En los últimos años, México ha logrado avances en la paridad de género en materia política, como que hoy en día exista un equilibrio de casi 50% para ambos sexos en las dos cámaras legislativas, pero hay muchos temas en el tintero como una equidad de género sustantiva, que este tipo de políticas lleguen a otras instituciones del Estado y que se reconfigure el concepto de participación política.

La lucha de las mujeres para ganar terreno en el ámbito político ha tenido varios logros, el último de ellos la Reforma Constitucional de Paridad de Género en los órganos del Estado en junio de 2019, así como tener una 49% de ocupación femenina en la Cámara de Diputados y 50% en la de senadores en la actual legislatura, pero esto sólo es un punto de partida.

Mirada histórica

En su historia contemporánea, México han tenido nueve gobernadoras: cinco del Partido Revolucionario Institucional (PRI); dos de la Revolución Democrática(PRD);una de Acción Nacional y una de Morena. La primera de ellas fue la priista Griselda Álvarez Ponce de León en los años 70, mientras las dos últimas fueron la panista Martha Erika Alonso, quien falleció menos de un mes después de tomar el cargo y la actual jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

TAMBIÉN LEE: Pese a violencia de género, México destaca por participación de mujeres en política: ONU

En cuanto a dirigentes nacionales de los partidos políticos, 6 mujeres han presidido al PRI en más de 70 años de historia; en 80 años una mujer nunca dirigido el PAN; el PRD ha tenido dos presidentas; mientras Morena tuvo una dirigente desde su creación en 2014.

Ninguna mujer ha sido presidenta de México

Si bien la paridad ha llegado a los congresos locales y federales, la Junta de Coordinación Política (Jucopo) en San Lázaro está integrada por cuatro mujeres de un total 11 personas, en tanto en el órgano homólogo del Senado de la República hay dos mujeres de un total de ocho coordinadores parlamentarios. Aunque cabe destacar que las mesas directivas de ambas instancias son presididas por mujeres y su integración en mayoría también.

Legislatura de la paridad

Una vez alcanzada la paridad de género en el ámbito legislativo lo que se necesitan son políticas públicas para que se resuelva la desigualdad que viven las mujeres en la vida cotidiana, refirió Beatriz Santamaría Monjaraz, titular de la Unidad para la Igualdad de Género de Cámara de Diputados

La unidad a cargo de Santamaría Monjaraz se encarga de transformar el parlamento desde su interior, así como de construir una política de igualdad entre hombres y mujeres, para así lograr un cambio en la cultura institucional en la vida de las personas de dicho recinto, explicó la coordinadora en entrevista para Forbes México.

“(Debemos) ir más a fondo, incluir la perspectiva de igualdad de género en las leyes, en los procedimiento, en las normas al interior de los parlamentos”, refirió.

TAMBIÉN LEE: 6 de cada 10 agresiones a mujeres en política son por machismo

Algunas de las acciones que realiza dicho ente es el fortalecimiento de las licencias de maternidad y paternidad en el personal, al igual que la creación de procesos de contratación igualdad de oportunidades, indicó.

“(Hay que) incluir la perspectiva de género al interior de las instituciones, al interior de la norma, al interior de los reglamentos de la vida de las personas, mejorar o impulsar acciones de igualdad que concilien la vida laboral de las personas”, subrayó la titular de la unidad de género en San Lázaro.

Santamaría Monjaraz resaltó que algunos congresos locales cuentan con una unidad como la que ella preside en la Cámara de Diputados, entre los cuales se encuentran Baja California Sur, Chihuahua, Guerrero, Ciudad de México, Estado de México, Veracruz, Hidalgo, Jalisco y Quintana Roo.

Paridad sustantiva

No basta con tener una paridad de género en el congreso, porque todavía no es sustantiva y no hay una agenda clara sobre género por parte de las autoridades federales, sentenció Raquel Ramírez Salgado, experta en temas feministas.

“Aspiramos a la paridad sustantiva y no nada más a igualdad en términos de numero sino en el ejercicio del poder, pero nos referimos al poder que pueda ser transformador, en los derechos políticos, sociales y económicos de la mujer”, comentó a este medio digital.

Las políticas públicas que fomenten la participación de las mujeres en la política deben ir acompañadas de un cambio cultural de la sociedad, ya que “las leyes no cambian la mentalidad”, insistió.

