Aunque autoridades de la 4T y legisladores del partido en el poder insisten en que el decreto con el cual el poder Ejecutivo encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador es claro en la temporalidad y en la forma en que las Fuerzas Armadas participarán en tareas de seguridad pública durante cinco años, hay voces que advierten sobre la ausencia de parámetros estrictos que limiten ese accionar.

“(La participación de las Fuerzas Armadas en la seguridad pública) no puede ser para todo momento, toda ocasión y en todas partes, se tienen que acotar de alguna forma, se tiene que acotar en tiempo, no lo está haciendo, lo hace por el resto del sexenio; el lugar, no lo hace sino para todo el paí­s; y objetivos, está dando objetivos genéricos”, detalló AlejandroMadrazo Lajous, profesor investigador del Programa de Política de Drogas, en entrevista con Forbes México. 

De hecho, el especialista traza una perspectiva muy diferente, al advertir que las medidas carecen de parámetros de control estrictos. 

El pasado 11 de mayo el gobierno de federal publicó un decreto en la Diario Oficial de la Federación (DOF) en el que determina que esa situación se dará en tanto la Guardia Nacional desarrolla su estructura, capacidades e implementación territorial.

Tanto los integrantes de Morena en el Congreso de la Unión como funcionarios del gabinete de López Obrador insistieron que el acuerdo únicamente tiene por objetivo regular la participación del ejército y la marina en las actividades de seguridad pública, pero los organismos de la sociedad civil y expertos en la materia afirmaron que se trata de la militarización de la seguridad pública. 

Sigue las noticias de la política mexicana en este enlace

Al comparecer ante senadores de la República el pasado viernes, Alfonso Durazo, titular de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, afirmó que el decreto tiene la intención de darle mayor funcionalidad al marco jurídico que regula la participación de las Fuerzas Armadas. 

“El acuerdo presidencial ya conocido, complementa el artículo quinto Transitorio de la reforma constitucional que crea la Guardia Nacional; recordar que fue aprobada por unanimidad el año pasado, tanto por el Congreso de la Unión como por las 32 legislaturas locales. El acuerdo consecuentemente no es un acto nuevo ni exclusivo del Ejecutivo Federal, sino un instrumento jurídico adicional que aterriza una disposición constitucional para darle mayor funcionalidad”, aseguró en un encuentro a distancia con los senadores. 

Agregó que con este acuerdo se limita al ejército a ejercer 12 facultades que tiene la Guardia Nacional para regular su actuación y que “deja al margen facultades delicadas que sólo corresponden a la Guardia Nacional”, como facultades para investigar un delito. 

“Esta Administración siempre ha sido transparente, respecto al apoyo que están brindando las Fuerzas Armadas a la Guardia Nacional. Mes a mes se le informa a la ciudadanía en la mañanera, ya conocida mañanera, el estado de fuerza que las secretarías de la Defensa Nacional y de Marina suman a la Guardia Nacional, aunado a las acciones que realizan en apoyo a ésta”, afirmó. 

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

Pero de acuerdo con Madrazo Lajous, aunque en el acuerdo se establece que la participación del Ejército y la Marina  estarán reguladas, fiscalizadas subordinadas y complementaria con la Guardia Nacional en las funciones de seguridad pública, advierte que entre estas dos instituciones existe una coordinación no subordinación. 

“El acuerdo en las instrucciones concretas dice que se ordena la Secretario de Seguridad Pública a coordinarse con el Secretario de la Defensa Nacional, la coordinación es exactamente opuesto a la subordinación. La palabra de coordinación cuando los militares trabajan con los civiles, siempre sistemáticamente ha significado que los civiles se someten a los militares”, advirtió. 

Consulta la Lista Forbes con los empresarios más ricos de México

Disminución de presencia militar 

El secretario de Seguridad, aseguró que conforme se capacita y se integran cuadros de integrantes de la Guardia Nacional se disminuye la presencia de militares e integrantes de la Marina. 

Detalló que en julio del año pasado se integraron 15,375 elementos de la Sedena y 615 de Semar, en tanto que para mayo de este año ya se contaban 1,920 militares y 225 marinos. 

“Esto se debe fundamentalmente a que la Guardia Nacional ha ido avanzando muy puntualmente en su programa de reclutamiento y, frente a cada reclutamiento, viene un relevo proporcional de elementos del Ejército y de la Marina”, afirmó. 

Descarga gratis la edición impresa de Forbes México

 

Siguientes artículos

Disney World reabre con uso obligatorio de mascarillas y con Mickey a distancia
Por

Aunque Florida se convirtió en un epicentro de coronavirus al reportar 109.000 nuevos enfermos en las últimas dos semana...