“Si me salgo de mi confort para dedicarme a la política no es para vacacionar, sino es para solucionar los problemas”, dice Roberto Palazuelos, quien soñó ser presidente municipal de Tulum y hoy está en la antesala de ser candidato a gobernador por la alianza entre PAN, PRD y Fuerza por México Quintana Roo.

El actor conocido como “El Diamante Negro” afirma que siente un haz de discriminación por parte de un grupo de ciudadanos cuando critican y hacen de menos a los cuadros políticos emergidos de las telenovelas y la farándula.

Desde su arribo a Quintana Roo ya contaba con las credenciales para ser político, pero prefirió trabajar por Tulum: “Quintana Roo necesita a un gobernador que sea un gran promotor, yo he sido un gran promotor turístico”, comenta a Forbes México.

Palazuelos asevera que los ataques de la periodista Lydia Cacho no vienen por ser un empresario prominente, sino porque está buscando la gubernatura de Quintana Roo y en las mediciones está, según él, “muy alto”.

“Están bien preocupados los que iban arriba, porque estoy creciendo demasiado en las encuestas y ellos se están haciendo más chicos”, expresa el actor, quien se hizo famoso por interpretar a Roger en la telenovela “Muchachitas”.

“Contrataron a esta mercenaria (Lydia Cacho) para atacarme, pero lo curioso del asunto es que (con) esta señora su mentira sale a luz muy fácil”, manifiesta Palazuelos, quien es dueño de compañías como Grupo Caribeño, Unión Zamatica, Tours Pakal Balam, Roberto Cuarto y Quinto Tulum, Na Glass, Operadora 2 Papatzulis, No todo lo que brilla es oro, Experiencias Diamante y Ahau Eco Garden.

Lee: Roberto Palazuelos quiere gobernar Quintana Roo tras afianzarse como empresario en la entidad

El licenciado en derecho por la Universidad Tec Milenio, campus Cancún, recuerda que la desaparición de personas y despojos de tierras es una investigación realizada por Lydia Cacho hace muchos años en Tulum, la cual escribió y fue publicada sin tener mucho eco entre la población.

“Cuando lees la investigación original, que está en sus redes sociales, ahí jamás me menciona. ¿Qué raro que ahora que estoy creciendo en las encuestas (para ser gobernador de Quintana Roo) ahora sale y me quiere manchar con esas cosas como la desaparición”, comenta.

“Eso de acusar a una persona de asesino y desaparecer personas se me hace gravísimo y demuestra que no hay escrúpulo de ella. También demuestra que no tenido escarmiento de todos los juicios que le han ganado por difamación, ya que Lydia Cacho ha perdido varios juicios por difamación”, declara el empresario.

—¿Roberto Palazuelos desapareció a pobladores de Tulum?

Si yo hubiera desaparecido a alguien ya estuviera en la cárcel. Además qué feo karma. Soy una persona superdecente y vengo de una familia decente. ¿A esta tipa (Lydia Cacho) qué le pasa?.

—¿Las encuestas te ponen ya casi como gobernador de Quintana Roo?

Las encuestas ya me ponen muy cercano a la persona que iba muy alta, pero esa persona lleva haciendo campaña desde hace 3 o 4 años. Yo todavía ni salgo a ser campaña y las tendencias son de que yo voy a crecer muy rápido y ella no tiene para donde apuntalar su campaña.

—¿Qué partido será el que te abanderará?

—Primero estaba luchando porque fuera Movimiento Ciudadano, pero por cuestiones de género irá con una mujer como candidata a las elecciones de gobernador de Quintana Roo. Ahora estamos buscando la alianza del PAN, PRD y Fuerza Por México.

—¿Vemos que la alianza y la oposición usan a actores, actrices y famosos como candidatos?

—Hay actores muy preparados y actores no preparados, actores aptos y hay actores no aptos, pero cualquier mexicano o mexicana que haya nacido en esta tierra tiene derecho a aspirar a gobernar su entidad, municipio o país. Cualquier acto en que digas que un actor no, o un periodista no, un deportista no, pues es un acto discriminatorio.

El hecho de que haya un actor que no está preparado, no quiere decir que no lo esté yo) también. El hecho de que una periodista como Lydia Cacho sea una mercenaria y no sea profesional, no quiere decir que tú lo eres.

—¿Te sientes discriminado por los comentarios en contra de los actores?

—Siento que el hecho de que digan que soy actor, ¿qué tiene? ¿Por qué me discriminan? Soy actor y licenciado en derecho. Además vengo de una familia política y poca gente tiene el abolengo y dinastía política.

Mi bisabuelo fue el secretario de Hacienda de Lázaro Cárdenas, fue secretario de Educación Pública dos veces, fue secretario de Gobernación y proclamó la Ley Agraria, fue embajador en Moscú, fue embajador en Francia.

Mi abuelo fue el presidente del Tribunal de Justicia de Guerrero y era uno de los grandes juristas, así como es el único abogado que tiene una estatua en la costera de Acapulco.

No te pierdas: Semar entra al quite para ordenar el mercado de ferris en Quintana Roo

—¿La estatua de tu abuelo no ha sido tirada por los guerrerenses?

