Una de las búsquedas más populares en Google, relacionadas con tarjetas de crédito en México, es “tarjetas sin buró”. Esto significa que hay gente -y no es poca- que busca una tarjeta de crédito para la cual las instituciones financieras no revisen el historial crediticio.

Y sí existen, pero te la recomiendo solo en dos casos:

  1. En caso de que sea tu primera tarjeta de crédito y no tengas historial
  2. En caso de que no tengas mucho autocontrol y no quieras endeudarte

De ninguna manera promuevo que la pidas si tienes mal historial; lo mejor es que pagues tu deuda primero.

Te explico cómo funcionan estos productos. Para empezar, ten claro que la aprobación de una tarjeta, el límite de crédito y la tasa de interés que te ofrecen están ligados al riesgo que representas para los bancos. Si eres un pagador con excelente historial no tendrás problemas para adquirir tu plástico y recibirás más beneficios; si tienes un score crediticio bajo lo más seguro es que ni siquiera te la den. Así de simple.

PUBLICIDAD

Las tarjetas de crédito garantizadas son justamente para cuando no tienes un historial que respalde tu comportamiento. Son créditos ligados a inversión o a que deposites un poco más del monto del límite de crédito que te dé el banco.

Como eres un cliente más riesgoso comparado con alguien que ya comprobó que paga sus deudas, los bancos se protegen y te piden que pagues antes de gastar. Al principio no suena muy atractivo, pero si eres puntual y constante con tus pagos, a la larga te van ampliando el crédito, porque confían más en ti.

En México hay tres bancos que ofrecen las tarjetas de crédito garantizadas: Banco del Bajío, Banco Azteca y Acertum Bank (que en realidad pertenece a Banco Azteca).

Estas tarjetas sí tienen beneficios (puntos por compras, descuentos, etc.) y también cobran las comisiones más comunes (por ejemplo, por retiro en cajeros). Igualmente, te sirven para hacer compras en línea o usar servicios a los que no te da acceso una tarjeta de débito.

Te traigo este tema ahora, porque si no sabes qué hacer con tu aguinaldo, usar tu dinero para sacar uno de estos plásticos puede ser una opción para guardarlo en un lugar seguro, alejado de tu cuenta de débito (siempre y cuando no lo gastes) y empezar a construir tu historial.

Claro que hay mejores formas de ahorrar tu dinero, esta es solo otra idea si planeas ir por préstamos más grandes en el futuro, ya sea para tu casa, tu auto o tu negocio.

Tu bono o fin de año pueden ser el punto de partida para abrirte la puerta del crédito en los bancos en el 2018.

 

Contacto:

Twitter: @BernardoPrum

LinkedIn: bernardo-prum

Facebook: ComparaGuru

Blog: ComparaGuru.com

Página web: ComparaGuru.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Los empleos del futuro
Por

Existe una total desconexión entre las aulas universitarias y lo que, en empleo, se demanda actualmente, y lo que se req...