La situación de violencia que viven las mujeres en México se ha exacerbado con las medidas implementadas por la pandemia de coronavirus, como el confinamiento en casa. Por ello, urge que el gobierno federal y los locales incorpore la perspectiva de género en las acciones que se emprendan durante esta emergencia sanitaria, coincidieron organizaciones civiles.

Durante la cuarentena los niveles de violencia pueden aumentar dentro de los hogares por el estrés que se vive en el cierro, por ello hay que implementar políticas creativas para evitar que esto suceda, reveló en conferencia virtual la presidenta de Causa en Común, María Elena Morera Mitre.

Por ello, insistió en que todas las respuestas del Estado ante la pandemia de covid-19 deben contar con una perspectiva de género, para así atender los diferentes contextos a los que se pueden enfrentar las mujeres; además que se aumente la participación de ellas en la toma de decisiones gubernamentales.

Lee también: Bajan denuncias por violencia intrafamiliar en confinamiento

Pidió fortalecer los servicios de respuesta a la violencia familiar, así como reforzar los centros de atención a llamadas de emergencia, los refugios y los centros de apoyo a las víctimas.

Sugirió la creación de una línea telefónica específica para la violencia familiar con operadores capacitados; la adaptación de escuelas u hoteles como albergues temporales; elegir clínicas especiales para atender a mujeres embarazadas víctimas de violencia; así como habilitar a los operadores del 911 y los elementos de seguridad pública.

Morera Mitre también propuso el garantizar la disponibilidad de los servicios de salud sexual durante la pandemia, así como desarrollar una política de salud mental durante la emergencia sanitaria.

¿Denuncias a la baja?

A pesar de que Causa en Común registró un aumento del 16% en el número de investigaciones en los delitos de violencia en el hogar durante el primer bimestre de 2020, así como un aumento del 7% en las llamadas de emergencia para hacer el mismo tipo de acusación, autoridades de la CDMX indicaron sobre una disminución de estos índices a partir del inicio de la contingencia.

Las denuncias telefónicas pasaron de ser 405 llamadas al inicio de la emergencia sanitaria a 328 acusaciones en el último registro, de acuerdo con las cifras que presentó este martes la secretaría de gobierno de la CDMX, Rosa Icela Rodríguez Velázquez, en conferencia de prensa.

Te puede interesar: CDMX presenta ‘No estás sola’ para atender violencia en el hogar por encierro

En el caso de las carpetas de investigación iniciadas por violencia familiar en la Fiscalía General de Justicia de la capital del país, al inicio de 2020 el promedio de indagaciones era de 380 y para finales de febrero los número alcanzaron una media de 716 carpetas, sin embargo desde el tercer mes del año la cifra disminuyó hasta alcanzar 327 averiguaciones.

Ante ello, diversas organizaciones ciudadanas coincidieron en que la baja de estas cifras se deben por las medidas restrictivas de movilidad y la reducción operacional de los servicios de atención a este tipo de delitos, lo cual impide que las víctimas acudan a iniciar el proceso judicial correspondiente.

Los servicios de emergencia por teléfono no sólo tardan en dar una pronta respuesta, sino que para abrir una carpeta de investigación por violencia doméstica o de género se requiere acudir a hacer el trámite de manera presencial, a pesar de las herramientas virtuales que hay, indicó el director de la Red por los Derechos de la Infancia en México, Juan Martín Pérez García.

Lee también: Alertan sobre aumento de violencia intrafamiliar; preocupa confinamiento

Además, en la mayoría de los casos, las personas que son agredidas el interior de los hogares son dependientes económicas del perpetrador, lo cual dificulta que se hagan la acusaciones pertinentes, abundó.

A pesar de que existe una normatividad para atender este tipo de casos, los servidores públicos que operan no están capacitados para atender a las víctimas, ya que no cuentan con un enfoque o perspectiva de género, insistió la directora de la la Asociación Justicia Propersona A.C, Anayeli Pérez Garrido.

Aunado a ello, existen deficiencias en la cuantificación de las denuncias de violencia familiar, como una elevada cifra negra que no permite saber lo que ocurre al interior de los hogares, abundó.

 

Siguientes artículos

Quintana Roo se une a Forbes Media Latam hacia la reactivación
Por

Forbes Media Latam y el Idefin-Pro Quintana Roo se alían para promocionar nuevas oportunidades de inversión y negocio en...