La puesta en venta de Banamex ha generado la interrogante de quién podría comprar el banco; de acuerdo con Bank of America Securities (BoFa) su valor rondaría entre los 12,500 y 15,500 millones de dólares y debido a sus activos, podría generar interés de otros jugadores en México, incluidos Banorte, Santander, Scotiabank e Inbursa, así como algunas instituciones internacionales.

Para BoFa, esas instituciones financieras podrían ver en la adquisición “una oportunidad única para cimentar su posición entre los líderes del mercado”, al ser el tercer banco más grande en términos de activos y depósitos del país, pero líder en tarjetas de crédito.

Creemos que una posible asociación con BBVA probablemente enfrentaría un importante escrutinio regulatorio, ya que su participación de mercado combinada superaría el 35% y sería significativamente mayor que la del segundo jugador más grande con un 15%”, indica BoFa.

En este sentido, la firma expone que una alianza con Banorte o Santander crearía una franquicia equivalente en tamaño con BBVA al 23%.

Lee: Citi pone a la venta a Banamex; esto pasará y así afectará a sus clientes

“También creemos que otros bancos internacionales podrían ver esto como una oportunidad única para ingresar al atractivo mercado mexicano con una escala considerable, aunque esperamos que el apetito de los bancos brasileños sea tibio, dada su experiencia internacional relativamente limitada y la falta de sinergias transfronterizas”, detalla.

Mientras, Credit Suisse coincide en que tanto los grandes bancos mexicanos como los brasileños podrían ser contendientes potenciales, ya que dada la estructura actual del mercado, ven a la mayoría de los bancos del G7 como posibles contendientes por los activos de Banamex.

La concentración parecería más moderada con una posible adquisición de Banorte o Santander, con mayores cuotas de mercado después de la transacción, pero aún por debajo o en gran medida en línea con las cuotas de mercado independientes de BBVA”, asegura.

En este sentido, el banco de inversión suizo expone que la concentración parecería aún menos preocupante en el caso de una adquisición por parte de HSBC o Inbursa.

“Debido a la importancia del activo y la oportunidad de tomar el control potencial de una de las operaciones minoristas más grandes de México, no nos sorprendería ver a Itaú Unibanco como un competidor potencial, y tal vez incluso a Bradesco”, apunta.

Lee: Ricardo Salinas Pliego se apunta para comprar Banamex a Citi

Sin embargo, creen que los bancos que ya operan en México tienen una probabilidad mucho mayor considerando las importantes oportunidades de sinergias de costos, sin mencionar el mayor régimen de impuesto a las ganancias de los bancos brasileños.

Asimismo, expuso que Citibanamex ha perdido participación de mercado frente a otros participantes en el sistema bancario mexicano, al bajar 408 puntos base de participación de mercado en préstamos totales en todos los segmentos en los últimos 5 años al 10%.

Si bien el empresario Ricardo Salinas Pliego, dueño de Banco Azteca, indicó en su cuenta de Twitter que analizaría la adquisición de Banamex, Activer opinó que si bien su banco no necesita depósitos, haría sentido el adquirir la cartera empresarial, Afore y el negocio patrimonial y “se ven amplias oportunidades de sinergias al cerrar sucursales. En su caso, compitiendo de forma más fuerte con Banorte”.

No te pierdas: Descartan interés del Gobierno para comprar Banamex

En el caso de Banorte, Actinver considera que es uno de los candidatos más probables para comprar negocios de banca de consumo y empresarial; de hecho, está acostumbrada a grandes adquisiciones y “probablemente estén preparados para esta ocasión desde tiempo atrás”.

“Sería una adquisición estratégica, le vendría bien ampliar su base de depósitos, la cartera de consumo y empresarial. Haría sentido para sacarle más jugo a su cartera hipotecaria. Sin embargo, en su caso, es probable ver una adquisición a múltiplos elevados, y por lo tanto, un periodo de incertidumbre y volatilidad”, precisa.

Sobre Santander y Scotiabank, opina que ambos son candidatos fuertes en la adquisición por razones similares a la de Banorte, lo cual le ayudaría a competir de forma más fuerte a la institución presidida por Carlos Hank.

A su vez, Actinver dice que para HSBC esta compra luce poco probable, dado que el banco inglés ha tratado de vender su participación y el tipo de negocio luce poco complementario.

Inbursa luce poco probable, la familia Slim es poco propensa a adquisiciones onerosas (seguramente se pagarán múltiplos elevados en la transacción). Además, las estrategias no suenan muy complementarias”, asegura.

Para Moodys, la salida de Citi de la banca minorista y pyme en México es negativa para los efectos crediticios de Citibanamex, ya que reduce importantemente las operaciones y diversificación de utilidades del banco.

Además, considera que limita su capacidad de fondeo de bajo costo con depósitos, que históricamente ha apoyado la fuerte generación de utilidades de la institución financiera.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), Grupo Financiero Citibanamex es el tercero más grande que opera en México, con un total de 1 billón 433 mil 851 millones de pesos.

Además, los datos de la CNBV indican que hasta el mes de noviembre del año pasado, Citibanamex contaba con un total de 1,276 sucursales bancarias, 9,012 cajeros, 7 millones 168,038 tarjetas de crédito, 209,373 de débito, así como 31,406 empleados.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

 

Siguientes artículos

General Motors
General Motors anuncia un servicio de venta en internet de autos usados
Por

El fabricante automotriz estadounidense señaló que la web de CarBravo se lanzará en la primavera de este año y empezará...