Cubrir 54% de la generación de energía como se plantea en la reforma eléctrica del presidente Andrés Manuel López Obrador le costaría a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) entre 406,000 millones de pesos (mdp) y 512,000 millones de pesos, esto en periodo 2022-2028, de acuerdo con un estudio del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

De acuerdo con el estudio “Los Costos de la Iniciativa de Reforma Eléctrica para la CFE”, se plantean escenarios en los que se calcula lo que tendría que desembolsar la empresa productiva del Estado que dirige Manuel Bartlett, mismos que se basan en el Plan de Negocios de la empresa.

La CFE debe producir 56,000 gigavatios-hora anuales adicionales para cubrir el aumento de la demanda a una tasa anual de 3% que se dará durante el periodo 2022-2028 y mantener la meta de generar 54%.

En el primer escenario, se considera que la CFE invierte en la construcción del nuevo parque fotovoltaico en Sonora y en la renovación de 14 de las 60 centrales hidroeléctricas y el resto de la demanda se cubre con termoeléctricas, carboeléctricas y ciclos combinados, el costo en el incurría es de 512,000 mdp, según el documento.

Lee: Reforma eléctrica es un riesgo para el crecimiento económico: IMEF

“Si bien el mensaje del Gobierno federal privilegia el despacho de las plantas hidroeléctricas existentes, la realidad es que por su estado y antigüedad, así como la escasez de agua, es poco factible incrementar de forma significativa el despacho de este tipo de centrales“, destacó el centro de investigación.

En el segundo escenario, en el cual se aumenta el factor de planta de las centrales hidroeléctricas de 40% a 60%, se construye el parque fotovoltaico en Sonora y se despachan ciclos combinados, termoeléctricas y carboeléctricas, el costo sería de 406,000 mdp, añadió.

El IMCO explicó que aumentar el factor de planta se refiere al indicador que refleja la relación entre la energía real generada en un tiempo determinado y la energía que se habría producido si la planta operara al 100% de su capacidad.

No es necesario que la empresa del Estado debilite su situación financiera e impacte negativamente la hacienda pública al incurrir en el gasto de cualquiera de los primeros dos escenarios, por el alto costo de oportunidad para las finanzas de país”, indicó el IMCO.

No te pierdas: Reforma eléctrica: los puntos a favor y en contra en el primer foro en San Lázaro

Para estos dos escenarios, el IMCO puntualiza que estos costos para la CFE se integran por tres componentes: costos de construcción y operación, costos de utilizar en su totalidad la capacidad instalada y costos de generación de electricidad.

Y por último, agregó, se plantea un escenario alterno, en el cual se decide mantener la legislación vigente, es decir, que la CFE compra su energía adicional en las subastas de largo plazo, en las que suministradores y grandes usuarios pueden celebrar contratos anuales de largo plazo (15 años para energía y potencia y 20 años para Certificados de Energías Limpias), el costo se estima en 94,000 mdp.

Para este escenario, el IMCO utilizó el costo de generación de la energía eléctrica en las subastas de largo plazo de 2018.

En el estudio el IMCO advirtió que de aprobarse e implementarse la reforma eléctrica de AMLO, la CFE se vería forzada a incurrir en costos crecientes para poder generar y suministrar la energía eléctrica demandada en el país.

“Estos costos tendrían impactos muy significativos para los consumidores, las finanzas públicas, el clima de inversión y la economía en general”, consideró.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

 

Siguientes artículos

Unilever responde a Profeco; dejamos de vender esa sopa y Knorr cumple con la ley
Unilever no subirá su oferta de 68,000 mdd por la unidad de consumo de GSK
Por

GSK confirmó el fin de semana que había rechazado tres ofertas de Unilever por su unidad de consumo, que alberga marcas...