—No la han tirado. ¿Y por qué deberían de tirar su estatua? Si mi abuelo fue un gran promotor de Acapulco toda la vida y mi familia ha hecho el bien por ese destino turístico. ¿Por qué debería de tirarla? Te pregunto…

—¿Pasó en Atlacomulco cuando tiraron la estatua de Andrés Manuel López Obrador?

—Gracias a Dios, mi abuelo fue muy querido.

—¿Reúnes las credenciales para competirle fuerte al que se te ponga enfrente?

—Soy el más preparado para los problemas que enfrenta Quintana Roo. Hay una problemática muy grave a la que nos enfrentamos y creo que un perito en la materia jurídica es el idóneo para gobernar Quintana Roo. Los problemas de inseguridad de Quintana Roo tienen que ver con cuestiones jurídicas.

—¿El gobernador de Quintana Roo le entregó el estado al narcotráfico?

—No sé si se lo haya entregado al narcotráfico o no, pero esas son declaraciones que haría Lydia Cacho y yo soy una persona que si no tengo pruebas no hablo de la gente. Sí le está entregando el estado a Morena.

—¿Roberto Palazuelos será gobernador de tiempo completo o pasará como con Cuauhtémoc Blanco, quien pide vacaciones para irse a Brasil a fin de año o va a partidos de homenaje?

—Yo amo demasiado a Quintana Roo, tengo demasiados intereses en este estado y me duele lo que está pasando. Si me salgo de mi confort para dedicarme a la política no es para vacacionar y es para solucionar los problemas.

—¿Qué has hecho para que un narcotraficante no se tome una foto contigo?

—Yo de entrada no ando donde andan esas personas y no tienen acceso a mí tan fácil, así como no soy una persona que ande en antros, bares ni en en nada de eso y soy una persona deportista, así como llevó una vida sana, no ando a la mano de nadie.

—¿Al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, le dijeron que de ganar Roberto Palazuelos frenará la construcción del Tren Maya?

—Lo vi y es ridículo. El periodista dijo una ridiculez, porque no estoy en contra del progreso, no estoy en contra del Tren Maya, no estoy en contra del Aeropuerto Internacional de Tulum. Bienvenidas a Quintana Roo las obras del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

Yo qué voy a estar en contra de las obras del presidente de la República. Además es imberbe e inculto el comentario del periodista, porque un gobernador no tiene facultades para detener una obra federal.

Palazuelos y Tulum

“El Diamante Negro”, conocido así en el mundo del espectáculo en México, arribó en 1997 a Quintana Roo con la construcción y apertura del hotel Diamante K en Tulum, un centro de turístico de ensueño frente a las aguas cristalinas del mar del Caribe.

Quintana Roo se convirtió para Roberto Palazuelos Badeaux en tierra de prosperidad. Ahí en las costas de arena blanca del mar Caribe, el actor construyó su primer hotel y creó con socios mexicanos y extranjeros nueve empresas; ahora levanta la mano para ser gobernador de uno de los destinos turísticos preferidos por los estadounidenses, canadienses y europeos.

“Yo hice el destino de Tulum y soy el responsable de que Tulum se haya puesto en el mapa turístico mundial. Yo y un grupo de empresarios desde hace 25 años venimos empujando el destino turístico y lo hemos convertido en el más caro del país”, añade el actor.

Te puede interesar: AMLO invita a gobernador de Quintana Roo a su administración

—¿Cómo ayudaste a forjar el destino turístico de Tulum?

—Yo llegué a Tulum cuando no había un buen acceso carretero, sus calles eran todas de terracería, era un pueblo bicicletero, hippies y con moscos, pero vi potencial y desarrollo. En aquel entonces compré terrenos a pescadores y de repente un día el destino se puso de moda, llegó la supercarretera, se constituyó la Asociación de Hoteles y se construyeron más hoteles. Tulum es exitoso, porque tiene un concepto que no tiene nadie, es decir, es un destino de cabañas de lujo y “eco chic”.

—¿La gente te ve como un actor o empresario en Tulum?

—La verdad, la gente me ve con mucho cariño y con mucho arraigo, así como llevo mucho tiempo dando la cara por muchas causas, me encanta limpiar las playas y cenotes, proteger la flora y la fauna. Me ven como actor, abogado y empresario.

—¿En algún momento soñaste en ser gobernador?

—Yo siempre había anhelado ser presidente municipal de Tulum, porque le tengo mucho cariño al destino turístico y a veces siento que no se hacen las cosas bien. Lo de gobernador sale porque al estado le va muy mal y estoy preocupado. Si no meto las manos ahora, al rato me tendré que ir de aquí por lo caliente que ya está todo.

—¿Hay una idea de irte de Tulum?

—Sí las cosas no mejoran, pues voy a terminar vendiendo y saliéndome de los negocios, porque ya no es el mismo Quintana Roo al que llegué hace 25 años.

—¿Es algo fuerte tu plan de vender y salir de Quintana Roo?

—Claro, además es una causa muy grande para dar una lucha. Si llego a perder, no me iré, pero si llegará a perder y el próximo gobernador sigue sin solucionar sus problemas crecientes, tendré que irme.

¿Ya nos tienes en Facebook? Danos like y recibe la mejor información

 

Siguientes artículos

El canciller Marcelo Ebrard. Foto Gobierno de México.
Patrimonio cultural de Banamex debería pasar a propiedad de México: Ebrard
Por

Dijo que podría ser una retribución al enorme e injusto apoyo de los contribuyentes al IPAB.