Se debe apartar a los partidos políticos del tema, ya que quieren llevar estos ámbitos a sus agendas; la politización que le interesa al movimiento feminista es la crítica hacia la estructuras del poder, expresó la comunicóloga de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Te puede interesar: 9 de cada 10 hombres no aceptan a las mujeres en política

La participación política, abundó, no se limita a un proceso electoral o a ocupar un cargo de elección popular, sino a retomar las formas de organización de las mujeres en los barrios y comunidades porque desde ahí se está teniendo un liderazgo y un impacto con las demás mujeres.

jucopo-diputados

Integrantes de la Junta Coordinación Política en la Cámara de Diputados. / Foto: Twitter Cámara de Diputados.

Hoy en día, el movimiento feminista es quien ha colocado la agenda que las legisladoras han tenido que retomar, por ello la importancia que se tiendan puentes y se amplíe un diálogo entre estos dos sectores, de acuerdo con Esperanza Palma Cabrera, socióloga de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

El principio de paridad es un avance, detalló la experta en ciencias sociales, pero las mujeres en la política se tiene que enfrentar con estereotipos por su género, ya que no son evaluadas de la misma manera; lo cual se refleja en la manera en que son tratadas por los medios de comunicación y las formas tradicionales de hacer política.

“Hemos tenido muy pocas mujeres candidatas, lo habla de que sigue habiendo obstáculos a estereotipos culturales. El funcionamiento y la lógica dentro de los partidos son muy masculinizadas, que excluyen a las mujeres en el proceso de selección”, indicó.

“Nos mandan al matadero (político)”

México tiene que lograr que no sólo las mujeres participen y ganen elecciones, sino que tengan espacios con mayor incidencia en la toma de decisiones, ahí es donde aún queda mucho por avanzar, remarcó la senadora priista, Claudia Ruiz Massieu Salinas, a este medio de comunicación.

“Nos falta que eso se traduzca más es un igualdad sustantiva, en los espacios de toma de decisión, que la agenda que nos convoca a todas sea más efectiva para atacar temas en cómo la violencia política de género”, detalló.

Para la legisladora este cambio también es un reto cultural, de modificación de los patrones culturales que radican en los modelos de toma de decisión; ya que aún con todas las leyes necesarias sin un cambio de este tipo no se pueden ver resultados.

Cuando una mujer quiere escalar en la política no importa su trayectoria, los resultados con los que cuente o el compromiso que tenga, “siempre es empezar desde cero, volver a probarle a los demás como si fueras nueva”, algo contrario a lo que sucede con los varones, a quienes se les dan oportunidades más grandes, señaló la excanciller.

Lee también: Mujeres en la política y la política de las mujeres

“Que no nos manden al matadero”, que no se seleccionen a candidatas mujeres a elecciones en municipios, diputaciones o estados poco rentables por considerarlas con pocas capacidades para el trabajo político, exhortó la senadora Xóchitl Gálvez Ruiz a la clase política.

mesa-directiva-diputados

Integrantes de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados. / Foto: Cámara de Diputados.

Gálvez Ruiz aclaró no ser militante de Acción Nacional pero sí como una legisladora que se identifica con valores del partido, bajo ese esquema motivó al blanquiazul a tener mayor apertura de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres: a no criminalizar a las que realicen un aborto.

“No pido que cambien su postura a favor de la vida, que es una parte de los principios del PAN, pero sí apertura a no criminalizar en los estados gobernados por el PAN a las mujeres que llegan a tener un aborto. Esta bien que defiendan la vida pero que no criminalicen a las mujeres”, subrayó.

Ramírez Salgado, experta de la máxima casa de estudios, reiteró la importancia de cambiar el imaginario colectivo de la clase política, tanto en hombres como en mujeres, además de sacar lo político de lo partidista.

“Desgraciadamente no siempre el hecho de ser mujer garantiza que tienes conciencia de género o que vas a llevar una agenda o una promoción de los derechos humanos de las mujeres. Por eso necesitamos que lleguen mujeres y hombres capaces, personas éticas y que tragan un compromiso con las mujeres”, advirtió.

 

Siguientes artículos

Comercios del Centro Histórico cerrarán el fin de semana por no respetar medidas sanitarias
Por

Ante la falta de cumplimiento en las medidas sanitarias durante la reapertur de los negocios del Centro Histórico, cerra...