El presidente dará a conocer su propuesta en una reunión de la Asociación Estadounidense de Pensionados (AARP, por sus siglas en inglés), que junto con grupos de derechos de los trabajadores y de los consumidores, ha hecho campaña para lograr un cambio en la actual legislación.

Reuters

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ordenará el lunes al Departamento del Trabajo que impulse nuevas normas para evitar conflictos de intereses entre las corredurías de Wall Street que asesoran a clientes sobre sus inversiones vinculadas a pensiones, dijeron funcionarios del Gobierno.

PUBLICIDAD

La medida obligará a las corredurías a seguir “estándares fiduciarios” para priorizar los intereses de los clientes sobre los de las firmas, dijeron.

La propuesta es rechazada por muchos republicanos y firmas de inversiones que temen que el plan limite las ganancias de las corredurías.

Las nuevas normas recortarán los “pagos ocultos” que los asesores financieros pueden recibir cuando alientan a sus clientes a comprar productos más costosos que podrían no ser la mejor alternativa para los inversores, según los funcionarios.

Aquellas prácticas cuestan a las familias trabajadoras y de clase media unos 17.000 millones de dólares al año, según estimaciones de la Casa Blanca.

“El presidente pedirá al Departamento del Trabajo que establezca la aprobación de normas actualizadas a fin de garantizar que los estadounidenses responsables que están ahorrando para su retiro obtengan una buena proporción de retornos sobre sus ahorros”, dijo Jeff Zients, jefe asesor económico de Obama, en una rueda de prensa.

La iniciativa del Gobierno por una normativa más estricta está en línea con el mensaje de Obama sobre darle un impulso a la clase media, un tema que posiblemente dominará la campaña presidencial del 2016.

El presidente dará a conocer su propuesta en una reunión de la Asociación Estadounidense de Pensionados (AARP, por sus siglas en inglés), que junto con grupos de derechos de los trabajadores y de los consumidores, ha hecho campaña para lograr un cambio en la actual legislación.

La industria teme que una modificación de las normas pueda reducir las compensaciones de los operadores y limite los tipos de productos de inversión para sus clientes. La feroz campaña de las firmas de Wall Street obligó al Departamento del Trabajo a retirar una primera propuesta revelada hace unos años.

El Departamento del Trabajo ha estado trabajando por varios años para reformar las normas sobre las firmas que proveen asesorías a clientes en torno a planes de retiro como el 401(k) y a cuentas individuales de jubilación.

El departamento desea que estos asesores queden bajo el alto estándar de “fiduciario” que daría prioridad a los intereses de los clientes. Actualmente, muchas corredurías en Wall Street sólo requieren sugerir productos que puedan ser “apropiados” para los inversores.

 

Siguientes artículos

Wall Street abre a la baja
Por

En la sesión del lunes, los índices Dow Jones, S&P y Nasdaq cedían 0.15, 0.10 y 0.04% respectivamente, tras el anunc...