Les tengo una buena noticia: el año pasado se celebraron más de 51 millones de contratos de créditos bancarios, lo que implicó un incremento del 2.6% con respecto al 2016. Esto quiere decir que más personas decidieron darle el sí a la banca comercial y empezar a generar un historial crediticio.

Pero también les tengo una no tan buena noticia. Lamentablemente, seguimos teniendo un grave problema de sobreendeudamiento en México y en la mayoría de los casos la causa principal es la mala administración por desconocimiento.

De acuerdo con el reporte de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (la CNBV, pues) el 2017 cerró con un índice de morosidad (o IMOR) del 5.32% en tarjetas de crédito. ¿Esto qué significa? que del total de crédito que tienen todos los plásticos, hay una fracción que no se ha liquidado a su fecha de vencimiento, es decir, no se ha cubierto el pago mínimo requerido.

A pesar de que esa cifra parece pequeña, considera que, si tomamos la cartera de crédito de consumo, en la que se encuentran las tarjetas de crédito, encontramos que los plásticos se ubicaron como el segundo producto de mayor morosidad, sólo detrás de los créditos personales cuyo IMOR fue de 6.14%.

PUBLICIDAD

Por si fuera poco, el alza de precios no ha dado tregua. El año pasado tuvimos una inflación anual del 6.77%, lo que impacta directamente en el poder de compra que tienen los ciudadanos que ahora necesitarán más dinero para pagar la misma cantidad de bienes y servicios. De nuevo, si crees que este número no es tan impactante, tienes que saber que es una de las más altas de los últimos 16 años, superando los picos registrados durante la crisis de 2008.

En resumen: la capacidad de compra de los hogares mexicanos ha disminuido, los precios han subido y estamos atrasados en el pago de nuestras tarjetas. Nada alentador ¿no crees?

Ahora bien, pensemos que el contexto que acabo de dar es más que cifras deprimentes, es la posibilidad de dimensionar el problema para lograr solucionarlo. Si algo nos han enseñado las crisis en México (de las cuales sobran ejemplos) es que salir adelante depende mucho de la voluntad de la gente y de sus acciones. Por eso en Resuelve reconocemos la confianza de quienes llegan a nosotros, porque si hablar de dinero ya es difícil, reconocer que se tiene un problema financiero lo es mucho más.

Entonces, ¿por qué nos endeudamos los mexicanos? De acuerdo con nuestra data, el motivo que lleva a seis de cada 10 clientes a tener problemas de impago es la mala administración financiera.

Así es, por encima de las enfermedades, la pérdida de empleo, los accidentes, divorcios y otros escenarios que podrían ser más o menos repentinos, descubrimos que la falta de control en el flujo del dinero y el desconocimiento del uso en los instrumentos de crédito, han llevado a muchas personas a caer en deudas.

¿Por qué hablar de que la mala administración es tan importante? Porque, a diferencia de los otros motivos, esta es una conducta. En otras palabras, cuando uno padece un accidente, pierde a su cónyuge o lo despiden, hay muchos factores ajenos al sujeto que juegan en su contra. Pero, cuando hablamos de un comportamiento que la persona repite de manera cotidiana y cuyos resultados son fácilmente previsibles, entonces estamos frente a la crónica de una deuda anunciada.

De acuerdo con la más reciente Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, sólo tres de cada 10 mexicanos lleva un registro de sus gastos y, en este segmento, el 64% lo hace mentalmente. Con respecto al consumo, vemos que ocho de cada 10 personas realiza alguna compra no planeada al mes y, a pesar de que el crédito es la tercera forma de pago más popular en nuestro país, el 70% de los cuentahabientes no comparó este producto con otros de la misma gama o no lo buscó en otras instituciones bancarias.

No saber el destino de nuestro dinero, aunado al desconocimiento del instrumento crediticio puede salir muy caro. En México, la deuda promedio de quienes llegan por este motivo a Resuelve Tu Deuda es de 140 mil pesos, cinco mil pesos más que la media nacional registrada en 2017. Entonces, si el salario de uno de estos deudores ronda los 14 mil pesos al mes y decide mantenerse pagando los mínimos de su plástico, el plazo para liquidar se podría extender hasta por 10 años. ¿Qué nivel de vida tendría una persona usuaria de tarjeta de crédito bajo esas condiciones?

Recientemente hemos lanzado una campaña llamada “Cien mil maneras de endeudarse”, haciendo referencia a la cifra de deudas resuelta en los ocho años que llevamos de operación. Durante la planeación de esta, resultó evidente la reflexión: ¿qué hubiera pasado si todas estas personas tuvieran una mejor educación financiera?, ¿cuántos de ellos no estarían con nosotros?, ¿cuántas de estas anécdotas habrían tenido otro desenlace?

Al final, lo que nos inspira a seguir resolviendo deudas es reconocer que detrás de cada uno de nuestros clientes se está gestando una historia de éxito. Por ello, un eje de nuestro programa siempre ha sido impulsar el desarrollo financiero de las personas a través de la creación de nuevos hábitos que les impidan volver a estar envueltos en una deuda imposible de pagar.

En conclusión, vivimos en una sociedad con grandes áreas de oportunidad en lo que a sus finanzas personales respecta. Por lo mismo, tener un país con una ciudadanía más educada y con mejor control de su dinero depende de nosotros mismos. Conseguirlo no es cuestión de suerte, sino de voluntad y de acción, ya que sólo así lograremos que nuestras finanzas contribuyan a alcanzar nuestras metas, no a distanciarnos de ellas.

 

Contacto:

Twitter: @ResuelveTuDeuda

Facebook: Resuelve tu Deuda

Página web: Resuelve tu deuda

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Foto: Reuters.
MWC | México, a media tabla en índice de internet de The Economist
Por

El Inclusive Internet Index mide el uso, precio y disponibilidad de la red en el mundo, y éstos son los resultados de su...