El lunes, el vehículo que transportaba cobalto-60, un material radiactivo, fue robado cerca de la Ciudad de México, ante el anuncio, la IAEA, externó su apoyo a las autoridades mexicanas, al tiempo que pidió a la ciudadanía mantenerse alerta.  

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

VIENA – Ladrones robaron un camión en México que trasladaba material radiactivo peligroso destinado a tratamientos médicos, pero que también puede ser utilizado para la fabricación de las llamadas “bombas sucias”.

La Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA, por su sigla en inglés) dijo que había sido informada por las autoridades mexicanas que el camión, que transportaba cobalto-60 desde un hospital de la ciudad norteña de Tijuana a un centro de almacenamiento de residuos radiactivos, fue robado el lunes cerca de Ciudad de México.

Además de los usos médicos e industriales, los expertos dicen que el cobalto-60 -el isótopo de cobalto radiactivo más común- también puede utilizarse en la fabricación de una “bomba sucia”, en la que se usan explosivos convencionales para dispersar radiación de una fuente radiactiva.

La agencia de control nuclear de la ONU, que ha incrementado los pedidos a los estados miembros de que refuercen la seguridad para evitar que materiales nucleares y radiactivos caigan en manos equivocadas, no mencionó ese tipo de riesgos en su comunicado del miércoles.

La IAEA tampoco dio detalles sobre cuánto material radiactivo había en el vehículo cuando fue robado.

“En el momento en el que el camión fue robado, la fuente (radiactiva) estaba apropiadamente aislada. Sin embargo, la fuente podría ser extremadamente peligrosa para una persona si se la saca de la protección, o si fue dañada”, decía el comunicado.

La IAEA ofreció su colaboración a las autoridades mexicanas, que dijeron que estaban buscando el material y alertaron al público.

El cobalto-60 tiene muchas aplicaciones en la industria y en el área de radioterapia de los hospitales. También es usado en radiografías industriales para detectar fallas estructurales en partes metálicas, según la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por su sigla en inglés).

La EPA dijo que la exposición a radiación gamma de cobalto-60 tiene como resultado un riesgo incrementado de padecer cáncer.

“El cobalto-60 ha figurado en varios accidentes graves, algunos de ellos fatales”, dijo el experto en temas nucleares Mark Hibbs, del grupo de estudio Carnegie Endowment. “Si se dispersa, el cobalto-60 u otra fuente radiactiva puede causar localmente envenenamiento por radiación”, agregó.

Más de 100 incidentes de robos y de otras actividades no autorizadas con material nuclear y radiactivo son reportados anualmente a la IAEA, dijo la agencia de la ONU este año.

Sin embargo, es inusual que esos incidentes se hagan públicos.

Debido a que el material radiactivo es considerado relativamente fácil de conseguir y que el dispositivo es sencillo de fabricar, los expertos dicen que una bomba sucia es una amenaza más probable que una bomba nuclear para un eventual ataque de grupos insurgentes o milicianos.

Bomba sucia podría desatar pánico

Los expertos describen la amenaza de una bomba nuclear por fisión -que es técnicamente complicada de fabricar y requiere uranio o plutonio a nivel fisible difícil de conseguir- como un “acto de baja probabilidad (pero) con consecuencias graves”, improbable pero con el potencial de causar daño a gran escala a la vida y la propiedad.

Una “bomba sucia” es considerada un “acto de alta probabilidad, con bajas consecuencias”, con más potencial de provocar terror que de causar una gran pérdida de vidas.

En una cumbre de seguridad nuclear en 2012, el director general de la IAEA, Yukiya Amano, mencionó especialmente al cobalto-60 entre las fuentes radiactivas que podrían ser utilizadas para este tipo de dispositivos.

“Materiales como el cobalto-60 pueden ser usados junto con explosivos convencionales para fabricar las denominadas ‘bombas sucias'”, dijo Amano durante esa cumbre.

“Una bomba sucia detonada en una gran ciudad podría causar pánico masivo, además de consecuencias económicas y ambientales graves”, agregó, según una copia de su presentación.

El veterano diplomático japonés ha instado en repetidas ocasiones a los estados miembros a ratificar una enmienda a la Convención sobre la Protección Física de los Materiales Nucleares para que extiendan su cobertura para incluir el uso doméstico, transporte y almacenamiento.

Actualmente cubre solamente la protección física de los materiales en transportes internacionales.

 

 

Siguientes artículos

UE aprueba compra de negocio de Nokia a Microsoft
Por

Reguladores de la comisión avalaron la compra del negocio de móviles de la multinacional finlandesa, por 7,300 millones...