Shell comenzó a importar combustible propio a México desde Estados Unidos.

La compañía anunció la llegada de un ferrocarril con petrolíferos a una terminal de almacenamiento en San José Iturbide, Guanajuato.

“Inicialmente, la importación se realizará vía terrestre y posteriormente de forma marítima”, detalló la compañía en un comunicado.

Con esta estrategia, Shell abastecerá inmediatamente el 25% de su demanda de combustibles en las gasolineras de la zona de El Bajío y consolidar las 1,200 estaciones de servicio proyectada en los próximos años.

El plan de expansión de la empresa incluye una inversión de 1,000 millones de dólares durante los próximos 10 años.

Shell tiene en Texas la refinería de Deer Park en sociedad con Pemex, cuya capacidad de procesamiento es de 340,000 barriles diarios de crudo,  operada por 2,700 personas.

“La importación de nuestro propio combustible es parte fundamental de nuestra oferta de valor y representa un factor esencial para apoyar nuestros planes de crecimiento en México durante los próximos años”, aseguró Murray Fonseca, director de downstream de Shell México.

Shell se suma a compañías como Marathon, BP y Exxon a la importación de gasolina y diésel al mercado mexicano.

La reforma energética promovida por el gobierno del priista Enrique Peña Nieto permitió la llegada de nuevas marcas al país. Desde entonces, los nuevos jugadores concentran casi 30% del mercado de estaciones que concentraba la franquicia de Petróleos Mexicanos (Pemex), aunque aún conserva el 95% del suministro a las gasolineras del país.

Fundada en 1911 en los Países Bajos, la compañía que dirige Bernard Van Beurden vale 264,900 millones de dólares. Emplea a 81,000 personas y factura 382,600 mdd. Ocupa el puesto 9 de la lista Global 2000 de Forbes.

 

Siguientes artículos

Baubap
Préstamos sin consultar el buró de crédito y desde el celular
Por

Baubap es una startup que ofrece préstamos desde 500 hasta 5,000 pesos, pasando por alto la verificación del historial...