Reuters.- México lanzó esta mañana una serie de protocolos de seguridad sanitaria para reabrir esta semana la industria automotriz, la construcción y la minería, a pesar de que el país registra casi 50,000 casos de coronavirus y el número de nuevos contagiados y fallecidos no remite.

Según un documento difundido por la Secretaría de Economía, las compañías de esos tres sectores podrán enviar desde esta jornada un cuestionario sanitario al Instituto Mexicano del Seguro Social, que tendrá 72 horas para autorizarles a reabrir tras la emergencia decretada a finales de marzo.

Las normas de salubridad, que se aplicarán a todas las compañías que vayan reabriendo posteriormente siguiendo un sistema de semáforos, deberán incluir medidas como lavado de manos, sana distancia, uso de cubrebocas y máscaras, filtros sanitarios y escalonamiento de horarios, entre otras.

“En la medida que tengan sus protocolos ya se pueden ir abriendo (las empresas) a partir de hoy”, dijo esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador en rueda de prensa, y se mostró confiado en que las compañías cumplirán con las normas.

“Si sus empresas matrices en otros países están aplicando protocolos de salud, lo que les estamos pidiendo es que hagan lo mismo que van a hacer en Alemania, en Estados Unidos, en Japón, que cuiden a los trabajadores”, añadió, aunque advirtió que el Gobierno intervendrá si hay denuncias de los trabajadores.

Manda la palabra “ALTA” para empezar a recibir nuestras alertas de noticias vía WhatsApp

Funcionarios de Estados Unidos y su industria manufacturera y automotriz habían presionado al gobierno de López Obrador para que reabriera las fábricas, porque las operaciones estadounidenses dependen en gran medida de las piezas que provienen del sur de la frontera.

Las asociaciones que representan a las armadoras de vehículos y fabricantes de autopartes en México trabajaron durante las últimas semanas con las autoridades de salud mexicanas en autoevaluaciones y pruebas piloto in situ y virtuales para lograr un retorno seguro.

Tras la publicación de las medidas sanitarias que deberá seguir el sector para poder reabrir en México, el presidente del gremio de los fabricantes de vehículos pesados (ANPACT), Miguel Elizalde, reiteró que han “hecho la tarea” y que están listos.

“Cumpliremos con las máximas exigencias nacionales, internacionales y corporativas estableciendo estándares sanitarios para nuestra industria y haciéndolos extensivos a nuestros proveedores”, dijo Elizalde, y agregó que lo más importante es la salud de sus colaboradores.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Fausto Cuevas, director general de la asociación que reúne a los armadores de automóviles, AMIA, respondió a una solicitud de Reuters que siguen en trabajos de revisión con los representantes de las empresas a nivel interno y que de momento no harían más comentarios al respecto.

En Estados Unidos, la industria automotriz empezó a reactivarse el lunes, con algunas plantas de ensamblaje de vehículos reabriendo tras el cierre por el coronavirus, mientras que los proveedores se preparaban para apoyar un sector que representa aproximadamente el 6% del Producto Interno Bruto (PIB) en ese país.

Voces a favor y en contra

México, que registró su primer caso de coronavirus semanas después que Estados Unidos y Canadá -países con los que forma una de las mayores regiones económicas del mundo-, ha optado por reanudar sus actividades industriales a pesar de las voces que demandan prolongar el confinamiento de la población.

Diversos organismos empresariales habían advertido, sin embargo, que dilatar la reactivación económica hasta junio podría traducirse en una ruptura de las cadenas de suministro en América del Norte, en una recesión más profunda y en mayores pérdidas de empleos.

Tras contraerse ligeramente en 2019, su primer revés en una década, la segunda mayor economía de América Latina volvió a caer en el primer trimestre, en medio de la incertidumbre generada por las políticas de López Obrador sobre la inversión, según las cámaras empresariales, y de los primeros efectos de la emergencia del coronavirus.

Sigue la información de los Negocios en nuestra sección especializada

Además de darle luz verde a estas industrias, en este inicio de semana podrán levantar su confinamiento y retomar actividades laborales, comerciales y escolares cerca de 300 municipios de los casi 2,500 del país, por estar libres de contagio y colindar con otros donde tampoco hay casos.

La reapertura gradual de la economía mexicana se produce mientras el país cifra en 49,219 los casos de coronavirus y en 5,177 los fallecidos, aunque las autoridades sanitarias han admitido que el número de contagiados podría ser mucho más elevado. 

banner download Forbes
 

Siguientes artículos

Amazon planea una inversión en telefonía móvil
Amazon planea invertir 2,000 mdd en telefonía móvil
Por

La empresa norteamericana planea invertir en la operadora telefónica que hoy es la tercera empresa más importante de la...