La riqueza natural de México es innegable, aunque también está rodeada de múltiples fenómenos que impactan en la vida de sus habitantes.

Los daños y pérdidas estimados por desastres naturales ocurridos en 2016 ascendieron a 13,793 millones de pesos, 22.5% menos que el año anterior, una cifra cercana al 0.07% del producto interno bruto, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Gobernación (Segob).

Para entender mejor la geografía nacional, el gobierno mexicano ha incorporado el Atlas nacional de riesgos, que tiene como finalidad integrar información de diferentes instituciones del gobierno, estados, municipios y de la Ciudad de México. También busca valorar posibles escenarios de afectación de un fenómeno natural.

En palabras de Lucrecia Torres Palomino, subdirectora de sistemas de información de Centro Nacional de Prevención de
Desastres, los Atlas de Riesgos “son instrumentos que sirven como base de conocimientos del territorio y de los peligros que pueden afectar a la población y a la infraestructura en el sitio, pero también son herramientas que nos permiten hacer una mejor planeación del desarrollo para contar con infraestructura más segura y de esta forma contribuir a la toma de decisiones para la reducción de riesgos de desastres”.

PUBLICIDAD

Por ejemplo, en el caso de los sismos, gestiona el uso correcto del suelo para no construir en zonas de peligro.

Las leyes mexicanas establecen que las autoridades de Protección Civil de todos los niveles de gobierno deben desarrollar y actualizar sus atlas de riesgos.

Los fenómenos que incorpora se dividen en cinco ejes:

Geológicos. Sismos, erupciones, volcánicas, tsunamis, inestabilidad de laderas y hundimientos.
Hidrometeorológicos. Ciclones tropicales, lluvias extremas, inundaciones, tormenta de nieve y granizo
Químico-tecnológicos. Incendios, explosiones, fugas tóxicas, radiaciones y derrames.
Sanitario-ecológicas. Epidemias, plagas y contaminación del aire, agua y suelo.
Socio-organizativos. Accidentes de tránsito. Suspensión de servicios vitales.concentraciones o movimientos masivos de población.

Si quieres conocerlo con mayor detalle, te compartimos el enlace web, además de un tutorial para que puedas usarlo fácilmente.

 

Siguientes artículos

Lentos y poco transparentes, los recursos para la reconstrucción de CDMX
Por

Edgar Tüngí, actual titular de la comisión de Reconstrucción de la Ciudad de México, admite que los candados de la Ley d...