Efe.- Miles de personas colmaron este sábado la Plaza Daley, en el centro de Chicago, para protestar contra las redadas de indocumentados ordenadas por el presidente Donald Trump.

Artemio Arreola, activista de la Coalición de Illinois para los Derechos de Inmigrantes y Refugiados (ICIRR), declaró a Efe que la concentración realizada frente a la Alcaldía, podría superar la estimación inicial de los organizadores de reunir a unas 10,000 personas.

Los manifestantes, que marcharon desde la plaza hasta las oficinas del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) ubicadas a pocas cuadras de distancia, desplegaron carteles donde se leía “Cierren los campos de concentración”, en referencia a las instalaciones donde son recluidos inmigrantes en la frontera, en particular niños.

También “Detener ahora las deportaciones”, mientras que un gran cartel colgado del edificio del Daley Center, donde funcionan las cortes del Condado de Cook, dice “Fin de las detenciones, bienvenidos los inmigrantes”.

Lee también: Deportaciones de migrantes empezarán en 10 ciudades de EU, confirma Trump

En un acto realizado en la plaza, el congresista demócrata Jesús “Chuy” García, exhortó a “decirle a este presidente racista que tiene que parar con la criminalización de los desesperados”.

El representante del Distrito 4, que incluye a vecindarios latinos como La Villita y Humboldt Park, calificó de “cruel e inhumanas” las políticas de Trump.

Otros oradores exigieron el “cese inmediato de los ataques contra las familias inmigrantes”, y de las “políticas migratorias opresivas” del Gobierno.

Las redadas están previstas para comenzar mañana en Chicago y otras nueve ciudades del país con gran concentración de inmigrantes: Nueva York, Miami, Los Ángeles y San Francisco, Houston, Atlanta Baltimore y Denver.

En alerta

“No abras la puerta, tienes derechos” o “Si entran en casa no te resistas” son consejos que grupos proinmigrantes están ofreciendo a indocumentados, ante el inicio inminente de las redadas anunciadas por las autoridades estadounidenses.

“No sabemos exactamente cuántas personas pueden verse afectadas en Houston, Texas, han dicho que a nivel nacional será unas 2,000”, dijo este sábado a Efe por teléfono el director ejecutivo de la organización FIEL Houston, César Espinosa.

Pese a que el objetivo de las redadas serán indocumentados con órdenes de deportación, según las autoridades, Espinosa alertó que “cuando Inmigración ingresa en una vivienda pueden pagar justos por pecadores, porque pueden abrir la puerta quienes no tienen órdenes de aprehensión contra ellos”.

De acuerdo con los datos de Espinosa, en Houston hay unos 600,000 indocumentados, “la mayoría son individuos pero también hay muchas familias”, de una población de 1,5 millones de inmigrantes, sobre todo de origen mexicano.

Mientras, en otra de las urbes que serán blanco de las redadas, Baltimore, la directora ejecutiva de Asylee Women’s Enterprise, Tiffany Nelms, cuyo grupo trabaja con inmigrantes que podrían ser blanco potencial de las redadas, consideró en declaraciones telefónicas a Efe que esta medida demuestra “el fracaso del sistema”.

“Aquí, en Baltimore, va a impactar sobre todo a familias con órdenes de deportación”, subrayó Nelms, que señaló que es difícil estimar el número.

“En nuestra comunidad -siguió- hay sobre todo gente de Guatemala y El Salvador, en su mayoría mujeres que huyen de la violencia doméstica en sus países”.

‘Resistencia’ en Los Ángeles

Líderes sociales californianos crearon a partir de este sábado los llamados “Comités de resistencia” contra las redadas de inmigrantes indocumentados ordenadas por el presidente Trump para que estos no enfrenten solos a agentes de inmigración.

“Cuando a una persona indocumentada le tocan la puerta los agentes del servicio de inmigración para deportarlos, se sienten solos, desprotegidos, muchos no saben qué hacer”, dijo a Efe Ron Góchez, portavoz de la Unión del Barrio, uno de los creadores de la iniciativa.

“Una persona organizada, como en los Comités de resistencia, sabrá que no está solo, sabrá de sus derechos de no abrir la puerta y de inmediato hablar por teléfono a sus amigos de la organización quienes se movilizarán para apoyarlo y buscar abogados”, aclaró.

Trump confirmó este viernes que el domingo comenzarán las redadas masivas contra personas con órdenes de deportación como “criminales” y pandilleros de la “MS13”, pero se teme que incluirán a familias sin problemas con la ley.

Ese tema fue discutido este sábado en Los Ángeles en el primer encuentro de los “Comités de resistencia” junto con otras inquietudes similares por cientos de organizaciones a nivel nacional.

En la reunión, a puerta cerrada y respaldada por el liderazgo de más de 25 organizaciones californianas, indocumentados recibieron información “sobre sus derechos humanos” como inmigrantes.

En las reuniones “medio clandestinas”, para que “no llegue a hacer redadas la migra”, Góchez indicó que los organizados en “la resistencia” aprenderán su derecho de buscar apoyo, aunque los agentes presionen.

“Si lo detienen en la calle o el trabajo, lo único que tienen que responder a los agentes es cuál es su nombre y no dar un nombre falso, porque eso le puede acarrear problemas”, aconsejó el portavoz de Unión del Barrio.

En todos los casos tiene que comunicarse con el “Comité de resistencia” para que aboguen, cualquier organización de apoyo a inmigrantes o un abogado, aconsejan.

Blanca Cruz, dirigente de Unión del Barrio, dijo a Efe que con el fin de alertar “por redes sociales” en qué lugares “hay retenes o está la migra”, la filial de su organización en San Diego, California, “patrullarán los vecindarios”.

“Los que tenemos papeles o nacimos en Estados Unidos también tenemos que colaborar para que el Gobierno no detenga a nuestros familiares o vecinos”, subrayó.

La activista sugirió a los residentes o ciudadanos “no abrir la puerta” cuando “la migra” quiere entrar a complejos de apartamentos.

 

Siguientes artículos

Foto: Angélica Escobar/Forbes México.
Suman ya 6 sismos con epicentro en CDMX, 5 de ellos en Álvaro Obregón
Por

Dos sismos se han registrado este sábado con origen en la alcaldía Álvaro Obregón, con magnitudes de 2.3 y 3.6.