Por Dan Alexander

El Secretario de Comercio, Wilbur Ross, ingresó al gobierno a principios de 2017 con una cartera de inversiones plagada de conflictos de interés, y para el verano de 2018, un coro de legisladores pedía investigaciones. Bajo presión, Ross prometió vender todas sus participaciones de capital, una medida que resultó ser costosa. En última instancia, negoció uno de sus activos más valiosos, un interés de aproximadamente 25 millones de dólares (mdd) en un fondo de envío, por menos de la mitad de lo que valía, según la documentación revisada por Forbes. Solo ese trato eliminó alrededor de 15 mdd de la fortuna personal de Ross, lo suficiente para borrar cualquier ganancia que hubiera obtenido de sus desventuras éticas.

El secretario de Comercio no respondió a las múltiples solicitudes de comentarios antes de la publicación, pero sí emitió una declaración después de que se publicó la historia: «Los informes de Forbes están llenos de numerosas inexactitudes y errores de caracterización, por no mencionar un malentendido aparentemente intencional de las reglas, regulaciones y acuerdos. No dignificaré estas afirmaciones con ningún comentario adicional».

Parece claro que Ross no se propuso perder dinero en la presidencia de Trump. Tan pronto como Trump ganó las elecciones, el valor de los bancos se disparó con la esperanza de una desregulación. Uno de los fondos de Ross, WLR Recovery Fund IV, se movió para retirar sus participaciones en dos firmas financieras, Virgin Money y Cascade Bancorp. WL Ross «utilizó este viento como una oportunidad», explicaron los colegas de Ross en una carta confidencial a los inversionistas sin expresar ninguna incomodidad por el hecho de que su jefe estaba apostando evidentemente a las políticas de la administración de Trump casi al mismo tiempo en que fue designado para unirse a ella.

«Cuando elegí aceptar la oferta del presidente Trump para unirme a su administración», agregó Ross en una segunda declaración, «a sabiendas hice sacrificios económicos, tanto en términos de mi cartera de inversiones existente como en términos de oportunidades futuras de generación de ingresos para poder devolver al país a través del servicio público. Cualquier caracterización de lo contrario es simplemente errónea».

Una vez que Ross estuvo en el cargo, su cartera demostró ser una mezcla de ganadores y perdedores. Lo único que era consistente eran los dolores de cabeza éticos que creaba. Programó una reunión el 22 de marzo de 2017 con el CEO de Chevron para hablar de negocios, a pesar de que su esposa tenía una participación de 400,000 dólares en el gigante petrolero, según un análisis de las solicitudes federales. Al aferrarse al activo, ella ayudó a poner a Ross en riesgo de violar una ley de conflictos de intereses criminales, pero no le hizo ningún bien económico a la pareja. Cuando la esposa de Ross vendió el interés dos meses después, las acciones de Chevron bajaron un 3%.

Ocho días después de la reunión de Chevron, el calendario de Ross incluyó una reunión con el CEO de Boeing, a pesar de que su esposa tenía una participación en el negocio por un valor de más de 2 mdd. Las acciones de Boeing aumentaron un 2.5% en el momento en que vendió sus acciones aproximadamente un mes después. No hay evidencia de que las acciones oficiales de Ross contribuyeran al aumento en el valor de las acciones, pero la venta retrasada ciertamente lo benefició.

Ross se acostumbró a retrasar sus desinversiones, al parecer prestando poca atención a posibles conflictos de intereses. Durante la mayor parte de su primer año en el cargo, mantuvo intereses en los fondos principales de su firma de capital privado, WLR Recovery Fund III, IV y V.

El Fondo III había vendido la mayoría de sus participaciones antes de que Ross llegara a Washington, pero todavía tenía interés en una compañía de autopartes con sede en Luxemburgo llamada International Automotive Components Group. Eso creó un desastre ético cuando Ross se reunió con un grupo de la industria cuyos miembros aparentemente incluían al International Automotive Components Group el 24 de abril de 2017. Sin embargo, el valor del negocio de autopartes disminuyó aproximadamente un 35% entre el final del primer y último trimestre de 2017, según los documentos obtenidos por Forbes.

