A veces las cosas son más fáciles de lo que parecen. Lo difícil es entenderlo, porque lleva tiempo e implica dolor. Un ejemplo es la historia del socio fundador de Henco Global y Presidente del Consejo de WPO, Simón Cohen, quien quiso compartirla con los asistentes a la tercera edición del foro Master Class 2018 de Las 30 Promesas de Forbes.

El empresario mexicano tuvo que ser rechazado para competir en las olimpiadas de Atlanta y rozar la muerte a causa de una enfermedad en el corazón que le desarrolló el estrés, para llegar a una conclusión: no hay éxito real sin felicidad. Y para ser felices, basta con serlo.

Todo empezó con los ejercicios de visualización que practicaba cuando era nadador de élite, que le sirvieron para aprender a proyectar las metas a alcanzar en el futuro. “Don estoy hoy es donde me visualicé hace 20 años. Mi consejo: visualicen adónde quieren llegar y todos los planetas se van a alinear”, comentó ante el auditorio del hotel Westin, donde se celebró el evento.

Lo que Cohen no vio fue el lado oscuro del emprendimiento. “Cuando empiezas un negocio y todo va bien, metes el acelerador a fondo. No te importa nada ni nadie, solo quieres ser exitoso”.

PUBLICIDAD

Tanta adrenalina le llevó a estar seis días sin dormir durante un viaje de negocios en China. El resultado: un ataque en el corazón que desveló una enfermedad congénita. A partir de entonces, el empresario hizo de la felicidad una causa personal.

A día de hoy, Cohen tiene una fórmula para hacer fluir la buena energía en la empresa. La resume en “High Performance Happy People” (HPHP), un círculo virtuoso que se construye sobre tres pilares: dormir bien, comer sano y hacer ejercicio. Cohen comentó que este esquema es el que aplican en Henco, la empresa que fundó hace 20 años y cuyos valores son confianza y respeto, dijo.

El empresario también quiso alertar a los que se inician en el mundo de los negocios. “Cuando empezamos tenemos flexibilidad, pero con el tiempo esta se pierde y ganamos control. Encontrar el equilibrio entre ambos es lo mejor, porque si te pasas de control, te conviertes en burocracia”.

También puedes leer: Justicia social, el motor que debe mover a los emprendedores

 

Siguientes artículos

Avión de Volaris en el AI de la CDMX. (Foto: Angélica Escobar/Forbes México).
Apuesto por México, por su gente y por mi empresa: CEO de Volaris
Por

Dejé mi país para venir a hacer una startup en este país y apuesto por México, dijo Enrique Beltranena, fundador y CEO d...