Sin duda el Día Mundial de la Tierra en 2020 es diferente a todos los demás. Lo vivimos en medio de la pandemia del Covid-19 que ha cobrado la vida de 163,000 personas y contagiado al menos a dos millones, alrededor del mundo, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La llegada de este nuevo virus, no es algo nuevo ni probablemente detenga el origen o surgimiento de otros microorganismos, una vez que se encuentre un tratamiento o vacuna efectiva ante el Covid-19. Es una muestra del paso de la humanidad en un planeta que no ha sido protegido ni respetado. Las zoonosis (enfermedades infecciosas transmitidas de animales a humanos) prosperan cuando se presentan cambios en el medio ambiente, de acuerdo al informe Fronteras 16, del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Pero esto es solo la punta del iceberg de un problema aún más grande; nuestros patrones actuales de consumo no son sostenibles y necesitan reformularse. Desde 1950 hasta el día de hoy se han fabricado aproximadamente 8,300 millones de toneladas de plástico de un solo uso, que refuerzan la insostenible cultura de usar y tirar, de acuerdo con datos de Greenpeace.

 El 91% de estos plásticos no se reciclan debido a la gran diversidad de materiales empleados en su fabricación, la mayoría termina en vertederos, incinerados o en ríos y mares, cualquiera de estos destinos desfavorables para la vida humana. Hoy más que nunca queda claro que reciclar no es suficiente.

Por ejemplo, de los peces que llevamos a nuestra mesa, al menos el 20% presentó microplásticos en el estómago, evidenciando que la presencia de los plásticos permea todo el consumo humano. Un estudio elaborado por GreenPeace y la UNAM identificó los tipos de pescados con mayor cantidad de microplásticos: el “pajarito” (Hemiramphus brasiliensis) presentó 15.8 fragmentos plásticos, la especie mero bobo contenía 7.5 y el huchinango ojo amarillo (Lutjanus vivanus) tuvo 3.63 piezas.

Otra arista que no hay que perder de vista es la contaminación del aire, la cual podría parecer inofensiva, pero en realidad es la más letal. Cada año, entre siete y ocho millones de personas mueren de forma prematura debido a la mala calidad del aire, afectando al 90% de la población mundial y cobrando la vida de de 600,000 niños, de acuerdo con datos del PNUMA.

Según la evaluación del International Union for Conservation of Nature (IUCN), a nivel mundial se han extinguido 79 especies de mamíferos, 23 de reptiles, 36 de anfibios y 134 de aves. Haciendo especial hincapié que 1,143 mamíferos viven bajo amenaza, de un total de 5,506. Un dato preocupante, ¿no lo crees?

En tanto, las Naciones Unidas ya han establecido al 2030 como una fecha límite para que se cumplan los compromisos actuales del Acuerdo de París, sin embargo, debido a la poca acción de los gobiernos se estima que las temperaturas aumenten hasta 3.2 grados Celsius para esa fecha, muy por encima del límite establecido por los científicos del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), de 1.5 grados.

Esto desencadenaría la frecuencia e intensidad de los impactos climáticos, como las olas de calor y las tormentas presenciadas en todo el mundo. Además de la muerte del 75% de los arrecifes de coral y también afectará gravemente la producción de alimentos.

También lee: Reportan niveles hasta 50% más bajos de contaminación en Europa tras aislamiento social por Covid-19

Sin lugar a duda este Día Mundial de la Tierra no está nada lejos del primero que se presentó en 1970, donde 20 millones de personas protestaron por una crisis ambiental caracterizada por los derrames de petróleo, el smog y la contaminación de los ríos. En ese momento, fue un evento cívico a favor del medio ambiente y un ejemplo de unidad ante las acciones insostenibles.

Este Día Mundial de la Tierra es momento de hacer conciencia sobre nuestros hábitos de consumo y la forma en la que vivimos. Además de exigir a nuestros gobiernos el impulso de energías limpias y la aplicación de medidas y sanciones a las empresas más contaminantes, sin dejar de lado las acciones individuales. Únicamente con una reformulación ambiental la humanidad podrá seguir viviendo.

 

Siguientes artículos

Covid-19
Suman 12 millones de contagios de Covid-19 en el mundo
Por

Según la OMS, el número de casos es el triple que el de las enfermedades graves por influenza registradas anualmente