La próxima alza de tasas de interés de la Reserva Federal marcará un hito en momentos en que una época del dinero barato llega a su fin, desestabilizando aún más a un mercado de bonos de Estados Unidos ya nervioso por el aumento de la inflación y de la oferta de deuda gubernamental.

El banco central probablemente subirá el costo del crédito el próximo miércoles para casi igualarlo con su objetivo de inflación, lo que quiere decir que por primera vez en casi una década el costo de endeudarse en dólares no será esencialmente gratis.

“Estamos viendo un punto de inflexión ahora que la inflación está avanzando”, dijo Bill Merz, jefe de investigación de renta fija en U.S. Bank Wealth Management en Minéapolis.

Los costos del crédito a un día están en un rango de entre un 1,50 por ciento y un 1,75 por ciento y los operadores esperan que la Fed los aumente en un cuarto de punto porcentual la próxima semana. La tasa objetivo de la Fed ha estado por debajo de su meta de inflación del 2 por ciento desde la crisis financiera del 2007-2009.

PUBLICIDAD

Algunos analistas advirtieron que el alza de la tasa de interés generaría nerviosismo en el mercado de deuda al llevar los costos del endeudamiento a corto plazo a niveles que harán que algunas operaciones sean menos atractivos.

Entre ellas mencionan el “carry trade”, que consiste en contratar créditos baratos para comprar activos de mayor rendimiento, y los denominados aplanadores de curva, que venden deuda de corto plazo y compran emisiones con vencimiento más lejano.

“Siempre es el alza de las tasas de corto plazo lo que causa problemas en el crédito y otros activos de riesgo”, dijo James Camp, director gerente de renta fija en Eagle Asset Management en St. Petersburg, Florida.

Mayores costos a corto plazo tendrían consecuencias más permanentes para operadores e inversores que un reciente repunte en los rendimientos de los bonos referenciales a 10 años, dijo Camp.

Hace tres semanas, el retorno del bono a 10 años subió sobre el 3 por ciento por primera vez en casi siete años, pero desde entonces ha retrocedido por tensiones comerciales y temores geopolíticos.

Varias mediciones clave de tasas de interés a corto plazo rondan sus máximos niveles desde el pico de la crisis global de crédito tras el colapso en 2008 de Lehman Brothers.

El alza del costo del crédito aumenta los perjuicios de poseer bonos, que a su vez ya están perdiendo valor en términos de precio. Además, la combinación de las alzas de tasas por parte de la Fed y más deuda federal haría menos rentable para los operadores y más costoso para las compañías estadounidenses endeudarse, según analistas.

 

Siguientes artículos

Las manzanas mexicanas sí se benefician de la guerra comercial con EU
Por

Muchos temen cómo los aranceles entre México y EU afectarán la economía mexicana, pero hay sectores a los que el protecc...