Petróleos Mexicanos (Pemex) debe diversificar sus riesgos petroleros con la iniciativa privada mediante farmouts, más rondas y contratos de servicio, dijo EY.

«No es incompatible que hayan un México y Pemex fuertes, con buenos términos, cero corrupción y diversidad de instrumentos», declaró Alfredo Álvarez socio líder de energía para la consultora en la región Latam, durante una conferencia de prensa.

El especialista energético recordó que Pemex posee 500 campos petroleros, pero solo se ha concentrado en 63, donde 80% de las reservas son 3P (probadas, probables y posibles), con amplia dificultad para extraerlas.

«Si Pemex tuviera 40,000 millones de dólares para gastar en un año, se podría dar el lujo», comentó.

En cambio, si licitara el 20% de esas reservas 3P, los porcentajes que otorgan las compañías son «bestiales».

De acuerdo con la Comisión Nacional de Hidrocarburos, las inversiones privadas en información y en contratos de exploración y extracción, más los ingresos al Estado, ascienden a 7,568 millones de dólares en un periodo de tres años.

En diciembre de 2018, el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador canceló las subastas petroleras y pospuso una ronda de asociaciones privadas, bajo la premisa de que los jugadores privados tendrán que demostrar resultados antes de continuar con estos procesos.

 

Meta retadora

Ante la pregunta de si México alcanzará la meta de producción de 2.4 millones de barriles diarios hacia 2024, Álvarez dijo que era una meta retadora.

Consideró que sí era alcanzable si Pemex invertía correctamente sus recursos, aunque enfrenta variables como el precio del crudo, que podrían afectar sus planes ante una caída.

«Se olvida que el precio en 2016 cayó a 18 dólares por barril», recordó Salvador Ugalde, socio de EY sector energía.

 

Siguientes artículos

Hacienda analiza hacer ajustes al presupuesto 2019
Por

Los ajustes no cambiarán el superávit primario y la inversión pública, aseguró el subsecretario de Hacienda y Crédito Pú...