Reuters.- La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) ganó el lunes en una jornada con escasos negocios, pero marcó su peor trimestre en más de 17 años, impactada mayormente por dudas sobre el nuevo gobierno, además de preocupaciones sobre el crecimiento global y el comercio, mientras que el peso cerró el año estable.

El referencial índice bursátil S&P/BMV IPC subió en la última sesión del año un 0.44% a 41,640.27 puntos, con un reducido volumen de 67.7 millones de títulos negociados.

La plaza registró una caída acumulada de 15.89% en el último cuarto del 2018, su peor desplome para un periodo de tres meses desde septiembre de 2001, cuando Estados Unidos sufrió ataques terroristas con aviones tripulados.

El índice accionario líder mexicano también anotó una caída anual acumulada de 15.63%, la más pronunciada desde 2008, cuando fue de 24.23%.

PUBLICIDAD

Los mercados globales han estado deprimidos este año por las disputas comerciales del presidente estadounidense, Donald Trump, con China, la incertidumbre sobre la planeada salida de Gran Bretaña de la Unión Europea y, más recientemente, el cierre del Gobierno federal de Estados Unidos.

En cuanto a factores internos, lo que golpeó la confianza de inversionistas en los últimos tres meses del año fue la forma de tomar decisiones del nuevo Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, dijo James Salazar, economista de CI Banco.

 

Siguientes artículos

Bolsa mexicana tendría su mayor caída anual desde 2008
Por

La BMV también se perfilaba a marcar su peor trimestre en más de 17 años.