Durante 2020 la economía de México tendrá un crecimiento de hasta 0.8% impulsada por 4 fuentes, entre ellas la reactivación de proyectos de inversión detenidos desde el proceso electoral y luego por el cambio de gobierno, así como un alza en la producción petrolera, la primera desde hace 15 años, de acuerdo con Gabriel Casillas, director general adjunto de Análisis Económico y Relación con Inversionistas de Grupo Financiero Banorte.

En conferencia para presentar los resultados al cuarto trimestre de 2019, el directivo destacó que el lanzamiento de la primera fase del Plan Nacional de Infraestructura a finales del año pasado así como el avance en el sexenio favorecerán la reanudación y activación de inversiones.

“Varios empresarios después del primer año de gobierno normalmente ya ven cómo está la cosa y van a volver a invertir, proyectos que habían pospuesto desde la época electoral, que ocurre en cada inicio de sexenio”, indicó.

Esto podrá aportar al PIB un crecimiento de 0.42%, calculó.

TAMBIÉN LEE: Crecimiento en México será de 1.3% para 2020: BBVA

Como segunda fuente de crecimiento anticipó un crecimiento en la producción petrolera. Desde julio de 2017 la producción petrolera cayó por debajo de los 2 millones de barriles diarios (mbd) y se mantuvo a la baja hasta febrero, cuando se estabilizó la producción en alrededor de 1.6 mbd, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).

“Este aumento es de 3 fuentes: una de pozos maduros que fueron apagados hace cuatro años que se volvieron a encender con los precios del petróleo mucho más altos, y dos de los otros dos pozos que ya están empezando a dar producción importante que es Ixachi y Quesqui, eso te puede dar alrededor de 0.2%”, acotó.

El tercer factor que moverá la economía mexicana este año será la inversión que atraiga la ratificación del T-MEC, que apenas la semana pasada fue avalado por el Senado estadounidense, con lo que solo falta la aprobación de Canadá para que comience a implementarse.

“Para la mayoría de las empresas que ya estaban en México no es una diferencia muy fuerte que el T-MEC haya sido ratificado; sin embargo, empresas nuevas no habían estado en México nada más estaban esperando la ratificación de EU para poder venir a México a invertir y ahí eso puede generar, estamos estimando, 12 puntos base”, indicó.

El último factor será el año bisiesto que añade un día más al año, pero que con ello se estima un alza de 26 puntos base más, es decir, 0.26%.

Y si bien todo esto sumaría un crecimiento de 1% del PIB para 2020, el escenario global se anticipa desfavorable, por lo que se prevé un efecto en contra.

“Estamos esperando una desaceleración global que se acentúe en la última parte de 2020 y eso le puede quitar alrededor de 20 puntos base, y así ya llegas a 0.8”, explicó. “Es un crecimiento importante después de haber vivido un 2019 con crecimiento bajo”.

 

Siguientes artículos

Crédito al consumo de Banorte crece 7% impulsado por automotor
Por

Al presentar su reporte de resultados, el director general del banco, Marcos Ramírez, destacó que la cartera de crédito...