Fernando Larrazábal Bretón, candidato a gobernador de Nuevo León por el Partido Acción Nacional (PAN), reveló que ningún candidato aceptó la candidatura por miedo a caer en la mira de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y del gobierno de Andrés Manuel López Obrador

“No aceptó el ingeniero Rodríguez, no aceptó Toño Elosúa (Antonio Elosúa González), no aceptó Toño Garza y nadie aceptó, porque le tienen miedo a la UIF y a un gobierno represor”, declaró el expresidente municipal de Monterrey y San Nicolás, quien se había alejado de la política regiomontana.

“Hoy decidí regresar a la política y antes hablé con mis hijas, porque me vinieron a buscar y no fui a buscar a los dirigentes del PAN”, expresó el ingeniero civil por el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores Monterrey (ITESM).

Lee: La riqueza de Nuevo León atrae al crimen organizado: Adrián de la Garza

El político de origen oaxaqueño recordó que a sus hijas las alertó sobre una campaña de desprestigio y que una vez que comenzara la elección seguramente dirían que mató a los clientes del Casino Royale y sacarían la acusación de robo de uno de sus hermanos.

“Mis hijas me dijeron, ‘papá nosotras sabemos lo de tu hermano y nosotras sabemos quién eres tú y no mereciste salir como te fuiste y no seas miedoso’”, expresó el socio fundador de la compañía Labre S.A.

Fernando Larrazábal contó que le pidió a la dirigentes del PAN, que sería candidato al gobierno de Nuevo León, sino se “alían con ningún candidato ni con ningún partido político”.

Las alianzas con los partidos políticos le cuestan mucho al estado, porque llegan a repartir el botín, comentó el político panista.

El Tesorero y el encargado de las adquisiciones del gobierno de Fernando Larrazábal saldría de una terna propuesta por el Consejo de Nuevo León, un organismo donde está afiliado Caintra, de acuerdo con el candidato.

El empresario dijo que no tiene compromisos con nadie, por lo que quiere ser un gobernador que trascienda como lo hizo en San Nicolás y en Monterrey: “No tengo nada que me puedan señalar y lo único que perdí en Monterrey fue a un hermano”.

La única condición que yo le puse al PAN para aceptar ser candidato fue: “Voy a entrar a una elección y me van a traer del tema de mi hermano, que fue sometido a un juicio de entre 7 y 8 días en la cárcel”.

Añadió que al final del juicio los videos que lo acusaban eran de 5,000 pesos, 7,000 pesos y 12,000 pesos, porque las cámaras de los casinos son para juntar dinero: “Los peritajes, las facturas y los montos presentados en el juicio mostraron lo que él siempre dijo”.

“Salió después de prisión y después de 23 años de vivir en Nuevo León decidió regresar a Oaxaca, y a los 8 meses en un accidente en moto perdió un tercio de su cerebro y desde entonces no habla, está en silla de ruedas y vive en casa de mi madre de 92 años”.

“Por eso me fui, por eso no quise saber nada de la política y me tardé mucho tiempo en asimilar que, por fregarme a mí, pues fregaron a mi hermano. Ver a mi hermano, mi mamá y mi familia, lo que sufría decidí retirarme de la política”, concluyó  Fernando Larrazábal.

Lee: No hay dinero, estamos quebrados y endeudados en Nuevo León: Samuel García

 

Siguientes artículos

Semar fabricará 30 embarcaciones para combatir piratas y robo en altamar
Por

La dependencia requiere de 5,414 millones de pesos para la construcción de dichas embarcaciones.