Aunque Andrés Manuel López Obrador prometió una gran transformación del país, comparable con la Independencia o la Revolución Mexicana, a cinco meses de haber iniciado su mandato, “el nuevo México que afirma estar construyendo se parece mucho al viejo México que juró dejar atrás”, afirma una nota publicada este viernes por el diario The New York Times.

Firmada por los reporteros

Así, menciona que en el tema de corrupción, la cual prometió erradicar López Obrador, ningún funcionario pasado ha sido procesado y el gobierno lleva adjudicado más del 70% de sus contratos directamente, sin licitaciones.

Respecto a la seguridad, durante la campaña prometió retirar a los militares de las calles, pero como presidente los ha encumbrado al frente de la nueva Guardia Nacional, agrega la nota.

En cuanto a la migración, el diario neoyorquino apuntó que el gobierno comenzó a ofrecer a los migrantes centroamericanos una visa humanitaria, pero en cuestión de semanas, esa “generosidad se detuvo en seco” aparentemente en respuesta a la presión del gobierno de Donald Trump.

“Hace unas declaraciones grandilocuentes: ‘El neoliberalismo ha terminado’, ‘La corrupción ha terminado’”, declaró Carlos Bravo Regidor, un analista político, al NYT. “Está más preocupado por comunicar un intenso mensaje de cambio que ocupado en la difícil labor de lograr que ocurra ese cambio”.

Pese a todo, el rotativo reconoce que López Obrador sigue siendo muy popular, con un índice de aprobación por encima del 60% en encuestas, gracias a medidas con las que busca que la ciudadanía lo sienta cerca, como viajar en vuelos comerciales y ofrecer sus conferencia de prensa matutinas.

“Por primera vez en décadas hay un presidente que le habla a la mayoría de mexicanos que no solo se sienten excluidos sino menospreciados”, dijo Carlos Heredia, profesor asociado del CIDE.

No obstante, los reporteros del NYT señalaron que justamente en las conferencias “mañaneras”, el mandatario ha llegado a cometer errores.

“Estas sesiones también muestran el lado errático de López Obrador: sus susceptibilidades, sus desplantes y su tendencia a contestar con largos y confusos monólogos”, apuntaron.

Crítica a política energética

La nota hace énfasis en que algunas de las políticas de López Obrador parecen estar inspiradas en el pasado, sobre todo las del sector energético.

Menciona que analistas sostienen que el presidente quiere regresar a la época en que los gobiernos de todo el mundo impulsaban a las empresas nacionales de energía que eran vistas como una fuente de orgullo nacional y motores para el desarrollo.

“Es un presidente de los años sesenta que ha sido lanzado al presente”, dijo Jorge Chabat, profesor de Ciencia Política de la Universidad de Guadalajara. “El principal problema de López Obrador es que nació con 50 años de retraso”.

En ese sentido, el artículo señala que en vez de continuar con la apertura a la inversión privada en el sector energético que comenzó Enrique Peña Nieto, López Obrador ahora está gastando dinero público en un intento por restablecer el dominio de los dos gigantes estatales de energía, Pemex y la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Lee también: AMLO promete autosuficiencia en producción de gasolina para 2022

Responde AMLO

En su conferencia de este viernes, el presidente López Obrador, cuestionado por la nota del NYT, dijo que el diario tiene todo el derecho de expresarse, pero él no comparte ese punto de vista porque “se ha avanzado mucho”.

“Hay cuestionamientos porque, en realidad, se trata de una transformación que nunca se había dado en el país. No es un cambio de gobierno, es un cambio de régimen”, indicó.

El mandatario destacó la reforma para que los actos de corrupción sean delitos graves y criticó que hayan dejado de serlo en 1994, hace 25 años, con una reforma en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari.

“Veinticinco años en que si alguien robaba podía salir bajo fianza, tenía derecho a fianza. Esto para el New York Times, con dedicatoria. Ya eso se terminó, hay una reforma constitucional que establece que es delito grave la corrupción. Creo que con eso es más que suficiente”, dijo.

El titular del Ejecutivo mencionó que otro cambio es justamente su conferencia diaria.

“Ahora todos los días el presidente informa. ¿Sucedía esto antes? ¿Les daban conferencias de prensa diarias? Si acaso una a la semana o una al mes, todo era boletín. Y aquí no, aquí es diálogo libre, diálogo circular”, comentó.

No te pierdas:

AMLO presume confianza en el país; dimos cachetada a los corruptos, revira

 

Siguientes artículos

senado-mexico
Senado avala en lo general y en lo particular la reforma educativa
Por

"En estos momentos el Senado de la República aprueba en lo general y en lo particular la nueva reforma educativa", escri...