Notimex.- Las empresas en México son el principal generador de crecimiento, pero ante el deterioro del ambiente de negocios, los flujos de inversión privada registran ya cuatro trimestres a la baja, señaló el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

En su análisis semanal, calificó como adverso para los negocios los elevados niveles de corrupción, la debilidad del Estado de derecho y el aumento en los niveles de inseguridad e impunidad.

Lee también: Entrevista | IP extranjera recibe mensajes inciertos del gobierno de AMLO: CEEG

Esto aunado, dijo, a los cambios en las reglas y políticas y mensajes erráticos por parte de la autoridad es lo que ha propiciado una disminución de los flujos de inversión privada, que reducen el potencial de crecimiento de México.

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI)  destacan que “la inversión privada acumuló cuatro trimestres consecutivos con variaciones anuales negativas, lo que propició que su participación en el Producto Interno Bruto total también se redujera para ubicarse en 16.8 por ciento, siete décimas por debajo del porcentaje del mismo periodo del año previo”.

Como proporción de la inversión total, la privada se ubicó en 86.4%, superior en 1.3% respecto al año anterior, debido a una disminución mayor en la inversión pública, como consecuencia de los constantes recortes de gasto para este rubro.

Lo anterior, explico el CEESP, ubica al sector privado como el principal generador de empleo en virtud de su capacidad de invertir.

Con base en los resultados del Censo Económico 2019, de los 5.1 millones de unidades productivas que tuvieron actividades en 2018, el 94.4 por ciento se concentró en establecimientos del sector privado y paraestatal, siendo la fuente del 81.8 por ciento del empleo total.

Incluso señaló los resultados de las finanzas públicas de 2019, los cuales muestran que tan solo a través del pago de los impuestos Sobre la Renta (ISR) y  al Valor Agregado (IVA), las empresas aportaron 55% del total de los ingresos tributarios del gobierno federal, equivalente a una tercera parte de los ingresos totales del sector público.

Las cifras oficiales, indicó, “muestran que la capacidad de invertir del sector privado supera con creces a la del sector público”.

Incluso, citó que las autoridades han hecho uso de recursos privados para solventar sus necesidades de inversión, a través de diversos mecanismos como los Proyectos de Inversión de Impacto Diferido en el Registro del Gasto Público (Pidiregas), mediante los cuales el sector público ha financiado proyectos de infraestructura con capital privado.

Además, la figura de Asociaciones Público-Privadas (APP) ha sido una manera de aprovechar la participación del sector privado en el desarrollo de la infraestructura, tanto productiva como social, mientras las rondas petroleras también se han utilizado para complementar la inversión del sector público en el cumplimiento de sus objetivos de inversión en la materia.

Por lo anterior, consideró importante promover la capacidad que tiene el sector privado para generar riqueza, vía mejores políticas públicas, esto en un entorno de negocios más competitivo y amigable, porque entre más productivas sean las empresas, mayores aportaciones al gobierno vía impuestos.

Te puede interesar: Vivienda en renta, la mejor opción de inversión inmobiliaria

 

Siguientes artículos

Pelosi también se lanza contra el gigante chino: ‘o Huawei o democracia occidental’
Por

La legisladora estadounidense Nancy Pelosi aseguró que Huawei podría exportar su 'autocracia digital' si logra un domini...