Si quieres gasolina de calidad con litros de litro, prepárate: el precio del combustible probablemente suba en 2018.

La razón detrás del incremento está en los certificados de calidad de la gasolina que exigen las autoridades mexicanas a las estaciones de servicio.

La fecha límite para que las 11,700 gasolineras del país entreguen estos certificados a la Comisión Reguladora de Energía (CFE) es el 31 de diciembre de 2017. De lo contrario enfrentarán multas.

Los grupos gasolineros en México se habían resistido a entregarlos al regulador porque el precio de los combustibles seguía controlado por el gobierno. Pero con la pasada liberalización en noviembre, las gasolineras pueden trasladar el costo de los certificados al precio final, explicó en entrevista Álvaro Vallejo, director de Oil & Gas para la firma SGS México.

PUBLICIDAD

“Los certificados de calidad cuestan, y el que vende gasolina tiene que impactarlos, de lo contrario, el margen (de ganancia) que va a tener se va a ir reduciendo.”

El directivo explica que la gasolina requiere de muchos análisis. Cada uno oscila entre 25 dólares a 1,000 dólares.  Si el producto viene del extranjero, se pide un certificado. Cuando entra a México y llega hasta las estaciones, se piden pruebas de control con reducciones en el grado de estudio, pero si en esas pruebas no concuerdan se exigen otras de mayor profundidad.

El directivo comenta que los empresarios del sector están esperando a ver cómo reacciona la CRE, en particular si otorga otra prórroga, como ha ocurrido previamente.

“Como viene año electoral, no se quieren echar encima a todos los gasolineros. Por eso hay incertidumbre”, agrega.

Vallejo cuenta que SGS tiene entre sus socios internacionales a Shell, Chveron, BP y Exxon, jugadores que ya operan en México. El directivo adelanta que ya están en pláticas con tres proveedores de gasolina en nuestro país.

Lee también: Exxon ya vende gasolina propia, pero ¿más barata?

 

El problema de litros incompletos 

La gasolina es uno de los principales temas de interés entre los consumidores mexicanos por la desconfianza que existe en su venta.

El pasado 13 de diciembre, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) dijo que no ha detectado alteraciones intencionales o ‘diablitos’ en despachadoras de combustible en las 6,700 gasolineras verificadas en el país.

Aquí la nota completa: Profeco no ha detectado un solo ‘diablito’ en gasolineras del país

Aunque 4,252 mangueras han sido inmovilizadas, la razón principal es por pruebas con litros inexactos, y solo 243 por entregar cantidades menores a un litro. La razón detrás de esta situación es descalibraciones por el uso.

Al preguntarle a Vallejo si pueden descalibrarse a propósito responde: “Definitivamente, sí, las calibraciones pueden descalibrarse. No normalmente, pero si ves que son repetitivos es que hay un problema”.

La frecuencia de calibraciones en las estaciones es de dos veces al año, y dependiendo de la descalibración vienen las multas. “El gasolinero tiene que estar pendiente o incurrirá en multas”, agregó el directivo de SGS México.

Fundada durante 1878 en Suiza, SGS vale 16,400 millones de dólares. La compañía emplea a 92,269 personas y factura 6,080 mdd. Ocupa el puesto 83 de la lista compañías más innovadoras de Forbes.

 

Siguientes artículos

congreso-eu
Tras aval del Senado, la Cámara baja votará otra vez la reforma fiscal
Por

Se prevé que la última votación se lleve a cabo antes de mediodía de este miércoles en la Cámara de Representantes....