Las empresas del sector energético que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) perdieron 9,551 puestos trabajo durante 2015. La destrucción de empleos se perfila como uno de los daños colaterales del descenso en el precio del petróleo.

El petróleo WTI (West Texas Intermediate) rebasó los 100 dólares por barril en 2014; sin embargo, ahora se ubica en cerca de 50 dólares por barril.

“Yo no creo que podamos evitar que se pierdan empleos en una rama económica que no sólo ha destruido valor de manera consistente desde la década pasada, sino que ahora está también en una crisis de precio”, comentó Manuel J. Molano, director general adjunto del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

El valor agregado de la industria petrolera en México va hacia abajo, dijo, lo cual genera que la crisis sea todavía más grave. Además del recorte en producción existe una disminución de precios, por lo que no se puede esperar que no se pierdan más empleos en esa rama.

PUBLICIDAD

“Quizás habría que pensar en muchos de estos casos en que los empleos que están ahí no volverán nunca, porque cuando la industria se recupere y existan nuevas inversiones, éstas ocurrirán más intensivas en capital y menos intensivas en mano de obra”, indicó.

De acuerdo con información de la BMV, Mexichem, que se desempeña en la industria química y petroquímica global, y mantiene alianzas con Petróleos Mexicanos (Pemex), registró 391 puestos menos en su platilla laboral al cierre de 2015.

Empresas ICA, que a través de su filial ICA Flúor tiene experiencia en proyectos de energía, refinación, petróleo, gas, químicos, entre otros, reportó 9,160 empleos menos, sobre todo de obreros, donde se perdieron 6,891 puestos, de acuerdo con datos públicos de la compañía.

Infraestructura Energética Nova (IEnova), que desarrolla, construye y opera infraestructura de energía en México, agregó 54 empleados, aunque en su plantilla de obreros no realizó contrataciones.

Por el contrario, la compañía petroquímica Alpek, filial de Alfa, sumó 522 empleos en 2015. Sin embargo,  vio un impacto sus ventas netas, pues éstas disminuyeron 3% a 83,590 millones de pesos (mdp), debido a una baja en el precio promedio anual, reflejando los menores precios del petróleo y las materias primas.

Jorge Suárez Vélez, socio fundador de la firma SP Family Office, que ayuda a individuos en América Latina a alcanzar sus objetivos patrimoniales sin vender productos financieros, comentó que la manera de cubrir dicho rezago laboral es únicamente con capacitación agresiva, donde la gente obtenga nuevas herramientas y sea más productiva también en otros sectores.

Vladimiro de la Mora, general manager de General Electric Infrastructure Querétaro (GEIQ), admitió recientemente que han visto una afectación en los puestos de trabajo, lo cual los ha llevado a realizar ajustes en ese rubro.

“Estamos ajustando el negocio al mercado, pero estaremos listos cuando el negocio regrese. Los mercados son cíclicos; el problema es cuánto durará el ciclo, pero seguimos manteniendo nuestro enfoque ahí”, afirmó.

 

Siguientes artículos

Productividad laboral tiene ligero avance en primer trimestre
Por

Durante el trimestre de referencia la productividad laboral con base en horas trabajadas, en las empresas constructoras...