Las organizaciones que buscan convertirse en nuevos partidos políticos están por concluir el proceso, sin embargo el Instituto Nacional Electoral (INE) tiene que validar documentos y fiscalizar los recursos que utilizaron. Aunque legalmente no hay un tope de campaña para estos grupos y el financiamiento es privado, tiene que pasar por la inspección del árbitro electoral.

Desde que inició el proceso, mes con mes las organizaciones tiene que informar al INE sobre sus ingresos y gastos, por lo tanto la comisión de fiscalización tiene que emitir informes trimestrales al respecto. De acuerdo con el último reporte, que va de julio a septiembre de 2019 el total de grupos reportó 59,165, 376 pesos como ingreso y 46,135,253 como gastos, señaló consejero general José Roberto Ruiz Saldaña.

No es posible revelar información detallada sobre cada una de las organizaciones sobre este tema, ya que el proceso de fiscalización está en curso, pero será el viernes 5 de julio cuando el consejo general del INE realice una sesión para aprobar el dictamen, donde vendrá incluido los ingresos y gastos de estos grupos, explicó el representante del árbitro electoral para Forbes México.

Te puede interesar: Los próximos consejeros electorales no deben ser voceros partidistas, alertan

“La fiscalización de los recursos es parte del proceso, que no se hayan entregado dádivas en las asambleas, que no hayan intervenido asociaciones religiosas o gobiernos de cualquier nivel al respecto. La revisión sólo es una parte de algo mayor”, reveló.

Hasta el 21 de febrero, seis son las organizaciones que han cumplido preliminarmente los requisitos para convertirse en partidos político, sin embargo no será un hecho hasta que termine el proceso. Las organizaciones que han cumplido con las asambleas y afiliaciones necesarias son Redes Sociales Progresistas, Encuentro Solidario, Grupo Social Promotor de México, Fuerza Social por México, Libertad y Responsabilidad Democrática, así como Fundación Alternativa, según indicó el INE en comunicado.

Cuando inició el proceso 106 organizaciones manifestaron su deseo de convertirse en partidos políticos, pero no todas se mantuvieron, ya que sólo 69 solicitudes fueron procedentes y 13 improcedentes, además que cuatro desistieron previo al arranque, por lo tanto hasta la fecha sólo 43 organizaciones están activas, pero es un número reducido las que están con actividad intensa para lograr su objetivo, comentó Ruiz Saldaña.

¿Tope de gastos en ley?

Hasta el momento no hay una norma o ley que le ponga un límite al gasto que utilizan las organizaciones que quieren ser institutos políticos, a pesar de que dentro del INE se comentó y discutió la creación de una legislación al respecto, relató el consejero electoral.

No se ha vuelto a comentar el tema, tuvo que haber sido al momento de aprobar las reglas de los ingresos y gastos. Si no se hizo en ese momento no se puede ahorita por la regla, debe ser antes de este proceso”, subrayó.

Durante la discusión sobre el tema, abundó Ruiz Saldaña, una de las principales controversias se centraron sobre el tipo de sanciones que se aplicarían a la organización en caso de rebasar el tope de campaña, es decir, si se le podría negar el registro para convertirse en instituto político.

Aunque son bastantes los parámetros y aspectos que se tendrían que tomar en cuenta para implementar este límite presupuestal, el consejero aseguró que se tendría que obtener el promedio de gastos de las organizaciones en años pasados, así como realizar un estimado sobre el importe por el uso de salones para las asambleas, la renta de equipo de sonido, de sillas y demás.

Te puede interesar: ¿Realmente sirve quitarle dinero público a los partidos políticos en México?

El financiamiento público para los grupos que se quieren convertir en partidos sería algo complejo desde la vertiente económica, ya que “los recursos del Estado son escasos y sería más presión financiera”, pero políticamente no es imposible, siempre y cuando haya voluntad de los gobernantes, aclaró.

“No hay nada intrínsecamente que impida una regulación para poder financiar a las organizaciones, y me refiero con financiamiento público, que pretenden constituirse como partidos políticos, pero a nivel económico esta difícil que eso sucediera”, refirió.

Para Ruiz Saldaña el tope de gastos en este proceso es una propuesta que se debe hacer ley, para que así haya una competencia más pareja entre todos los participantes, puesto que hay el caso que una organización “eche la casa por la ventana” e invierta 20 millones y otra 3 millones de pesos.

 

Siguientes artículos

Etiquetado-alimentos
Gobierno federal aplaza hasta diciembre el nuevo etiquetado en productos
Por

El gobierno federal aplazó del 1 de octubre hasta el mes de diciembre la aplicación del nuevo etiquetado en alimentos y...