El presidente de Brasil, Michel Temer, negó el día de hoy las acusaciones en su contra por corrupción en la operación denominada “Lavado de autos” y dijo que no va a renunciar a su cargo.

El mandatario afirmó que no tiene nada que ocultar y que pedirá una investigación de las acusaciones en su contra para comprobar su inocencia ante el supremo tribunal de Brasil, quien comenzó a realizar una investigación oficial  y ordenó a la policía federal intensificar sus investigaciones en el caso denominado “operación lavado de autos”, además de cercar a los aliados de Temer y mandaron a allanar la casa del diputado Rodrigo Rocha Loures quien es  amigo y miembro del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PSDMB) y además está acusado de recibir sobornos en nombre del mandatario.

Puedes leer: Titular de PGR viaja a Brasil por caso de sobornos de Odebrecht

Al ver dicha situación, los líderes del PSDB quienes son aliados de Temer en el congreso, declararon que si las acusaciones son ciertas pedirían que tres de sus miembros en el gabinete renuncien, entre los cuales se encuentra Temer.

La información que salió a la luz en contra del mandatario ocasionó que la bolsa y la moneda de Brasil se desplomara por  la preocupación de que la investigación pudiera afectar la agenda fiscal y económica de Temer. Las acciones de empresas controladas por el estado, como Petróleo Brasileiro S.A. y como Banco do Brasil perdieron aproximadamente una quinta parte de su valor, mientras que la moneda se desplomó en un 7%.

Con información de agencias

 

Siguientes artículos

Panamá pone fin a contrato con Odebrecht
Por

El gobierno de Panamá negoció la salida de la empresa brasileña sin costo para el Estado.