Por Eduardo Pérez*

Las pymes en México se preparan ya para 2020. Un año que estará marcado por una serie de medidas y cambios legislativos que, de una u otra forma, podrían afectar no sólo su crecimiento; sino también, y muy probablemente, la posibilidad de permanecer en el mercado. Veamos cuáles son.  

  1. El primer punto es el que se refiere a los recursos públicos que se destinarán para apoyarlas. El Presupuesto de Egresos contempla 1,929 millones de pesos para las micro, pequeñas y medianas empresas, lo que significa una disminución de 32%, en comparación a los 4,314 millones de pesos que se usaron este año. Sin embargo, los apoyos y créditos se mantendrán a través de otras vías.
    El Paquete Económico 2020 plantea, por ejemplo, el impulso de programas financieros a tasas preferenciales: esto a través de organismos, como Bancomext y NAFIN, en el que también ya se habla de la posibilidad de acelerar su fusión. Esta unión buscaría impulsar el programa de garantías, con la banca privada, para apoyar a 130,000 pymes y a 370,000 micronegocios, con lo que -a su vez- se promovería un financiamiento hasta por 270 mil millones de pesos.
  2. El segundo punto es el que aborda el ámbito fiscal. Aunque el gobierno federal ha insistido que NO habrán nuevos impuestos (al menos en el próximo año), es un hecho que las políticas de recaudación se endurecerán, afectando la competitividad de las pymes.
    Ahí está el caso de los impuestos a plataformas digitales. El Paquete Económico 2020 plantea gravar a estas compañías con una retención que va del dos al 17%; además de que los servicios que ofrecen tendrán retenciones de Impuesto Sobre la Renta (ISR) del dos al ocho por ciento, incluyendo personas, transporte y entregas.
    Aunque en un primer periodo, esta nueva medida se aplicará a plataformas internacionales (como UBER, AIRBNB o NETFLIX), parece que es cuestión de tiempo para que pymes mexicanas, que brindan el mismo tipo de servicio, se vean afectadas en esta regulación. Esto tomando en cuenta que, para la Secretaría de Hacienda, regular este mercado traería un a derrama económica de 3 mil 600 millones de pesos.
  3. El tercer punto es el que más controversia causó: la tipificación, como delito grave, de la emisión o uso de facturas falsas. Semanas antes, esto ya había permeado en la opinión pública; aunque se materializa ya a la par del Paquete Económico 2020, como una de las medidas más destacadas que entrarán en vigencia a partir de enero.  Según la Secretaría de Hacienda, por este delito, se pierden unos 80 mil millones de dólares en las finanzas públicas. Sin embargo, mediante los cambios que propone en la Ley de Ingresos de la Federación 2020, espera recuperar hasta el 30% de esta cifra.

A todo esto, las pymes deberán entrar -con urgencia- en productos y prácticas que les permitan un mayor control de sus requerimientos fiscales. Valdría, incluso, no exponerlas a pesadas cargas de recaudación y sí a mejores apoyos crediticios que les permitan seguir siendo la base económica del país. 

Al tiempo.

 

Contacto:

LinkedIn: Eduardo Pérez Figueroa

 

*El autor es director general de CONTPAQi®

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

Te recomendamos: Empresa de Carlos Slim gana contrato de Pemex

 

Siguientes artículos

Un nuevo paradigma en el sector automotriz
Por

México, segundo país de Latinoamérica con más vehículos respecto a su población, cuenta con el desarrollo económico y la...