El perímetro del Multifamiliar Tlalpan, donde se derrumbó un edificio y nueve más fueron catalogados como inhabitables a consecuencia del sismo del 19 de septiembre de 2017, es hoy el epicentro y símbolo de la lucha por los derechos de los damnificados.

Hasta este espacio arribaron desde mediodía vecinos de esta unidad habitacional, pero también colonos de las delegaciones Tláhuac, Iztapalapa y Cuauhtémoc que perdieron o fueron expulsados de sus viviendas dañadas durante el movimiento telúrico de hace un año.

El reclamo general en el acto de conmemoración fue la falta de apoyo por parte de las autoridades y la poca claridad en el gasto de los recursos que estaban destinados para el apoyo de las familias que perdieron su patrimonio.

“El sismo nos arrojó a las calles y las autoridades nos dejaron ahí”, fue el mensaje de Dulce Olvera, una de los miles de habitantes que quedaron sin hogar en la Ciudad de México.

PUBLICIDAD

Lee también: Así se recordó la tragedia del Colegio Rébsamen

La jornada en memoria del 19 de septiembre de 2017 arrancó con una ceremonia religiosa en la que los mensajes de resiliencia y las canciones de protesta y alabanza fueron opacados por el ruido de los automóviles que transitaban en la avenida Tlalpan y los trabajos de reconstrucción que no se detuvieron durante esta jornada.

“Este año que ha pasado ha sido de mucha lucha, coraje, entrega, de conocernos y apoyarnos unos a otros para salir adelante. Mando un abrazo a todos los damnificados de la Ciudad de México”, afirmó Olvera con la voz entrecortada por el llanto.

Los nombres de las víctimas mortales por el colapso del edificio 1C se hicieron escuchar en la ceremonia, seguidos del grito “¡Presente!”.

“María del Carmen Cerón, Viridiana Lucero García Guzman, Julián Andrés Astudillo Flores, Jimena Lora Flores, Angélica Susana Ruiz Cobarrubias, Joshua Brandon Almanza Ruiz, Carla Sabrina Almanza Ruiz, Fátima del Rosario Basurto, Miguel Ángel Hinojosa Cruz y la gatita Matilda”, enlistó al micrófono una vecina del multifamiliar.

A las 13:00 horas, los asistentes a la ceremonia bloquearon el paso de vehículos en Tlalpan y formaron una cadena humana acompañada por el sonido de sirenas de ambulancias y automóviles de rescatistas que se unieron a los damnificados.

“Perdimos bienes, vida y confianza en las autoridades”, advirtió la persona que hacía uso del altavoz previo al inicio del minuto de silencio que arrancó a las 13:14 horas.

Las consignas contra el gobierno local y para exigir la reconstrucción inmediata de los edificios colapsados y dañados en toda la Ciudad se interrumpieron con el ruido de la alerta sísmica dos minutos después.

La característica alarma que anuncia movimientos telúricos y que el 19 de septiembre no se activó provocó llanto en varios de los eslabones humanos que integraron la cadena. Pero el llanto quedó debajo de los gritos que advertían que la conmemoración institucionalizada a través de sonido de la alerta sísmica no representaba la lucha de los damnificados.

“Nuestra lucha es para recuperar nuestro patrimonio, sí, pero no es el único fin, también luchamos para que ninguna persona en esta ciudad vuelva a morir en caso de que tiemble otra vez, hoy a 365 días de aquel fatídico 19 de septiembre”, afirmó Gabriel Macías, administrador general del Multifamiliar Tlalpan.

Te recomendamos: Álvaro Obregón 286, el lugar donde los mexicanos se mantienen unidos

 

Siguientes artículos

Crónica | Álvaro Obregón 286, el lugar donde los mexicanos se mantienen unidos
Por

Entre guardias de honor, puños levantados para guardar un minuto de silencio y la alerta sísmica, rescatistas, vecinos y...