La industria farmacéutica mexicana expuso que la compra de medicamentos en el extranjero por parte del gobierno pondría en riesgo a más de 100,000 empleos y un impacto anual negativo al PIB equivalente a la compra de 60,000 millones de pesos (mdp) en el exterior.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo el martes pasado que iba a realizar una compra consolidada de medicamentos en el extranjero, por el monto ya mencionado, para atender el problema de escasez de fármacos, todo bajo la supervisión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

“Hay muchas empresas farmacéuticas en México, tenemos una gran planta industrial que exporta y el impacto sería diferente para cada compañía. Por ejemplo, hay compañías que surten especialmente al sector privado, otras que tienen una mezcla entre el sector privado y el de gobierno, y algunas que se dedican exclusivamente al gobierno, estas son las que tendrían mucha mayor afectación”, dijo en entrevista Rafael Gual, director de la  Cámara Nacional de la Industria FarmacéuticaAfiliación (Canifarma).

De acuerdo con Patrick Devlyn, presidente de la Comisión de Salud del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), cerca de la mitad de los laboratorios establecidos en México le surten al gobierno, lo que pone en riesgo a 100,000 empleos de los 250,000 que se tienen contabilizados directamente en el sector.

Lee: El nuevo esquema de compra de medicamentos de AMLO es atrevido: ONU 

“Abordar la industria en su totalidad, como el enemigo a vencer, implica desacreditar a la gran mayoría de empresas transparentes que han confiado, invertido, y generado empleo en México. La ruta de la colaboración, comunicación, y planeación ofrece muchos mejores resultados, y es por esto que como sector privado estamos compartiendo propuestas que construyan a favor de un México más transparente y con mejores niveles de bienestar y salud para nuestra población”, dijo Devlyn a Forbes México.

La industria farmacéutica representa el 1% del PIB del país y alcanzaría el 2% si se incluye a la industria de dispositivos médicos, por lo que está decisión tendría consecuencias para muchas otras industrias por la pérdida de empleos.

¿Menos monopolios con las compras en el extranjero?

El gobierno publicó el 30 de enero pasado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) un decreto que autorizaba la compra de medicamentos en el extranjero cuando haya monopolios o sabotaje en el país.

“No es comprar por comprar, deben ser medicamentos acreditados por instituciones, por países que pertenecen a asociaciones mundiales, de prestigio para asegurar la calidad de las medicina”, señaló López Obrador ese día en su conferencia matutina.

El gobierno promete que con este proceso no solo se evitarán actos de corrupción, sino que se reducirán los precios de servicios o insumos, se disminuyen costos transaccionales, facilita la estandarización, proporciona experiencia y oportunidad de especialización del personal, y ofrece mayor certeza a las dependencias y entidades en los aspectos legales.

Sin embargo, Gual explica que no existen monopolios y la “concentración de mercado” no es particular de México, ya que en otros países como Estados Unidos, Francia y España hay unas cuantas distribuidoras que se dedican específicamente al transporte de medicamento.

“No cualquiera puede hacer esto porque se requieren condiciones especiales para que los medicamentos no tengan una degradación en el transporte”, dijo.

En lo que se refiere a la escasez, el director de la Canifarma dijo que se debe a que la licitación del 2020 solo cubrió el 30% de las necesidades del país mientras que el resto se está comprando a través de adjudicaciones directas cuando anteriormente se programaban con un año de anticipación.

“Por lo pronto bastante ineficiente porque en vez de programar una compra a un año como se venía haciendo está comprando en forma dispersa a los hospitales y estados, pero no está haciendo una compra consolidada. Nosotros hemos estado en pláticas con la Oficialía Mayor de la Secretaría de Hacienda, el Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), para programar un compra adecuada para el 2021 transparente y que permita la competencia entre los laboratorios”, aseguró Gual.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Además, dijo que difícilmente se podrán obtener todos los productos que se requieren en el país a través de estos mecanismos porque no hay un mercado spot de medicamentos en el mundo, ya que nadie fabrica más allá de lo que tiene seguro que se va a desplazar porque son productos caros.  

Por otro lado, la OMS contrata a otros laboratorios del mundo, principalmente de Asia, por lo que se estaría tercerizando la compra.

“La OMS tiene una canasta de medicamentos que fue diseñada para países pobres principalmente para tratar enfermedades como la tuberculosis o enfermedades infecciosas como la malaria, el dengue, el enfermedades, el VIH y sida. El 60% de los productos que tiene esta canasta está dirigido a estas enfermedades, no cubren desde luego toda la terapéutica que se requiere en el país”, agrega Gual.

El año pasado, se compraron 87 claves que coincidían con la canasta que tienen, pero en México hay 1,800 claves. 

“El suministro vía organismos intergubernamentales internacionales tiene un alcance limitado, de 87 claves médicas y 150 vacunas, las cuales representa únicamente un 5.09% de las unidades requeridas por nuestro país, y que en el mundo no se fabrica medicamento para tenerlo en inventario disponible debido a que estos tiene caducidades relativamente cortas, es crucial encontrar una nueva dinámica”, señaló Devlyn.

Por su parte, la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) dijo que la iniciativa de de Ley de Adquisiciones, propuesta por Morena, representa un retroceso para la industria farmacéutica ya que pretende permitir la adquisición a través de licitaciones directas en el extranjero sin permitir la competencia de las empresas nacionales.

“Hemos destinado mucho tiempo y recursos a la negociación de un nuevo T-MEC, ¿pero qué les vamos a vender si no producimos nada? ¿Para qué queremos comerciar con un país si no tenemos que producir? Si todo lo que hoy produce nuestro país como la industria de dispositivos médicos y de medicamentos la condenamos a desaparecer cuando las compras de gobierno son estratégicas para este sector y mandamos todo a comprar alguien más, estamos renunciado y afirmando que somos incapaces de hacer las cosas bien los mexicanos”, dijo José Antonio Centeno, vicepresidente nacional de Canacintra.

Te recomendamos: Cox Energy, la empresa de energía renovable que no le teme a la política de AMLO

 

Siguientes artículos

La huida, el final trágico para quien fue Juan Carlos I, rey de España
Por

La figura de Juan Carlos I lleva ​​años en caída libre por diversos escándalos. DW analizó con expertos las circunstanci...