Establecer el uso obligatorio de cubrebocas en espacios públicos e incluso imponer multas o penas de cárcel por no cumplir con esta medida genera riesgos de abuso a los derechos humanos y tensión social, advirtió Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud.

El funcionario federal hizo estos señalamientos debido a que Ignacio Peralta, gobernador de Colima, envió al Congreso local una propuesta para que el uso de cubrebocas sea obligatorio y sancionar a quienes no acaten estas medidas con multas que pueden alcanzar hasta 40,000 pesos. 

“Cuando se hace responsable a la persona por lo que ocurre a los demás con carácter obligatorio, se establece cohesión por parte de las fuerzas del Estado, no necesariamente la fuerza pública, pueden ser sanciones administrativas, como una multa de más de 40,000 pesos, eso en un país que ha sido asolado por abusos de autoridad, por actos de violación de los derechos humanos, por violencia social muy lamentable, puede resultar en enorme riesgo de que se vuelva a abusar de los derechos humanos”, afirmó en el informe diario de coronavirus en Palacio Nacional. 

Lee también: Expertos en Alemania recomiendan uso de cubrebocas en escuelas

Señaló que la integración de medidas para contener los contagios por Covid-19 del gobierno federal están enfocados en aspectos estructurales y no exclusivamente en los ciudadanos. 

“¿Por qué no lo hacemos obligatorio? Las medidas de control epidémico de SARS-CoV2 fueron cuidadosamente analizadas para que al tiempo que fueran útiles por su carácter masivo, lograran que se respeten los derechos humanos de las personas”, detalló. 

Te puede interesar: Países nórdicos rehúsan utilizar cubrebocas por pandemia de Covid-19

Tras mostrar un video de las veces que ha dicho que el cubrebocas puede ser útil para evitar contagios si se usa correctamente, López-Gatell recordó que su postura respecto a este artículo ha sido consistente y se enfoca en que es un instrumento auxiliar sobre todo para las personas que tienen el virus no lo proyecten. 

“En cambio, no hay evidencia científica útil y lo más probable es que no sea una cualidad del cubrebocas, que sea capaz de interferir con la llegada de los virus, a menos que sea suficiente densidad como son las mascarillas N95 y se recomiendan para el personal de salud que están atendiendo a personas con Covid”, reiteró.

Descarga gratis la edición impresa de julio de Forbes México 

 

Siguientes artículos

AMLO zanja división en gabinete y reafirma la prohibición de glisofato
Por

La Semarnat fijó para 2024 la prohibición total del glifosato para su uso en herbicidas. Sin embargo, la industria de pr...