El Plan Nacional de Desarrollo de Enrique Peña Nieto dejó de ser un mamotreto no entendible y ahora es un documento con estrategias muy claras.

 

 

A principios de semana, opacado por el escándalo del PAN, se dio a conocer vía el Diario Oficial de la Nación, el Plan Nacional de Desarrollo, que regirá los destinos estratégicos del país durante los próximos seis años.

PUBLICIDAD

El documento está muy bien hecho y con un planteamiento con una lógica estratégica muy bien estructurado. Llama la atención los comentarios que se incluyen de la consulta que se hiciera con más de 200,000 personas, unos que participaron en las reuniones para tal fin en toda la República y otros por medio de la aplicación vía Internet en la página que ex profeso se creó para la consulta del Plan. Tuve la oportunidad de participar en ambos ejercicios, el primero en la Ciudad de Querétaro, en donde participaron más de 3,000 personas, y también llene el cuestionario vía internet, una interesante aplicación, que al final daba el resultado comparativo de lo que uno había contestado contra el resto de las opiniones. Este ejercicio complementa muy bien el ejercicio de la planeación participativa.

El Plan, como ya lo mencione, está muy bien estructurado, es corto, conciso y, sobre todo, muy coherente, con todo lo que se ha vendido negociando en cuestión de las reformas, y los diferentes planes de gobierno. Dejó de ser un mamotreto no entendible y con estrategias muy claras. He tenido la oportunidad de revisar los planes para tres distintos sectores, por intereses de algunos de mis clientes, y el documento da una muy buena guía de por donde se desarrollarán los temas y los sectores.

En la semana encontré unas pocas críticas en algunos medios de comunicación, respecto a que el Plan decía los que´s, pero no los cómos, pero eso tiene una lógica muy sencilla: es un plan estratégico, a partir de su publicación, cada una de las dependencias gubernamentales federales, así como las contrapartes estatales deberán alinear sus planes y acciones a los objetivos del Plan Nacional, para que en conjunto todo el país camine hacia la misma meta.

Una característica que tiene el gobierno de Peña Nieto hasta este momento, guste o no, es que tiene una gran coherencia en sus ejes estratégicos, el discurso de toma de posesión, los conceptos que se tienen y persiguen dentro del pacto y ahora el Plan Nacional de Desarrollo, tienen una línea muy bien definida. Lástima que el pleito del Plan no permitió la difusión adecuada.

Ahora sólo falta que las entidades en todo trabajen en alinear sus planes, para ir todos hacia la misma meta.

 

 

Contacto:

 

Mail:[email protected]

Twitter: www.twitter.com/@Marcovherrera

 

Siguientes artículos

El mexican food tiene un nuevo rostro
Por

Los sabores tradicionales de la comida mexicana, se han convertido en una atractiva propuesta para los chefs de la alta...