Muchos propósitos que se hacen para año nuevo incluyen grandes gastos, así que para conseguirlos será útil que antes ahorres suficiente dinero. Los viajes, la casa nueva, esa boda en puerta, todo ello requiere una fuerte inversión y aunque es posible pedir un crédito, siempre será mejor gastar el dinero que ya tienes.

El 24% de los adultos en México no ahorran, esto según datos del Reporte Nacional de Inclusión Financiera 2017. De quienes sí lo hacen, el 61% usa medios informales, según el mismo reporte. Apenas el 44% de la población adulta en el país contaba con algún producto de ahorro formal. El ahorro es un hábito complicado para muchos sectores de la población, pero no es imposible, existen distintos productos para diferentes necesidades.

Hay distintas formas de ahorrar. La gran diferencia entre hacerlo de manera formal, ante una institución financiera, o informal, es que el soporte institucional da respaldo a nuestro dinero. Si elegimos un medio informal como guardar nuestro dinero debajo de un colchón o participar en una tanda, al final tendremos el dinero que guardamos, pero gracias a la devaluación este perderá valor; lo que reunimos al final es exactamente la cifra que guardamos, pero conforme pasa el tiempo servirá para comprar menos.

Las opciones para ahorrar de manera formal son varias. Los bancos no son los únicos que te dan esta opción, también las entidades de ahorro y crédito popular ofrecen productos para ahorrar. Aunque las características específicas varían dependiendo de la institución y el producto, a grandes rasgos se clasifican de la siguiente forma.

PUBLICIDAD

Productos bancarios que sirven para ahorrar

  • Cuentas de ahorro. En ellas acumulas tu ahorro, pagan intereses y no te ofrecen un medio de disposición o transacción. Esto quiere decir que tu dinero se va acumulando, ganas un porcentaje de lo que ahorras y no tienes una tarjeta de crédito o alguna otra forma para pagar directamente.
  • Cuentas de depósito a plazo. Dejas tu dinero por un tiempo determinado desde el principio y al final se te entrega junto con un porcentaje de interés. Quizá decides depositar la mitad de tu aguinaldo por 3 meses y lo recoges en marzo con una ganancia adicional.
  • Cuentas transaccionales tradicionales. Aquí depositas libremente tu dinero sin límite en tiempo o cantidad a guardar. Es un producto similar a una alcancía, pero con el respaldo de un banco.
  • Cuentas transaccionales de expediente simplificado. Aquí tus depósitos tienen un límite máximo cada mes. Se clasifican por niveles que se miden por Udis (Unidades de inversión). Aquí vas acumulando tu dinero de una forma similar a la alcancía, la diferencia es que tienes un límite, como si tu cochinito se llenara y tuvieras que esperar al próximo mes para volverlo a llenar.

Otras entidades de ahorro y crédito popular:

  • Cuentas de depósito al ahorro. Estas pagan intereses y son un medio de captación tradicional. Tu dinero se acumula durante mientras decidas mantenerlo en la institución y mientras tanto genera ganancias.
  • Cuentas de depósito a plazo. Aquí se define un periodo fijo desde el principio, cuando termina recibes tu dinero más los intereses que generó. De la misma forma que en producto bancario del mismo nombre, entregas tu dinero durante el tiempo establecido y cuando termina lo tienes de vuelta más una ganancia.
  • Cuentas de depósito a la vista. En este caso pueden pagar o no intereses y son de exigibilidad inmediata. En este tipo de cuenta tu dinero se acumula y dependiendo de las condiciones que se establecieron en el contrato recibes la misma cantidad o se agrega algún porcentaje de interés.

Cada una se adapta a las necesidades un cliente distinto. Evalúa tus necesidades y elige el producto que más te convenga. Si aún tienes dudas pide asesoría a tu institución financiera de confianza. Si has decidido comenzar a ahorrar es importante que conozcas todos los detalles para obtener los mayores beneficios para tu dinero.

Incluye al ahorro entre tus propósitos de Año Nuevo. Entre las satisfacciones que te traerá está el cumplir tus otros propósitos con mayor tranquilidad y sin depender de créditos. Aun cuando elijas una cantidad pequeña para ahorrar periódicamente al final del año verás que ha crecido y te permite cumplir esos otros propósitos que parecían inalcanzables en la cena de fin de año.

 

Contacto:

Twitter: @BernardoPrum

LinkedIn: bernardo-prum

Facebook: coru

Blog: coru.com

Página web: coru.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Tzeltales alistan el inicio del ritual para Tren Maya en Chiapas
Por

En un ambiente cultural y étnico se preparan comunidades indígenas de Chiapas que participarán en el ritual de los puebl...