El valor del Fondo IV, mientras tanto, fue arrastrado hacia abajo por las inversiones de envío, que presentaron sus propios problemas. Los mayores inversionistas en una de las compañías, Diamond S Shipping, incluían tanto el antiguo fondo de capital privado de Ross como el gobierno de China. Otra empresa, Navigator Holdings, contó una compañía parcialmente propiedad de compinches de Vladimir Putin entre sus principales clientes. Sin embargo, Ross mantuvo su interés en el fondo durante sus primeros ocho meses en el cargo. Cuando finalmente se vendió, las acciones de Navigator apenas se habían movido, y el valor de Diamond S había caído aproximadamente un 15%, según los documentos internos.

Al Fondo V le fue un poco mejor, gracias a los buenos resultados de un negocio de concreto con sede en Texas y otra compañía de envíos, Nautical Bulk Holdings. Pero sus retornos aún no pudieron mantenerse al día con el S&P 500.

Para octubre de 2017, Ross no tenía tiempo de vender. En su acuerdo de ética, dijo que se desharía de los fondos en los primeros 180 días después de su confirmación, o si no, durante un período de extensión de 60 días. Entonces, el 25 de octubre, exactamente 240 días después de su confirmación, Ross vendió parte de sus intereses a los fondos administrados por Goldman Sachs. Dado que esperó hasta el último día posible para deshacerse legalmente de los activos, parece seguro que terminó vendiendo con un descuento.

Al día siguiente, el 26 de octubre de 2017, un reportero de The New York Times contactó a Ross con una lista de preguntas sobre su relación con Navigator, la compañía vinculada a Putin. Antes de que se publicara la historia, Ross hizo una venta corta contra Navigator, esencialmente apostando a que las acciones de la compañía disminuirían. Cuando la historia finalmente salió a la luz, el 5 de noviembre de 2017, las acciones no se desplomaron inicialmente, pero se redujo un 4% cuando Ross vendió 11 días después, aparentemente reforzando su fortuna entre 3,000 dólares y 10,000 dólares.

El 1 de noviembre de 2017, el día después de que Ross realizara la venta corta de Navigator, firmó una declaración jurada de que había cedido todo lo que previamente le había dicho a los funcionarios federales de ética. Pero eso no era cierto. De hecho, Ross todavía tenía más de 10 mdd en acciones en Invesco, la empresa matriz de su antigua firma de capital privado. El mes siguiente, vendió esas acciones y se embolsó al menos 1.2 mdd más de lo que tendría si las vendiera cuando prometió por primera vez.

En junio, Ross admitió que tampoco había vendido un interés en una compañía llamada Air Lease. En los 13 meses posteriores a que Ross había prometido vender las acciones, estas subieron un 20%, lo que significa que cobró 12,000 dólares más de lo que hubiera hecho.

También en junioForbes reveló que Ross había presentado una declaración falsa a los funcionarios federales de ética, respecto a la venta corta de Navigator y que había servido como socio comercial al gobierno de China. Ross consiguió una reprimenda en Capitol Hill. Tres legisladores le pidieron a la SEC que abriera una investigación de información privilegiada. Y el principal funcionario de ética en Estados Unidos acusó a Ross de poner en peligro la confianza pública en el gobierno.

Mientras ocurría todo eso, Forbes estaba dando los toques finales a otra investigación, que detallaría las reuniones de Ross con docenas de compañías vinculadas a su fortuna personal, incluidos Boeing y Chevron. Ross sabía que venía, habiendo sido contactado varias veces sobre la historia. Tarde en la noche, el 12 de julio, el día antes de que saliera la nueva historia, Ross hizo un anuncio dramático. «Para mantener el fideicomiso público, he ordenado que todas mis participaciones de capital sean vendidas y que los ingresos se depositen en valores del Tesoro de los Estados Unidos».

Mantener esa promesa resultó ser más difícil que hacerla. Un mes después, a mediados de agosto, Ross le dijo a los funcionarios federales que todavía estaba trabajando para vender algunos de sus intereses. La más valiosa fue una entidad llamada Starboard WLR Associates L.P., que mantenía el interés de aproximadamente 25 mdd de Ross en un fondo de envío llamado Fondo de Recuperación de Transporte, según la documentación revisada por Forbes.

Atrapado en una venta fugaz autoimpuesta, el secretario de Comercio terminó vendiéndola este otoño a una tienda de capital privado llamada Siguler Guff, según la documentación. ¿El precio final? Menos de 10 millones de dólares.

La estafa del Secretario de Comercio de EU vale al menos 120 mdd

 

Siguientes artículos

Selección 2018 | La aceleradora que quiere cerrar la brecha de género en las startups
Por

El proyecto de Morgan Stanley busca recuperar todo el potencial que no ha sido aprovechado, invirtiendo únicamente en em...