La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) decidió admitir una controversia constitucional en contra de la Ley de Seguridad Interior aprobado en diciembre pasado por el Congreso de la Unión, con lo que ahora se elaborará un proyecto de resolución que posteriormente será analizado y debatido por los ministros.

De acuerdo con el diario La Jornada, el ministro Jorge Mario Pardo Rebolledo será el encargado de elaborar el proyecto en el que se analizará si la legislación aprobada recientemente vulnera los derechos humanos y sí algunos de sus artículos violan la Constitución, como han advertido diferentes asociaciones civiles y organismos internacionales.

“Con la aprobación del ministro presidente de la SCJN, Luis María Aguilar Morales, el asunto fue turnado al ministro Jorge Mario Pardo Rebolledo como instructor del procedimiento”, señaló el diario.

La controversia constitucional fue presentada por Esperanza Estela Chilaca, síndica del municipio de San Pedro Cholula, Puebla, contra las cámaras del Congreso, el Poder Ejecutivo federal y el director del Diario Oficial de la Federación, en la que impugna y demanda la invalidez de la Ley de Seguridad Interior.

PUBLICIDAD

La legislación, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 21 de diciembre del año pasado, busca regular la función del Estado para preservar la seguridad interior, así como establecer las bases, procedimientos y modalidades de coordinación entre los Poderes de la Unión, entidades federativas y municipios con las Fuerzas Armadas.

Sin embargo, la ley permite al Ejército, Marina y Fuerza Aérea acumular más poder en sus actividades y pone en riesgo los derechos de la población, de acuerdo con críticos de la norma.

Lee más del tema: 

Así puede ayudar la Ley de Seguridad a que el gobierno gane la elección de 2018

ONU considera ‘lamentable’ el aval a Ley de Seguridad Interior

CNDH reitera que actuará contra Ley de Seguridad Interior

 

Siguientes artículos

Peligran 10,000 empleos en Nuevo México por incertidumbre sobre TLCAN
Por

Nuevo México tiene 10,000 empleos que dependen del acuerdo comercial con nuestro país.