Los investigadores de redes sociales han cancelado, suspendido o modificado más de 100 estudios sobre X, antes Twitter, como consecuencia de las medidas adoptadas por Elon Musk que limitan el acceso a la plataforma, según casi una docena de entrevistas y una encuesta sobre proyectos previstos.

Las restricciones impuestas por Musk a métodos críticos de recopilación de datos en la plataforma global han suprimido la capacidad de desentrañar el origen y la propagación de información falsa durante acontecimientos en tiempo real como el ataque de Hamás a Israel y los bombardeos israelíes a Gaza, explicaron los investigadores a Reuters.

El método más importante era una herramienta que daba a los investigadores acceso a datos sobre 10 millones de tuits al mes. Twitter les notificó en febrero que pondría fin al acceso académico gratuito a esta interfaz de programación de aplicaciones (API) como parte de una revisión de la herramienta, según un correo electrónico visto por Reuters.

La encuesta a 167 investigadores académicos y de la sociedad civil realizada a petición de Reuters por la Coalition for Independent Technology Research en septiembre cuantifica por primera vez el número de estudios que se han cancelado debido a las políticas de Musk.

También muestra que la mayoría de los encuestados temen ser demandados por X por sus hallazgos o el uso de datos. La preocupación sigue a una demanda de X en julio contra Center for Countering Digital Hate (CCDH, Centro para contrarrestar el odio digital), que publicó informes críticos sobre la moderación de contenidos de la plataforma.

Musk no respondió a una solicitud de comentarios y un representante de X no quiso hacerlos. La empresa ha dicho antes que casi todas las visualizaciones de contenidos son de publicaciones “saludables”.

El primer año de Musk como propietario de X ha estado marcado por la huida de los anunciantes, preocupados por la posibilidad de que sus anuncios aparezcan junto a contenidos nocivos. Los ingresos publicitarios de X en Estados Unidos han disminuido al menos un 55% interanual desde la adquisición por Musk, según Reuters.

La encuesta mostró 30 proyectos cancelados, 47 paralizados y 27 en los que los investigadores cambiaron de plataforma. También reveló 47 proyectos en curso, aunque algunos investigadores señalaron que su capacidad para recopilar nuevos datos sería limitada.

Lee también: Space X se encargará del lanzamiento de cuatro satélites del sistema Galileo en Europa

Reestructuración de X de Elon Musk frena la investigación sobre la desinformación

Los estudios afectados incluyen investigaciones sobre la incitación al odio y temas que han suscitado un escrutinio normativo mundial. Por ejemplo, un proyecto paralizado pretendía estudiar la seguridad infantil en X. La plataforma fue multada recientemente por un organismo regulador australiano por no cooperar en una investigación sobre prácticas contra el abuso infantil.

El investigador del proyecto paralizado y otros que respondieron a la encuesta de la Coalición pidieron permanecer en el anonimato, porque podrían intentar evitar las reacciones negativas de X o proteger los estudios en curso.

Los reguladores de la Unión Europea también están investigando actualmente la gestión de la desinformación por parte de X, que fue el tema central de varios estudios de investigación independientes paralizados o cancelados, según la encuesta.

La menor capacidad de estudio de la plataforma “hace a los usuarios de (X) vulnerables a más discursos de odio, más desinformación y más desinformación”, afirma Josephine Lukito, profesora adjunta de la Universidad de Texas en Austin.

Lukito ayudó a realizar la encuesta para la coalición, un grupo mundial con más de 300 miembros que trabaja para avanzar en el estudio del impacto de la tecnología en la sociedad.

La encuesta se envió a mediados de septiembre por correo electrónico a los miembros de la coalición y a listas de correo electrónico de otros grupos académicos, como expertos en comunicación política o redes sociales.

La investigación de la UE sobre X, en virtud de las nuevas y estrictas normas de Internet que entraron en vigor en agosto, subraya la posible amenaza reguladora para la empresa de San Francisco. Cualquier infracción podría acarrear multas de hasta el 6% de los ingresos mundiales.

Un portavoz de la Comisión Europea dijo que actualmente está supervisando el cumplimiento por parte de X, así como de otras grandes plataformas, de las obligaciones que impone la ley, entre las que se incluye permitir el acceso a datos públicos a los investigadores que cumplan determinadas condiciones.

Con información de Reuters.

¿Te gustan las fotos y las noticias?, síguenos en nuestro Instagram

 

Siguientes artículos

producción-vino
La producción de vino de este año se perfila como la más limitada desde 1961
Por

Las condiciones climáticas extremas explican un descenso del 7% en la producción de vino en la Unión Europea.