Reuters.- La oposición venezolana convocó el jueves a su primera protesta nacional de este año en contra de unas elecciones que califica de “fraudulentas” y considera que buscan perpetuar al presidente Nicolás Maduro y su modelo causante de “miseria”.

El llamado a volver a las calles el 17 de marzo fue hecho durante la presentación del “Frente Amplio Venezuela Libre”, un movimiento que agrupa a partidos políticos de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) y también a sectores sindicales, de empresarios, estudiantes, profesores y religiosos.

Los principales partidos que se oponen a Maduro y llamaron a no participar en las elecciones adelantadas para el 20 de mayo habían dejado de convocar el año pasado a este tipo de movilizaciones, una vez que una ola de cuatro meses de protestas casi diarias no lograron la salida del mandatario y dejaron 120 personas fallecidas.

El acto, en un teatro de Caracas, fue además la primera ocasión en meses que distintas vertientes partidistas opositoras se vieron unidas en público. Al evento no asistió Henri Falcón, un dirigente opositor que se inscribió como candidato, en contra de la decisión de la coalición de grandes partidos.

PUBLICIDAD

Puedes leer:  TPP-11 nace con una guerra comercial a punto de estallar

“Anunciamos la protesta en contra del fraude para el próximo 17 de marzo”, dijo Víctor Márquez, presidente de la Asociación de Profesores Universitarios durante la reunión.

Sin tiempo “ni condiciones democráticas, se organiza para el 20 de mayo una votación fraudulenta a fin de impedir el cambio de Presidente y del modelo político-social causante de esta miseria”, dijo el Frente en su manifiesto constitutivo.

La acción es el primer paso de las fuerzas opositoras para presionar por unas elecciones competitivas. Un representante de Naciones Unidas dijo en la semana que las condiciones para la votación presidencial no eran creíbles.

 

Siguientes artículos

Sergei Skripal-exespia ruso
Reino Unido advierte respuesta firme por ataque a exespía ruso
Por

La prensa británica y algunos políticos han especulado con la posibilidad de que Rusia esté detrás del ataque.