DW.-  En un artículo reciente aparecido en una cuenta de noticias médicas de la aplicación WeChat, Tan Ying, directora de un hospital situado en la provincia china de Henan, describe cómo logra evitar que los médicos se contagien con el coronavirus dándoles medicina tradicional china. El personal administrativo que no está directamente en contacto con los pacientes toma una sopa de gengibre seco con regaliz. Por su parte, los médicos que trabajan junto a los enfermos deben añadir a esa pócima “ghizi tang”, una fórmula basada en la canela, además de “fuling”, un hongo tradicional chino, y “bai zhu”, un hierba utilizada a menudo en la medicina tradicional china. Las propiedades de estos remedios van desde fortalecer el sistema inmunológico hasta reforzar la función del bazo.

La medicina china no debe estar ausente en el frente de batalla contra el nuevo coronavirus”, escribió Tang.

Este enfoque tradicional está en línea con las recomendaciones del gobierno chino para tratar los síntomas del virus. Los consejos publicados la pasada semana por la Comisión Nacional de Salud contemplan la administración de ingredientes tradicionales de la medicina china además de medicamentos occidentales. Todavía no hay un tratamiento conocido para enfermedad, identificada primero en la ciudad de Wuhan, que ya se ha extendido por 25 países en todo el mundo. Sin un tratamiento estándar, algunos médicos han optado por la medicina tradicional china, suscitando debates sobre su efectividad y seguridad.

¿Funciona la medicina tradicional china?

Cuando se trata de identificar, prevenir y combatir una enfermedad, el enfoque de la medicina tradicional china es distinto al occidental. “Nosotros nos centramos en los síntomas, pero también en el patrón de la enfermedad”, explica Shelley Ochs, doctora de la Academia de Ciencias Médicas Chinas. La Comisión de Salud promueve ahora el enfoque tradicional chino después de que fuera utilizado en pacientes que sufrieron deterioro en los huesos como efecto tardío del uso de esteroides durante el brote de SARS, en 2003.

TAMBIÉN LEE: China lanza app que alerta a usuarios del contacto con infectados por coronavirus

Las recientes recomendaciones oficiales son parte del esfuerzo más amplio chino para rejuvenecer y extender la práctica de la medicina tradicional china, un mercado que se espera que en 2020 mueva un volumen de unos 397 mil millones de euros, según la Oficina de Información del Consejo estatal de China. Pero otros sectores han respondido con escepticismo a este interés por revivir la medicina tradicional, argumentando que utiliza componentes que no han sido probados ni regulados.

Después de que la OMS agregara un apartado sobre medicina tradicional a su documento de referencia sobre medicina el pasado año, dos grupos de expertos de dos federaciones médicas europeas publicaron una declaración conjunta pidiendo a la OMS que rectificara.

TAMBIÉN LEE:

OMS pone nombre oficial al coronavirus chino: COVID19

 

Escepticismo occidental

Las recomendaciones de la Comisión de Salud china de utilizar componentes tradicionales llega en un momento en que se propaga la desinformación y las presuntas curas para la enfermedad producida por el nuevo coronavirus. La OMS ha tratado de perseguir los falsos remedios que circulan por internet, como aquellos que aseguran que el ajo y el aceite de sésamo protegen contra el virus.

Ming Lei, profesor de farmacia en la Universidad de Oxford, dice que los beneficios de la medicina tradicional china son reconocidos en su campo cuando se trata de explotar componentes para nuevos medicamentos. Pero, en este caso, no es realista pensar que se vayan a poder utilizar. “Los componentes podrían ser útiles, pero llevaría demasiado tiempo desarrollarlos”, dice. Mientras, China ha comenzado a probar “remdesivir”, un antiviral producido por la farmacéutica estadounidense Gilead, que no ha sido aprobado para ese uso, pero ha demostrado resultados positivos.

Mezcla de disciplinas

A pesar de los diferentes enfoques entre la medicina china y la occidental, Shelley Ochs dice que es habitual que ambas disciplinas puedan utilizarse en tándem. La medicina tradicional china está integrada en muchos hospitales públicos del gigante asiático y sus doctores tienen formación en medicina occidental. Dado que aún no hay una cura definitiva, Ochs cree que un enfoque mixto es una buena opción para tratar los síntomas del coronavirus, dependiendo de su severidad.

De momento, la experta le da a su familia zumo de pera para hidratar los pulmones, arroz congee para mantener sano el sistema digestivo y, al primer síntoma de catarro, les administra una fórmula herbal conocida como “yu ping feng san” para fortalecer el sistema inmunológico. Pero Ochs asegura que continúa buscando información en casos de estudio específicos para conocer la enfermedad y sus manifestaciones, ya que utilizar la medicina tradicional china no significa desconocer avances científicos de otras disciplinas.

Este contenido se publicó originalmente en DW.COM y puedes ver esa nota haciendo click en el logo:

 

Siguientes artículos

5 innovaciones que están cambiando el futuro de los alimentos
Por

Empresas presentan 5 innovaciones para mejorar el desarrollo de la agricultura, ganadería y producción de alimentos. Aqu...