Rosario Marín llegó a los 14 años de edad a EU sin hablar una sola palabra de inglés. Como millones de inmigrantes mexicanos, los padres de Marín llegaron con la esperanza de lograr una mejor vida para sus hijos. Ella fue tesorera en el gobierno de EU.

 

 

Amigos lectores, este es el quinto blog que tengo la fortuna de escribir para ustedes. La elección de quién sería la celebridad, personaje y amigo se basó en un “jalón de orejas” de “JO”, lectora de este blog que me hizo llegar por mail un comentario y con mucha certeza me dice: “…Valls, habrá una celebridad MUJER que nos platique en su próximo blog…” Esto, a razón de haber escrito los primeros cuatro casos de éxito de varones.

No fue difícil saber de quién les platicaría el día de hoy: ROSARIO MARÍN

Si dos palabras pueden definir a Rosario Marín, éstas serían fe y disciplina. Hará tres meses que me reuní con Rosario para desayunar en un hotel en el DF. La conocía por ser parte de speakersmexico.com, por mail y por haber hablado por teléfono con ella, pero al ir en mi coche hacia esta reunión, yo mismo me decía: voy a desayunar con la primera mexicana inmigrante que tuvo un cargo tan alto en la administración presidencial, como haber sido la tesorera de Estados Unidos. ¡Wow!

No todos los días tengo esta oportunidad de aprender, conocer y convivir con un ser humano como Rosario, que me dejó ver en su trato y en su apreciación de la vida lo que representa, en sus propias palabras, “la esencia latina y sus necesidades”. Fue un excelente desayuno por haber conocido a Rosario en persona, una mujer enamorada de su familia, de su trabajo, de soluciones al manejo de las discapacidades, de sus conferencias, de su México y con un alto enfoque de encontrar alguna solución al tema migratorio.

 

PUBLICIDAD

Quién es Rosario

Rosario Marín fue el 41 tesorero de Estados Unidos, y como tal se convirtió en el primer funcionario de origen mexicano en ocupar ese cargo. Al llegar a ser la latina de más alto rango de la administración del presidente Bush, había vencido los obstáculos que enfrentó como inmigrante y aseguró su lugar en la historia de ese país.

Rosario tuvo que trabajar al mismo tiempo que estudiaba. Acudió a la universidad por las noches, mientras que durante el día realizaba diversas labores que iban desde ser recepcionista hasta trabajadora en la manufactura. Esta doble responsabilidad hizo que a Rosario le llevara siete años graduarse como administradora de Negocios en la Universidad Estatal de California en Los Ángeles.

Con su título universitario bajo el brazo, consiguió trabajo en la banca. Sin embargo, en 1985, el nacimiento de su hijo Erick, con síndrome de Down, dio un vuelco a su vida. Se convirtió entonces en una fiera defensora de las familias que tienen hijos con este padecimiento. En 1987, Rosario creó el grupo Fuerza para dar apoyo a las familias hispanas con niños que padecen alguna discapacidad.

El compromiso de Rosario hacia los minusválidos le hizo ganar varios reconocimientos, entre ellos el premio Rose Fitzgerald Kennedy, que recibió en 1995 de parte de la Organización de las Naciones Unidas.

Uno de los proyectos que más promovió como tesorera fue el de crear conciencia entre los inmigrantes hispanos para que abrieran cuentas bancarias que les facilitaran enviar remesas a sus países de origen a un menor costo de lo que cobran los lugares tradicionales de envío.

Su trayectoria personal, que da inicio en un mundo pleno de dificultades como inmigrante hasta la consecución de uno de los cargos más importantes de Estados Unidos y el éxito profesional, ha conmovido e inspirado al público por todo el mundo.

Rosario, madre de gran fortaleza, además de su hijo Erick con síndrome de Down, tuvo una segunda hija que nació sin vida, debido a que padecía el síndrome de Turner.

“Si alguien me hubiera dicho que el día en que mi hijo Erick pudiera votar, votaría porque su madre fuera candidata al senado de Estados Unidos, no lo hubiera creído, pero así sucedió. Por eso, no importa en dónde estemos o qué seamos, lo que importa es descubrir la misión para la cual estamos llamados y cumplirla con fe y responsabilidad. No hay mayor satisfacción que experimentar la felicidad que otorga cumplir con la voluntad de Dios en esta tierra”, dice.

 

Su conferencia

“Hay quienes me escuchan con la mente, hay quienes lo hacen con los oídos, pero yo quiero que hoy me escuchen con el corazón”. Así empieza sus charlas Rosario Marín, abriendo su corazón al transmitir sus experiencias.

Rosario escribe su libro Una líder entre dos mundos, que sirve de base a sus conferencias; su mensaje es muy claro y nos comprueba que en la vida no hay más fronteras que las que uno se impone.

“Pienso que aparte de que mi vida pueda servir como ejemplo, que de alguna forma mi historia puede ser de ayuda e inspiración para alguien, y si de algo sirve el libro, es para que la gente pueda ver que no importan los obstáculos, uno puede seguir adelante, tener éxito”, me comentó al explicarme las razones por las que decidió escribir un libro sobre su vida.

Leo el libro de Rosario en el que cuenta su vida, como una de las tantas historias de familias de inmigrantes que se establecieron en Estados Unidos, con la diferencia de que ella llegó a ser alta funcionaria en la Unión Americana. En el libro, narra procesos desgarradores de cómo vive su niñez. Revela detalles, como el hecho de haber sufrido una violación siendo muy niña, y señala que el agresor fue el hermano de su abuela, cuando vivían en una sencilla vecindad mexicana en Iztapalapa.

“La gran diferencia conmigo es que tuve la enorme fortuna de haber emigrado legalmente, fue una bendición, una gran fortuna. Sé que hay muchas personas que no se pueden esperar, hay muchos indocumentados”, recuerda.

Amigos: a través de su libro Una líder entre dos mundos, podrán conocer de su propia pluma los fundamentos del porqué fue escrito. Aquí una copia de un billete firmado por Rosario Marín.

dolar

Como siempre, espero haber logrado en ustedes el que tengan unos minutos de reflexión y poder ensanchar su vida, al compartir las historias de vida de los conferenciantes.

La próxima semana les presentaré a Adriana Macías, una historia de superación impresionante.

 

Les dejo este link para que conozcan más de Rosario Marín:

 

[youtube id=”dkGSnPg2PcA” width=”620″ height=”360″]

 

 

Siguientes artículos

Cuando el CEO confió y se fue de vacaciones
Por

¿Cómo un director general puede salir de vacaciones sin preocupaciones, dejando a cargo a un equipo efectivo y confiable...