El 64% de los CFO, directores financieros de empresas, en el país consideran que el trabajo remoto llegó para quedarse ya que apostarán por esta medida cuando se decrete la vuelta a los centros de trabajo, pero solo para aquellos que así lo permitan, de acuerdo con la nueva edición del “COVID-19 CFO Pulse Survey México” de PwC.

“Asimismo, cuando esto ocurra, los líderes de finanzas también acelerarán la automatización de sus compañías (60%), al tiempo que cambiará sus medidas y requisitos de seguridad para proteger a sus trabajadores”, señala el reporte de la consultora.

Sin embargo, la vuelta a la normalidad podría llevar más tiempo del esperado: la mayoría de los CFO (36%) cree que tardará entre 6 a 12 meses. En la edición anterior, la mayor parte de los encuestados (33%) fijaba esta recuperación entre 3 y 6 meses.

“Aunque la vuelta a la normalidad podría alargarse más de lo deseado, las empresas mexicanas deben pensar en cómo será el día uno después de que el ritmo de los contagios se reduzca y se aplane la curva”, asegura Mauricio Hurtado de Mendoza, socio director de PwC México en el reporte.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

El socio director considera que las compañías deberán reforzar los protocolos de seguridad existentes y su apuesta por la tecnología, ya que es vital para poder mantener la productividad y crear un entorno de trabajo seguro.

“Por otro lado, los líderes de negocio deberían analizar la implementación de esquemas de trabajo flexibles, como el teletrabajo, o las licencias temporales, para seguir operando y compitiendo en condiciones similares a las anteriores”, agrega Hurtado.

Para hacer frente a los impactos de la crisis las medidas adoptadas continuarán siendo: la contención del gasto (98% actual frente al 88% anterior), el aplazamiento o cancelación de las inversiones planeadas (71% frente 79% del corte pasado) y el cambio de los planes de financiamiento (51% frente al 39% previo).

Lee: 8 de cada 10 empresas se preparan para un impacto ‘significativo’ en sus operaciones: PwC

Impacto en inversiones

Las inversiones más afectadas por las medidas de suspensión o aplazamiento serán las relacionadas con las instalaciones o bienes de capital (97%), las operaciones (53%) y la fuerza laboral (50%).

A pesar de que han crecido los porcentajes de apoyo a dichas decisiones, todavía existe cierto optimismo: el 11% de los encuestados locales asegura que existe un mayor apetito por las fusiones y/o adquisiciones, si bien el 31% declara que estas podrían reducirse o, en la misma proporción, que es difícil evaluar qué podría suceder a causa la crisis actual.

En cuanto a la cadena de suministro, el 53% de los CFO podría optar por cambiar los términos contractuales para proporcionar a su empresa una mayor flexibilidad y proporción. Por otro lado, el 51% apostará por desarrollar alternativas adicionales de abastecimiento e, incluso, el 44% podría cambiar de proveedores.

Fuerza laboral, el reto de mantener el balance

Los problemas de liquidez causados por la expansión del coronavirus están llevando a la mitad de los CFO mexicanos encuestados a considerar diferir o cancelar inversiones en su fuerza laboral como resultado de la expansión del nuevo coronavirus.

A nivel global, 55% de los líderes de finanzas analizan llevar a cabo esta acción, y en Estados Unidos el número se eleva a 62%. “Los desafíos económicos son muy reales, y las acciones de contención de costos en la fuerza laboral son inevitables para algunas empresas, principalmente las pequeñas y medianas”, asegura Mauricio Hurtado de Mendoza.

Tanto para las compañías como para los gobiernos, la mejor manera de ayudar hoy a la economía es protegiendo el empleo.

“Reducir los costos de manera excesiva, para preservar las ganancias puede servir solo para hundirnos aún más en la recesión, y la naturaleza global de esta crisis brinda cierta protección contra la competencia”, afirma”, añade el Socio Director de PwC.

Lee también: El 80% de las empresas en México esperan una disminución de ingresos este año: PWC

El 80% de los líderes mexicanos (61% anteriormente) asegura que su empresa podría sufrir un impacto en sus finanzas, bien en los resultados de las operaciones como en los períodos futuros, en su liquidez y recursos de capital.

La preocupación por la recesión global también se incrementa ligeramente (del 70% al 73%), mientras que se reduce la relacionada con el consumo cae de forma significativa (del 52% al 38%).

 

Siguientes artículos

energias limpias
Empresas de energía renovable donan 256 mdp ante crisis por Covid-19
Por

Las múltiples iniciativas y donaciones del sector renovable han beneficiado a 82,000 familias mexicanas.