La regulación de aplicaciones móviles para contratar servicios de alojamiento en la Ciudad de México continúa en discusión, mientras representantes de estas plataformas apelan a su contribución en la economía local y contribución al fisco, especialistas advierten sobre la necesidad de regular aspectos negativos como la gentrificación y el desplazamiento.

Hoy en día, autoridades del gobierno de la CDMX mantiene mesas de diálogo con todas las partes involucradas para crear una nueva regulación a estas aplicaciones, sin embargo el primer aspecto por aclarar es la definición legal que tendràn las plataformas y que las diferenciarán de los servicios de alojamiento tradicional.

“Lo que queremos lograr es definir en conjunto con las autoridades las características de los espacios y el tipo de alojamiento que ofrece Airbnb y otras plataformas. Es importante aclarar el tipo de espacios que se ofrecen, para que partir de esta definición se pueda definir cuales son las regulaciones para este tipo de alojamiento”, detalló Carlos Olivo, director de comunicación para América Latina de Airbnb.

Te puede interesar: Airbnb paga 50 mdp de impuestos en Ciudad de México

El alojamiento de corto plazo siempre ha existido, pero a través de estas herramientas tecnológicas se hace de más sencilla, por lo tanto una vez entendido este modelo de negocios y definidas las medidas para este sector se tiene que fomentar el crecimiento ordenado, así como el pago de impuestos, explicó en entrevista para Forbes México.

Existen pocos estudios académicos que puedan auxiliar a denotar sobre los impactos positivos y negativos de estas plataformas, por lo que se tiene que trabajar en ello. Además se tiene que impulsar una nueva clasificación en términos de normatividad para la clasificación de uso de suelo para estas aplicaciones, externó el urbanista Enrique Soto Alva.

Ante la posible gentrificación y desplazamiento de algunos pobladores de zonas donde comience a aumentar número de cuartos, casas o departamentos de alojamiento, el presentante de Airbnb detalló que dicho efecto que controlaría de manera independiente: el mercado se regularía solo.

Airbnb forma parte del nuevo sistema, economía colaborativa, el cual en este caso conecta anfitriones que ofrecen un alojamiento a viajeros con cualquier propósito de viaje, abundó Carlos Olivo.

La oferta y la demanda se controla sola, insistió, por lo que la aplicación no tiene control del número de espacios que se pueden ofrecer en ciertas colonias, por lo tanto habrá un momento en que la oferta se va a controlar y no será negocio por el desarrollo de la diversificación del turismo.

TAMBIÉN LEE: Tlatelolco, Tlalpan y Coyoacán, los espacios con más crecimiento de viajeros Airbnb en 2019

“Cuando la oferta se encuentre con la demanda, va haber un momento en el que la misma oferta se va a controlar y no será negocio en Airbnb, por eso desarrollar la diversificación del turismo, queremos que más espacios se ofrezcan en más espacios de la ciudad para que este equilibrio se genere automáticamente y se mantenga” señaló.

Cuando este servicio evolucione a corto plazo, la renta ya no será el mejor negocio y se tendrá que regresar a la renta tradicional, por ello Airbnb quiere diversificar el turismo para traerle diferentes opciones al viajero, subrayó.

Hay zonas de la ciudad como Coyoacán, Tlatelolco y colonias cercanas a Calzada de Tlalpan sur que están teniendo un crecimiento en el número de reservas; zonas como esas son el ejemplo de la diversificación de opciones que le ofrece la plataforma a los viajeros para cualquier objetivo de reservación, delineó el director de comunicación de la plataforma.

“No significa poner la mayor cantidad de habitaciones difíciles, lo importante es el servicio, que la gente dedique el tiempo necesario para sus huéspedes”. “No por poner 7 habitaciones te va a ir bien, queremos que las personas se conviertan en embajadores”, refirió.

Por su parte, Solo Alva remarcó que la regulación entre mercados no funciona, por lo que se tiene que legislar en la materia para tener mayor control sobre los posibles efectos de gentrificación que se podría ocasionar.

TAMBIÉN LEE: Sectur va por regularización de servicios de alojamiento como Airbnb

El experto de la Universidad Nacional Autónoma de México instó a que también se revise sobre los aspectos negativos que le podría ocasionar a los vecinos de un predio el cambio de la dinámica barrial por los usuarios de la plataforma.

“El problema es cuando esa actividad traslada cosas negativas a los vecinos, no están en zonas hoteleras porque los altos niveles del suelo les disminuirían sus ganancias”. Además
“los mercados no se autorregulan, menos cuando generan efectos negativos, esos quien los va a pagar”, refutó el académico.

Por ello, se debe trabajar la revalorización de ciertas zonas para este tipo de actividades, sobre todo las zonas centrales. Al igual, se debería de crear un observatorio inmobiliario para que desde la academia se colabore a un mejor desarrollo para este tipo de regulaciones, denotó el investigador.

A pesar de ello, Solo Alva reconoció que desde la perspectiva urbanística estas aplicaciones puede contribuir al rescate de zonas que están en proceso de deterioro social, con la atracción de nuevos servicios y actividades que beneficien a los pobladores.

En ese sentido, el representante de Airbnb remarcó que la aplicación contribuye a la economía local, puesto que el 80% de los anfitriones recomienda restaurantes y el 60% actividades al aire libre y culturales, lo cual puede tener un impacto positivo no sólo para la gente que renta el espacio, sino para la comunidad.

 

Siguientes artículos

Peso opera debajo de 22 unidades por dólar; bolsa gana por mayor apetito de riesgo
Por

El optimismo persistió pese a las preocupaciones sobre tensiones Washington-Pekín y las protestas masivas antiracismo en...