanta la adrenalina seguramente tienes o te gustaría tener una motocicleta que puedas conducir en tu día a día,...