Según la última Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) que realizan en conjunto la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), México presenta un incremento en algunas actividades financieras que ayudan a los mexicanos a tener un manejo adecuado de su dinero.

No obstante, la mayoría de los mexicanos todavía desconoce estas actividades, por lo que ni siquiera practica algún ejercicio financiero que le ayude a su economía familiar.

La educación financiera en México  es un tema que ha crecido a marcha forzada en comparación con otras partes del mundo. De acuerdo con un estudio de la George Washington University School, en México, el 32% de los adultos cuenta con educación financiera mientras que en países como Suecia y Noruega, el 71% de los adultos sabe y aplica conceptos  para manejar y ahorrar bien su dinero.

A pesar de esta brecha, el crecimiento nacional en materia financiera se ha dado debido, principalmente, a distintos programas gubernamentales y privados en los que se invita al ciudadano a tener el hábito del ahorro, inversión y buena distribución de sus gastos. Ahorrar dinero para el retiro o para una emergencia es algo totalmente desconocido para casi el 40% de la población mexicana.

Si hablamos sobre el crecimiento en el consumo de productos de previsión financiera como afores, seguros, créditos y cuentas de ahorro fue de casi 9% en dos años. Dos de cada tres personas no comparan lo que contratan con banco,  por lo tanto desconoce si su tarjeta de crédito genera o no intereses sobre compras o si necesita pagar comisiones; no saben si su seguro cubre algunos siniestros en específico, qué prima cobra sobre un accidente; además, ignoran si su afore está teniendo el rendimiento adecuado.

Los problemas en educación financiera afectan a la sociedad en general. El hecho de gastar dinero que no ganamos, por ejemplo a través de la tarjeta de crédito o un préstamo y sin saber que vamos a pagarlo más caro, representa  un riesgo muy alto para la economía personal, pero también para el desarrollo nacional. No prever gastos ni ahorrar dinero para cualquier imprevisto también suele ser un atoro en nuestro país.

Por otro lado, las personas aún tienen reservas e incertidumbre por acercarse a la banca formal, debido a que los pueden rechazar por no haber tenido algún crédito o historial antes; o bien, desconfían de las empresas financieras en general y no despejan sus dudas de cómo usar mejor su dinero. Entonces, ¿cuál es la solución?

Informarse y predicar el ejemplo. Todos tenemos que estar en tendencia de los temas que benefician o afectan  nuestra economía; comparar, ahorrar, invertir y sobre todo contagiar a otras personas cercanas de esta cultura financiera puede ser, sin duda, una ayuda personal y en gran escala financiera.

 

Contacto

Correo: [email protected]

Twitter: @ComparaGuru

Facebook: ComparaGuru

Blog: ComparaGuru.com

Página web: ComparaGuru.com

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Judicializar tiene sus riesgos
Por

Judicializar el proceso electoral no es positivo para el país. No hay que dar al mundo una señal que no corresponde a nu...