Mientras que los padres de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa marchaban por la Ciudad de México para demandar justicia a estos jóvenes, el presidente Enrique Peña Nieto aseguró que llegará “hasta las últimas consecuencias en la investigación” para que los responsables paguen por el crimen y se sepa qué fue lo que ocurrió ese 26 de septiembre de 2014.

Desde Cartagena de Indias, donde viajó para presenciar la firma del acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y la guerrilla, el mandatario mexicano aseguró que el interés prioritario “es precisamente saber qué fue lo que ocurrió” esa noche en Iguala, Guerrero.

El mandatario dijo que su gobierno trabaja para dar con todos los responsables, entre ellos miembros del crimen organizado, autoridades y policías municipales, y que la investigación “sigue su curso”, reforzada con la participación de organismos internacionales.

Cabe recordar que un grupo de expertos designados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) trabajó en el caso durante más de un año, y denunció graves irregularidades en la investigación, además de que tiró la versión oficial de lo que había ocurrido en Iguala y apuntaba que los jóvenes habían sido asesinados y desaparecidos por organizaciones criminales, y eximía de responsabilidad a miembros de la Policía.

PUBLICIDAD

La noche del 26 de septiembre de 2014 policías de Iguala y Cocula atacaron a tiros a los estudiantes normalistas que se desplazaban en autobuses, que habían tomado, para asistir a una manifestación en la Ciudad de México.

El ataque dejó seis muertos, 25 heridos y 43 estudiantes desaparecidos, quienes -según la investigación oficial- fueron entregados esa misma noche a miembros del cártel de Guerreros Unidos, que los asesinaron e incineraron en un vertedero de basura en Cocula.

Los expertos independientes de la CIDH pidieron abrir nuevas líneas de investigación, entre ellas la participación de policías del municipio de Huitzuco y el traslado de drogas en uno de los autobuses tomados por los jóvenes como posible móvil del crimen.

El Gobierno mexicano se comprometió a seguir las recomendaciones y el pasado mes acordó con los padres de las víctimas las características del mecanismo de seguimiento del caso de la CIDH.

Mientras tanto, en la marcha realizada este lunes a dos años de esos hechos, los padres de los normalistas, organizaciones sociales y estudiantes marcharon bajo el grito de “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”, por el centro de capital para exigir justicia.

La manifestación comenzó en el Ángel de la Independencia con dirección al Zócalo capitalino, donde se realizará un mitin. De acuerdo con las autoridades, ya se encuentra reabierta la circulación en ambos sentidos de Paseo de la Reforma.

 

Siguientes artículos

Renegociar el TLCAN no funciona: Jacobson
Por

El TLCAN ha beneficiado a los tres países después de 23 años de establecido. Para la embajadora de Estados Unidos en Méx...