DJI es de esos raros competidores que llegan a una industria y la reinventan, barriendo casi por completo a todos los jugadores previos.

La compañía china controla más de 60% del mercado global y sólo en 2017 generó 2,700 millones de dólares en ventas, una cifra que no hará más que crecer en momentos en los que los usos de estas naves —a veces pequeñas, a veces gigantes— comienzan a diversificarse y exploran casos de uso para negocios de todas las industrias, desde la agropecuaria hasta la de seguridad.

“Creemos que hay mucho espacio para crecer, 46% de los estadounidenses quieren comprar un drone este año a pesar de que la duda principal es la sensibilidad al precio, el uso que podrían darle y muchos se preguntan ¿por qué necesito un drone?”, dice a Forbes México Michael Perry, director global de Desarrollo de negocios de DJI, es el encargado de hacer que la huella de la compañía se expanda y, a juzgar por las cifras, ha tenido éxito en su labor.

Lee también: DJI trae a México el Mavic Air, su dron portátil más avanzado

PUBLICIDAD

“En DJI nos preguntamos cómo podemos hacer que la gente se entusiasme con los drones y creemos que mientras más personas usen nuestra tecnología más usos surgirán, no queremos ser algo que la gente use de vez en cuando sino ser una presencia constante”, afirma Perry.

Dos de sus drones más recientes, Spark y Mavic Air, son muestra de esa estrategia. Ambos son ultra compactos y portátiles, pueden hacer seguimiento de objetos y tomar fotografías y video respondiendo a gestos de los usuarios, volviéndose de facto cámaras portátiles y añadiendo sentido a la propiedad de un aparato de esta naturaleza.

Pero ésa es sólo parte de la película, el mayor potencial para la firma está en los usuarios profesionales y en los usos comerciales.

“Intentamos entender hacia dónde se va el mercado, creamos sensores de drones específicos para empresas, drones resistentes al agua, al polvo, otros que son capaces de acercarse mucho a un objeto e inspeccionarlo, también hemos creado sensores térmicos”, explica Perry.

El vocero añade que aún hay muchos de sus usuarios profesionales que usan equipos de consumo, como Phantom, eso los ha orillado a crear plataformas flexibles que atiendan a ambos segmentos. Hasta ahora dos de los usos con mayor crecimiento son energía y mantenimiento, afirma.

Lee también: México, el mejor mercado para los drones de DJI en América Latina

 

Los retos para el crecimiento

Ser el líder no significa tener el camino libre, especialmente en un mercado que se espere supere los 10,000 millones de dólares de valor para 2020 y en un mundo en el que la geopolítica juega un papel cada vez más relevante.

Una muestra de ello es la prohibición impuesta por Estados Unidos a sus fuerzas armadas al uso de productos de DJI, reportada en agosto de 2017.

Al respecto, Perry es categórico: “Nosotros no diseñamos nuestros productos para uso militar, hay un ecosistema robusto que provee al Ejército de Estados Unidos y no es un mercado el que hayamos explorado.”

Aún así, luce improbable que otros sigan los pasos de Estados Unidos, sobre todo considerando el éxito que ha tenido DJO en múltiples segmentos. “Miles de usuarios alrededor del mundo confían en nuestros productos, las fuerzas armadas de Israel, empresas Fortune 500”, agrega Perry.

En América Latina, donde sus ingresos mostraron un repunte de 5%, el vocero cree que los principales desafíos son regulatorios. De hecho, la normatividad es inexistente en muchos lugares, lo que obliga a los usuarios a dudar más sobre el uso de los drones: “Hemos visto un movimiento positivo en la aprobación de regulaciones que aclaran las reglas para usar drones y sientan las bases de las mejores prácticas, queremos asegurarnos de que haya un espacio de vuelo seguro para nuestros clientes”, asegura el directivo.

Perry añade que el otro desafío es importar tecnología a países en los que hay una gran carga fiscal, pero aún así se mantiene optimista y espera que el crecimiento en la región mantenga el ritmo registrado hasta el momento, de doble dígito.

Lee también: Lo nuevo de DJI no vuela

 

Siguientes artículos

latam-airlines
Tráfico de pasajeros de LATAM Airlines subió 1.9% en enero
Por

El alza de enero se compara con un avance del 1.4% que la firma registró en diciembre pasado.